RSS

Archivo de la categoría: Doctrina Social de la Iglesia

Fratelli Tutti, hacia la amistad social

Os invito a la conferencia que haré el jueves 29 de Abril entre las 13:00 y las 14:00 en el salón de Actos de la Facultad de Humanidades en la Universidad CEU Cardenal Herrera

Presentaré el libro que ha publicado PPC en el que incluye la Fratelli tutti y haré una lectura personal de la Encíclica.

Para quienes no podáis venir por lejanía o porque no os viene bien la hora, podréis seguirla a través de Youtube en directo o en diferido.

 

Etiquetas:

Fratelli tutti con comentarios y material de trabajo

La editorial PPC acaba de publicar una edición de la Fratelli Tutti en la que, además del texto completo de la encíclica, diez autores aportamos claves para su lectura, el editor realiza propuestas de trabajo para profundizar en cada capítulo a través de películas, canciones, esquemas, reflexiones y preguntas. Por último hay diez palabras para comprender mejor la Encíclica.

Creo que es un material muy completo para quienes quieran comprender, trabajar y leer la Encíclica.

Os animo a que adquiráis este libro en vuestra librería más cercana, tiene buena distribución por lo que os llegará rápidamente si no lo tienen ya en sus estanterías.

También podéis adquirirla directamente en la editorial si no tenéis distribución cercana: https://es.ppc-editorial.com/libro/hermanos-todos

 

Etiquetas:

Lo que aportamos a la sociedad nos define

El trabajo que realizamos nos define más como personas y nos ayuda mucho más a nuestra realización personal que nuestra condición de consumidores.

Esto es así, porque el trabajo nos permite cubrir nuestras necesidades y apetencias, porque a través de él nos hacemos más y mejor personas y porque con él colaboramos en la mejora de nuestra sociedad.

El trabajo nos ayuda a sentirnos útiles, a incrementar nuestra autoestima y a sentir que tenemos algo que aportar a la construcción de una sociedad mejor.

 

Etiquetas:

Descentrarse para abrirse a lo otro

Urgen personas que estén dispuestas a descentrarse, a dejar a un lado su ensimismamiento para poder abrirse a lo otro y a los otros.

Necesitamos una economía que no se mire al ombligo, que cierre esa boca que solo le lleva a hablar de sí misma y de sus beneficios para abrir sus ojos, sus oídos y sus manos y ponerse a disposición de quienes más lo necesitan.

 

Etiquetas:

La economía de Francisco, una propuesta para repensar nuestro modelo económico

El próximo jueves día 25 de Noviembre a las 19:00 participaré como ponente en el Seminario de Estudios Laicales “Miguel Mañara” que este año se titula “La dimensión social del Evangelio, un camino de Fraternidad para un laicado en acción” organizado por la Archidiócesis de Sevilla y la Facultad de Teología San Isidoro de Sevilla.

Mi ponencia se titulará “La economía de Francisco, una propuesta para repensar nuestro modelo económico”.

Debido a las restricciones por el COVID no se hará presencialmente sino on line. Esto tiene la desventaja de la falta de contacto directo que tanto echamos en falta en estos tiempos, pero facilita que cualquiera podáis seguir la conferencia desde el lugar en el que os encontréis. Para seguirla en directo o en diferido aquí tenéis el enlace:

Con motivo de esta conferencia podéis comprar mi último libro en https://www.ppc-editorial.com/libro/una-economia-para-la-esperanza con un código de descuento especial que es ARCHISEVILLA5

Aquí tenéis más información sobre el seminario

 

Etiquetas:

La empresa en la Doctrina Social de la Iglesia

La concepción que tiene la Doctrina Social de la Iglesia sobre la empresa nos aporta enseñanzas que nos ayudan a concretar cuál es su Función Social y como cambiar el paradigma en la concepción de esta importante institución económica.

Porque la empresa cumple tres funciones esenciales como son la producción de bienes y servicios, lograr que las personas que colaboran en ella puedan desarrollarse como personas y ganar lo suficiente para llevar una vida digna y, por último, articular el territorio en el que se encuentran creando riqueza para sus habitantes y cuidando la creación.

