RSS

Archivo de la categoría: ética empresarial

Modelos de decisión estratégica para priorizar la Función Social de la Empresa

El próximo jueves día 25 de octubre a las 17:00 en la Universidad CEU Cardenal Herrera en su campus de Alfara del Patriarca realizaremos una jornada sobre como enfocar los modelos de decisión estratégica de la empresa de una manera ética.

Tenéis toda la información en https://www.uchceu.es/actividades/2018/jornadas/jornada-modelos-de-decision-estrategica-para-priorizar-la-funcion-social-de-la-empresa

jornada de responsabilidad

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 23, 2018 en ética empresarial

 

Etiquetas:

Qué es la Responsabilidad Social Corporativa

Programa de radio en el que podéis conocer algo más sobre lo que es la Responsabilidad Social Corporativa.

https://www.ivoox.com/29423266

 

Reponsabilidad social corporativa

 

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 18, 2018 en ética empresarial

 

Etiquetas:

La empresa y la Doctrina Social de la Iglesia

El próximo viernes 21 de Septiembre a las 12:15 en Madrid, en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad CEU San Pablo (C/ Julián Romea nº 23) voy a impartir una conferencia titulada “La empresa y la Doctrina Social de la Iglesia” dentro de las jornadas “Economía y Bien Común. Abundancia y Pobreza”

Díptico 2018 economía y bien común madrid_Página_1

Díptico 2018 economía y bien común madrid_Página_2

Estáis todos invitados

 

 

Etiquetas:

Ética aplicada a la economía y a la empresa

Acaba de salir un libro del que soy coautor: “Ética aplicada a la economía y a la empresa”

portada ética aplicada a la economía y a la empresa

Mi parte tiene como título “Las éticas aplicadas en los estudios empresariales”

El libro “pretende mostrar cómo el componente ético de las instituciones implicadas está directamente ligado al compromiso de los que la componen, y ambos se necesitan para hacer realidad la vocación hacia la construcción del bien común”

Lo podéis adquirir fácilmente en: https://www.unebook.es/es/libro/etica-aplicada-a-la-economia-y-a-la-empresa_245523

 

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 11, 2018 en ética empresarial

 

Etiquetas:

Personas, incentivos y compromiso

Artículo publicado en Economía 3, en el número de Abril de 2018, en su página 2018.

Podéis encontrar su versión on line en: https://economia3.com/2018/05/19/142810-personas-incentivos-y-compromiso/

Personas, incentivos y compromiso

 
Deja un comentario

Publicado por en junio 5, 2018 en ética empresarial

 

Etiquetas: ,

Conferencia: Julián López: adaptarse sin perder la esencia

Os invito a la conferencia que realizarán Ezequiel Ferrando Abad y Eduardo Riaza Guillén en el Palacio de Colomina el próximo miércoles día 7 de Marzo a las 19:00.

En ella hablarán de Julián López, una empresa que quiere ser centenaria, comercializando un producto milenario a través de valores eternos.

julián López

Tenéis toda la información del evento en: https://www.uchceu.es/actividades/2018/conferencias/foro-ceu-empresa-julian-lopez-adaptarse-sin-perder-la-esencia

Y podéis encontrar todo sobre esta empresa en:

http://www.julianlopez.es/

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 5, 2018 en ética empresarial

 

Etiquetas:

Cambiar la mentalidad de la empresa y del comprador para generar empleos remunerados

Artículo publicado en las páginas 12 y 13 del número 1601 de la revista Noticias Obreras de Diciembre de 2017

2017_12 empresas y empleos remunerados_Página_1

2017_12 empresas y empleos remunerados_Página_2

Durante los dos últimos años los datos agregados del empleo han mejorado. Hemos observado una creación neta de trabajos remunerados y una reducción sustancial de personas que están en el desempleo. Sin embargo, cuando dejamos los datos agregados para introducirnos en los datos el optimismo que genera el primer acercamiento a las estadísticas se enfría un poco. Esto es debido a que gran parte del empleo creado lo es a tiempo parcial y muchos de los contratos son temporales. La consecuencia directa de esto es que el porcentaje de personas que tienen trabajo y no salen de la pobreza no hace más que incrementarse, ya que muchas de ellas tienen unos ingresos anuales inferiores al Salario mínimo interprofesional.

No voy a analizar aquí las causas de que esto suceda pero sí que voy a hablar de las organizaciones en las que esto se da, es decir, de las empresas. Porque estos problemas que he apuntado no se dan de una manera abstracta, sino que detrás de ellos hay unas organizaciones en las que estas personas trabajan con estos bajos salarios, y unos consumidores que compran sus productos sin importarles lo más mínimo las condiciones laborales en las que se producen, ya que solamente están preocupados por la búsqueda del precio más bajo.