 

Etiquetas:

¿Solidaridad o imagen?

La limosna tiene una dimensión oculta. No importa lo que doy o a quien, sino que el otro recibe. Por ello la limosna es secreta y desinteresada. Estas son las dos cualidades que tiene.

¿Cuántos actos de solidaridad en esta sociedad no cumplen estas características? ¿Por qué muchos quieren que se vea que han donado dinero y eligen cuidadosamente a quien se lo dan?

En muchos casos, el otro pierde la importancia y lo clave en el acto de solidaridad es quien lo hace. La misericordia que predomina en la limosna es sustituida por la autocomplacencia o la imagen.

 

Etiquetas:

¿Qué queremos? ¿Instituciones y personas competentes o competitivas?

Este verano, en una agradable sobremesa en casa de unos amigos en Panticosa, surgió el tema de si queremos empresas, personas, instituciones y naciones competentes o competitivas. Porque aunque parezca lo mismo, son cosas muy distintas que tienen unas implicaciones muy diferentes.

Ser competitivo es ser capaz de competir, de querer obtener lo mismo que otra persona, empresa, profesional o país, intentar igualarla en su perfección o en sus propiedades.

Ser competente es tener “pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado” (RAE)

En nuestras manos está saber qué preferimos

 

Etiquetas:

Imagen

Ser y tener ¿Cuál es la prioridad?

 

Etiquetas:

Imagen

Priorizar a quien menos tiene

 

Etiquetas:

Para quién son los bienes de la tierra

En época de escasez de materiales para la cura de todos los infectados ¿Qué dice la Doctrina Social de la Iglesia sobre para quién son los bienes que producimos?

 

Etiquetas:

Imagen

Ser solidario para transformar la sociedad

 

Etiquetas:

¿Puede el cristianismo ser una buena noticia para la economía? en Girona

El próximo sábado día 11 de enero a las 20:00 en el Casal Bisbe Cartañà sito en la C/ Antic Roca 38 A de Girona (17003) Impartiré la conferencia ¿Puede el cristianismo ser una buena noticia para la economía?

Estáis todos invitados y podéis extender esta invitación a quien queráis.

Si queréis un adelanto de lo que allí se expondrá, podéis verlo en el siguiente enlace:

https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/2019/07/26/es-el-cristianismo-una-buena-noticia-para-la-economia/

 

Etiquetas:

Ser solidario es algo más

Ahora que se acerca la navidad, os presento un pequeño artículo que versa sobre las implicaciones personales que tiene la solidaridad

 

Etiquetas:

Qué es la solidaridad

Un breve artículo que nos enseña qué se entiende por solidaridad

 

Etiquetas: ,

En crecimiento económico y la DSI

Para conocer en unas líneas la idea que sobre el crecimiento económico tiene la Doctrina Social de la Iglesia.

 

Etiquetas:

Imagen

El bien común

 

Etiquetas:

Imagen

El pan nuestro de cada día

 

Etiquetas:

¿Es el cristianismo una “buena noticia” para la economía?

Artículo publicado como pliego de Vida Nueva en su número 3128, del 4-10 de Mayo de 2019, páginas 23-30

 
 

Etiquetas:

La economía de Francisco

Los próximos 26, 27 y 28 de Marzo de 2020 tendrá lugar en Asís un encuentro promovido por el Obispo de Roma Francisco titulado “La economía de Francisco”

En él se juntarán jóvenes de hasta 35 años de todos los continentes para conversar sobre cómo construir una economía al servicio de las personas.

Ya han confirmado su asistencia algunos ponentes como el premio nóbel de economía Amartya Sen, el premio nóbel de la paz Muhammad Yunus, los economistas Jeffrey Sachs, Stefano Zamagni, Bruno Frey y Kate Raworth entre otros.

Aquellos jóvenes que quieran asistir deben inscribirse antes de finales del mes de septiembre en https://francescoeconomy.org/attendance/

En Septiembre presentaremos este encuentro en Madrid en el marco del curso sobre Economía Civil que se celebrará los días 4 y 5 de Septiembre

Estáis todos invitados a difundir el evento a aquellos que creáis que puede interesarles.

Aquí tenéis una carta de invitación para ayudar en la difusión del encuentro:

Queridos amigos:

El Papa Francisco ha convocado en Asís (Italia) del 26 al 28 de marzo de 2020 a jóvenes economistas, emprendedores y change-makers de todo el mundo, para iniciar con ellos un proceso de cambio global de modo que la economía de hoy y de mañana sea más justa, inclusiva y sostenible, sin dejar a nadie atrás.

La complejidad de los problemas del mundo actual, desde la protección del medio ambiente hasta la justicia para los pobres, necesita de un compromiso valiente para repensar los paradigmas económicos de nuestro tiempo o, como dice el Papa en su invitación, “un pacto para cambiar la economía actual y darle un alma a la economía de mañana”.

Los destinatarios del evento son jóvenes de hasta 35 años de edad activos en los siguientes ámbitos:

  • Investigación en disciplinas económicas: jóvenes graduados, estudiantes de master, estudiantes de escuelas de doctorado, jóvenes investigadores.
  • Empresa: empresarios, emprendedores y altos directivos.
  • Otros change-makers: promotores de actividades al servicio del bien común y de una economía justa, sostenible e inclusiva.

Dado que las plazas son limitadas, la participación está sujeta a una selección previa por parte de un comité científico. El plazo para presentar las candidaturas ya está abierto y se cerrará el 30 de septiembre de 2019, momento en el que se evaluarán las mismas y se confirmará la participación. Las candidaturas deben presentarse online en https://francescoeconomy.org y en el mismo formulario se puede solicitar ayuda para cubrir los gastos de participación.

El programa se anunciará próximamente. En nombre del Papa se está invitando a relevantes economistas y empresarios que contribuyan a dar a los jóvenes lo mejor del pensamiento y de la práctica económica mundial desde el punto de vista de los valores de la “Economy of Francesco”. A los nombres de Amartya Sen, Muhammad Yunus, Jeffrey Sachs o Vandana Shiva, que ya han confirmado su presencia, se añadirán próximamente otros.

Os pedimos que colaboréis con nosotros en la difusión del evento entre los posibles destinatarios, así como entre posibles patrocinadores de las ayudas que se concederán a jóvenes, sobre todo de los continentes más lejanos, para cubrir sus gastos de participación.

En España trataremos de organizar algunos eventos nacionales preparatorios del evento internacional de Asís, de los que os iremos informando. Agradecemos también la posibilidad de presentar el evento de Asís en el curso sobre economía civil que se realizará en la Fundación Pablo VI (Madrid) los días 4 y 5 de septiembre de 2019 y que sin duda será un importante momento de intercambio, dada la proximidad temática de ambas iniciativas. La inscripción en este evento debe realizarse online a través del siguiente enlace: https://www.fpablovi.org/index.php/curso-2019-dsi. Para más información, se puede visitar la página: https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/2019/06/04/la-economia-civil-una-economia-para-las-personas/.

Os enviamos un cordial saludo. Hasta pronto.

 
 

Etiquetas:

La economía civil una economía para las personas

Los días 4 y 5 de septiembre, la Fundación Pablo VI, la Comisión Episcopal de Pastoral Social y la Conferencia Episcopal Española, en colaboración con Funderética, la Confer, la Asociación por una Economía de Comunión en España y la Fundación SM organizan un curso sobre economía civil.

La Fundación SM y Funderética dan becas para aquellos que quieran asistir.

En este curso presentaremos el encuentro para jóvenes economistas y empresarios “La economía de Francisco” que se celebrará en Asís los próximos 26, 27 y 28 de Marzo de 2020

Podéis inscribiros en https://www.fpablovi.org/index.php/curso-2019-dsi

 

Etiquetas:

Francisco y el gran Imán de Al-Azhar conversan

Artículo publicado por la revista Cresol en las páginas 32 y 33 de su número de marzo/abril de 2019

El pasado 4 de Febrero, Francisco y el gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyib, conversaron entre si. Esto es una noticia por si mismo, sobre todo en un mundo en el que los debates predominan sobre la conversación, en el que la competencia se estima más que la colaboración. Por ello es una buena noticia y un ejemplo a seguir que dos líderes religiosos conversen entre si, que no debatan, que no discutan, que no compitan, sino que, simplemente dialogen. Porque la cultura del debate se nos pone por delante desde la infancia. Esta mañana he estado reunido con la tutora de uno de mis hijos y me ha hablado en varias ocasiones sobre los debates que realizan en clase ¿Por qué debaten en lugar de conversar? ¿Por qué necesitan contraponer ideas en lugar de intentar buscar puntos en común? Y si comenzamos con la educación de los pequeños, esto se mantiene hasta edades avanzadas en las que pocos saben conversar y muchos quieren debatir e imponer lo suyo a los demás.

Sin embargo, Francisco y Ahmad cuando quieren hacer un documento sobre la fraternidad humana, la paz mundial y la convivencia común insisten en la necesidad de la cultura del diálogo, en la colaboración y el conocimiento mutuo. Porque ellos saben que la violencia se genera en la competencia, en la verdad absoluta que se quiere imponer al otro, en el olvido de los valores éticos, en las desigualdades que benefician solo a una parte de la población. Por ello es esencial acercarse al otro sabiendo que sus argumentos son tan válidos como los míos, escuchar lo que nos dice desde el silencio que nos permite que sus argumentos penetren en mi ser, buscar los puntos en común y no querer imponer los míos sobre los de la persona que tengo enfrente.

Y eso, y no otra cosa, es lo que hicieron de una manera sincera Francisco y Ahmad. Por eso pudieron encontrar puntos en común a pesar de las diferencias evidentes entre uno y otro. Por eso pudieron darse cuenta de que para reducir muchos de los problemas que se dan en nuestra sociedad y reducir la posibilidad de conflictos es necesario el diálogo, la comprensión, la cultura de la tolerancia, la aceptación del otro. Solo así se puede avanzar en un camino de fraternidad y de paz.

Los dos líderes religiosos llaman a estudiar su documento en escuelas, universidades e institutos de educación y formación. Quieren que las nuevas generaciones luchen por la paz y por el bien común, que sean defensoras de los derechos de los más oprimidos y de los últimos. Siguiendo su llamada debemos de introducir en la educación de nuestros pequeños la formación en la conversación. Porque dialogar es una manera de alcanzar la reconciliación entre las personas que están enfrentadas, de lograr que la fraternidad triunfe y se imponga a los fanatismos y a los fundamentalismos de quienes solamente pretenden imponer lo suyo a los demás.

La conversación entre dos personas tan diferentes, que profesan religiones que han estado en guerra y que algunos utilizan como excusa para la muerte, para el conflicto y la confrontación es un ejemplo para el mundo. Cuán diferente a esos otros líderes que en lugar de conversar entre ellos se dedican a emitir mensajes contrapuestos que alimentan la confrontación, el rechazo y el conflicto con el otro. Por todo ello creo que debemos tomar ejemplo y potenciar esta manera de afrontar la realidad en todos los ámbitos en los que nos encontramos. El diálogo sincero, sin imposiciones, reconociendo la valía del otro, intentando comprender sus argumentos, es el camino hacia una sociedad más pacífica y fraterna.

 

Etiquetas:

Segunda Edición de DSI y Economía

Acaba de salir la segunda edición del Libro Doctrina Social de la Iglesia y Economía

Gracias a todos los que lo habéis leído

 

Etiquetas:

“No puedes servir a Dios y al dinero.” ¿Es imaginable una economia según el evangelio?

Aquí tenéis el texto del taller que hice los días 29 y 30 de Diciembre en el encuentro de Taizé en Madrid

img_3379

LA DENUNCIA: NO SE PUEDE SERVIR A DIOS Y AL DINERO

  • Nadie puede estar al servicio de dos amos, pues o odia a uno y ama al otro o apreciará a uno y despreciará al otro. No podéis estar al servicio de Dios y el Dinero” (Mt. 6, 24)

  • ES ESTA UNA AFIRMACIÓN FUERTE. JESÚS NO contrapone SERVIR A ROMA Y A DIOS (POR EJEMPLO) SINO QUE CONTRAPONE EL DINERO Y A DIOS

  • Y JESÚS NO ES EL PRIMERO EN DENUNCIAR EL AFÁN DE TENER MÁS RIQUEZAS. YA QUE ESTA DENUNCIA TIENE UNAS RAICES BÍBLICAS PROFUNDAS

  • eL LIBRO DEL ECLESIÁSTICO YA DENUNCIA como es difícil AMAR EL DINERO Y AMAR A DIOS AL MISMO TIEMPO “Quien ama el oro no escapará sin pecado, quien ama el lucro en él se extraviará.” (Eclo 31,5)

  • LOS EVANGELIOS CONDENAN EN VARIOS LUGARES EL AFÁN DE RIQUEZAS “Guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes” (Lc. 12, 15), “Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas” (Mc. 10, 23), “No atesoréis para vosotros tesoros en la tierra donde la polilla y la carcoma los roen y donde los ladrones abren boquetes y los roban” (Mt. 6, 19)
  • SAN PABLO LLEGA A AFIRMAR QUE:Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores” (TIM 6, 9-10)
  • los santos padres insisteN TAMBIÉN en esta idea “el amor que el usurero profesa al dinero es mucho más grave que EL amor carnal más desordenado” Juan Crisóstomo, en su homilía sobre la carta tito
  • EL AFÁN DE TENER MÁS DESHUMANIZA A QUIEN LO SIENTE. LAS PERSONAS AVARICIOSAS VEN AL OTRO COMO UN INSTRUMENTO, COMO ALGUIEN QUE LES PUEDE AYUDAR O IMPEDIR SU PRINCIPAL OBJETIVO, TENER MÁS.

  • PARA LA PERSONA AVARICIOSA LOS OTROS DEJAN DE SER UN FIN EN SI MISMO PARA PASAR A SER UN INSTRUMENTO MÁS DE POSIBLE ENRIQUECIMIENTO.

  • Y ESTO VA EN CONTRA DEL AMOR A DIOS, PORQUE ESTE SE CONCRETA EN EL AMOR AL OTRO, EN LA PRIORIDAD DEL PRÓJIMO. SIN EMBARGO EL AMOR A TENER MÁS, EL ANSIA DE RIQUEZAS, NOS IMPOSIBILITA PARA AMAR A LAS PERSONAS

  • VIVIMOS EN UNA SOCIEDAD QUE SE CENTRA EN EL AFÁN DE TENER MÁS, QUE PERSIGUE COMO PRINCIPAL OBJETIVO EL CRECIMIENTO ECONÓMICO QUE NO ES OTRA COSA QUE QUERER QUE NUESTRO PAÍS TENGA SIEMPRE MÁS Y MÁS.

  • LA ECONOMÍA TIENE UN PAPEL PRINCIPAL EN NUESTRA SOCIEDAD, LA RIQUEZA AGREGADA ES EL NORTE QUE GUÍA NUESTRA ACTUACIÓN. LO PRINCIPAL NO SON LAS PERSONAS, SINO EL CRECIMIENTO ECONÓMICO.

  • LA ECONOMÍA SE CONVIERTE ASÍ EN UNA NUEVA RELIGIÓN O EN UNA IDEOLOGÍA (QUE COMO AFIRMA JORDAN B. PETERSON ES UNA RELIGIÓN DEGENERADA)

  • EL TEÓLOGO HARVEY COX CONSTATA COMO AL MERCADO SE LE RECONOCEN LOS TRES ATRIBUTOS DIVINOS HABITUALES, LA OMNISCIENCIA, LA OMNIPRESENCIA Y LA OMNIPOTENCIA Y COMO LA ECONOMÍA TIENE UN LENGUAJE SIMILAR AL TEOLÓGICO.

  • LAS HIPOTÉTICAS LEYES DEL MERCADO PARECEN ESTAR POR ENCIMA DE NOSOTROS DE MODO QUE NO SOLO SIRVEN PARA TODA ACTIVIDAD HUMANA (SON OMNIPRESENTES) SINO QUE SON INFALIBLES EN TODOS LOS CAMPOS (OMNISCIENCIA) Y QUIEN NO SIGUE SUS DICTADOS VA A SER CASTIGADO POR ELLAS (OMNIPOTENCIA)

  • LOS EVANGELIOS DENUNCIAN UN AFÁN DE RIQUEZAS QUE DESHUMANIZA A QUIENES LO SIGUEN Y QUE CUANDO SE UTILIZA PARA CONSTRUIR TODO UN SISTEMA ECONÓMICO SE CONVIERTE EN UNA IDOLATRÍA, LA IDOLATRÍA DEL MERCADO COMO LA LLAMABA JUAN PABLO II, O LA IDOLATRÍA DEL DINERO COMO LA LLAMA FRANCISCO.

  • PERO ¿TIENE EL CRISTIANISMO ALGO QUE DECIR ANTE ESTO? ¿TENEMOS UNA BUENA NOTICIA QUE DAR A LA ECONOMÍA? ¿PODEMOS DAR UNA ESPERANZA A LA SOCIEDAD DE QUE PUEDE EXISTIR UNA ECONOMÍA MÁS HUMANA?

  • LA RESPUESTA ES SÍ, TENEMOS UNA BUENA NOTICIA PARA LA ECONOMÍA QUE VOY A INTENTAR DESCRIBIR EN LOS SIGUIENTES MINUTOS

  • PARADA PARA LA REFLEXIÓN. COMENTAR EN PEQUEÑOS GRUPOS QUÉ OS PARECE ESTA IDEA INICIAL ¿CREÉIS QUE la economía se está entendiendo como una religión? ¿Que el mundo se mueve por la economía? ¿Constatáis que cuando el tener más es lo más importante las personas quedan a un lado? Comentar ejemplos que conozcáis.

El evangelio es una buena noticia para la economía.
  • LA ECONOMÍA PUEDE VIVIRSE EN CLAVE HUMANA. ES POSIBLE INTRODUCIR EL AMOR EN LA ECONOMÍA Y NO SOLO ES POSIBLE, SINO DESEABLE PARA QUE ESTA CUMPLA MEJOR SU FUNCIÓN.

  • “EN LAS RELACIONES MERCANTILES EL PRINCIPIO DE GRATUIDAD Y LA LÓGICA DEL DON, COMO EXPRESIONES DE FRATERNIDAD, PUEDEN Y DEBEN TENER ESPACIO EN LA ACTIVIDAD ECONÓMICA ORDINARIA. ESTO ES UNA EXIGENCIA DEL HOMBRE EN EL MOMENTO ACTUAL, PERO TAMBIÉN DE LA RAZÓN ECONÓMICA MISMA. UNA EXIGENCIA DE LA CARIDAD Y DE LA VERDAD AL MISMO TIEMPO.” (CIV 36)

  • LO PRIMERO ES SER CONSCIENTES DE QUE LA ECONOMÍA SE PUEDE PONER AL SERVICIO DE LAS PERSONAS Y NO ES NECESARIO QUE SEA AL CONTRARIO.

  • HAY QUE RECUPERAR LA VOCACIÓN DE SERVICIO DE LOS ECONOMISTAS Y LA ECONOMÍA. LA ECONOMÍA NO ES UNA IDEOLOGÍA O UNA RELIGIÓN QUE ESTÁ POR ENCIMA DE LA HUMANIDAD Y A LA QUE ESTA TIENE QUE PLEGARSE PARA ADAPTARSE A SUS LEYES.

  • LA ECONOMÍA PUEDE Y DEBE ESTAR EN UN SEGUNDO LUGAR, EN UN LUGAR DE SERVICIO, PARA ASÍ REFORZAR A LAS PERSONAS Y QUE ESTAS PUEDAN TENER LO SUFICIENTE PARA VIVIR DIGNAMENTE

  • LA CLAVE PARA HACERLO LA TENEMOS EN EL MENSAJE CONÓMICO DEL PADRE NUESTRO. EN ÉL LA ECONOMÍA NO BUSCA TENER MÁS ENTRE TODOS, ENRIQUECERSE SINO “DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DÍA”

  • ESTO ES UNA MANERA POÉTICA DE DECIR QUE LA ECONOMÍA DEBE ESTAR AL SERVICIO DE TENER LO SUFICIENTE PARA VIVIR

  • LA BUENA NOTICIA DEL EVANGELIO NOS DA ESTA PISTA, EL OBJETIVO DE LA ECONOMÍA A NIVEL PERSONAL Y A NIVEL COMUNITARIO ES TENER LO SUFICIENTE.

  • CONFORMARNOS CON LO QUE NECESITAMOS ES PONER LA ECONOMÍA AL SERVICIO DE LA PERSONA. LA ECONOMÍA NOS DA LA BASE MATERIAL NECESARIA PARA QUE PODAMOS SER MÁS HUMANOS, PARA QUE PODAMOS VIVIR CON DIGNIDAD.

  • CAMBIAR ESTE OBJETIVO NOS PERMITE TAMBIÉN QUE LA ECONOMÍA CUIDE LA CREACIÓN Y NO QUE LA EXPLOTE. LA NATURALEZA NO SOLO ESTÁ A NUESTRO SERVICIO, SINO QUE nosotros somos responsables de ella. Debemos cuidarla, conservarla y hacerla fructificar.

  • Por ello NECESITAMOS CAMPOS, JARDINES, BOSQUES, GRANJAS, NO EXPLOTACIONES AGRARIAS, NI EXPLOTACIONES FORESTALES NI EXPLOTACIONES GANADERAS.

  • LA NATURALEZA NO ES UNA FUENTE INFINITA DE RECURSOS QUE TENEMOS QUE EXPLOTAR PARA TENER CADA VEZ MÁS, sino UN REGALO DE DIOS QUE HEMOS RECIBIDO Y QUE TENEMOS QUE CUIDAR, PARA QUE NOS PERMITA VIVIR CON LO SUFICIENTE A NOSOTROS Y A LAS GENERACIONES FUTURAS.

  • Para ello la relación económica no debe basarse en la competencia, en la contraposición de intereses, sino en la reciprocidad, en la ayuda mutua, en la colaboración.

  • Un intercambio no es una actividad egoísta, sino una oportunidad para la relación, para que ambas partes se relacionen ENTRE SI Y logrEn un beneficio mutuo

  • por eso el amor no solo no es ajeno a la actividad económica, sino que puede y debe estar en el centro de ella.y así se crea comunidad, se crea colaboración, se construye el bien común.

  • LA ECONOMÍA NOS PERMITE ACERCARNOS AL OTRO, VIVIR UNA RELACIÓN DE RECIPROCIDAD CON NUESTRO PRÓJIMO EN LA QUE LOS DOS DAMOS Y RECIBIMOS Y NOS COMPLEMENTAMOS PARA OBTENER UN BENEFICIO MUTUO

  • EL EVANGELIO NOS OFRECE ESE CAMINO DE AMOR QUE SIRVE, MEJORA Y PERFECCIONA CUALQUIER ACTIVIDAD HUMANA, TAMBIÉN LA ECONÓMICA.

  • En este sentido, el compartir que SE NOS MUESTRA en el milagro de los panes y los peces, y la lógica del don, de dar sin esperar nada a cambio, aparecen como instrumentos privilegiados de una economía