En estos dos agentes económicos se observan dos egoísmos complementarios y coherentes con una manera de funcionamiento de la economía actual que conlleva problemas para el empleo remunerado. El primero es el de una empresa centrada en obtener beneficios para sus propietarios-accionistas. La concepción reduccionista de la empresa actual considera que toda ella debe estar al servicio de incrementar las ganancias de sus propietarios, lo que lleva a que los trabajadores sean vistos únicamente como un factor de producción cuyo coste hay que abaratar lo máximo posible para poder mejorar el margen de beneficios. Al mismo tiempo, el consumidor estándar piensa que lo que tiene que lograr es comprar lo más barato posible para poder adquirir más cosas con los ingresos que tiene, con la convicción de que tener más le va a llevar irremediablemente a estar mejor. Por ello, no mira más allá del precio del producto y se ciñe a la comparación de precios entre unos bienes y otros para acabar adquiriendo el más barato.

Es necesario apostar por un cambio de mentalidad de las empresas para poder superar estas situaciones negativas para quienes son sus principales actores: las personas que allí trabajan. Este cambio de mentalidad pasa por poner en un primer lugar lo que se denomina la “Función Social de la Empresa” (FSE) que está compuesta por tres elementos. El primero es producir bienes y servicios útiles para la sociedad. Son necesarias las empresas en una sociedad porque aúnan esfuerzos de muchas personas haciendo que estos converjan en la producción de estos bienes y servicios que acaban beneficiando a quienes los compran y nos hacen la vida mejor y más sencilla a los demás.

El segundo componente de la FSE tiene una relación directa con las personas que componen una empresa. Porque toda empresa es un grupo humano y como tal, tiene que ayudar a las personas que en ella trabajan y ser positiva para su perfeccionamiento y su vida diaria. La empresa es buena para la sociedad porque permite unos ingresos a quienes allí trabajan, pero también porque es un cauce para que estas junten sus esfuerzos con otras personas para trabajar a favor de la sociedad y para que maduren como tales a través de un componente intrínseco a su ser como es el trabajo.

El tercer componente de la FSE tiene que ver con que la empresa es una organización que ayuda al desarrollo del entorno en el que se encuentra. Esto lo consigue a través de la riqueza que puede generar en su entorno gracias a la creación de empleos, a la contratación de suministradores locales, a la utilización de sistemas de producción eficientes que permitan ahorros en el uso de recursos naturales que colaboran en el cuidado de la creación y en la mejora del medio ambiente, al pago de impuestos locales y nacionales, a actuaciones en favor de la la sociedad, etc.

El reconocimiento de esta FSE como el elemento clave de la empresa tiene como principal consecuencia que el beneficio pase a un segundo plano. Es decir, en lugar de ser el beneficio el norte que marca toda la orientación de estas organizaciones, es una condición necesaria para poder cumplir su principal objetivo, que es precisamente su Función Social. El cambio de prioridad es importante porque pone el criterio económico del beneficio en su justo lugar, al servicio de la función social de la empresa, lo que es clave a la hora de tomar las decisiones empresariales que vendrán así dirigidas por una prioridad diferente al beneficio. Cuando cambian las prioridades, las decisiones que se toman ante las mismas situaciones empresariales son diferentes.

Paralelo a esto debe darse un cambio de mentalidad en los compradores. El criterio de compra debe de ir más allá del precio e incorporar la preocupación sobre cómo están produciendo las empresas a las que se compra. Es lo que se ha venido a denominar la “compra responsable”. La actuación de aquellas personas que a la hora de adquirir un bien miran no solo el precio, sino las condiciones laborales, ecológicas, sociales y éticas que tiene la empresa que produce ese bien o servicio para decidir adquirirlo o no. La introducción de estos criterios de compra permite que el comprador también colabore en la potenciación de aquellas empresas que pagan mejores salarios a sus trabajadores, que tienen mejores comportamientos sociales y medioambientales, etc.

Para combinar estas dos actuaciones se precisa un nexo que las una: la transparencia en las condiciones sociales y medioambientales de producción. Sin ella el comprador no puede elegir entre una empresa u otra y estas no pueden hacer valer sus diferentes comportamientos en estos aspectos ante otras empresas que no los desarrollen. Para ello han aparecido sistemas de acreditación de comportamiento ético y social de las empresas. Estos son el nexo entre los dos cambios de mentalidad para caer en la cuenta de que el mantenimiento del empleo remunerado y el incremento del mismo es una tarea de todos, de las empresas y de los compradores, no solo del legislador.

 

 

 

Etiquetas: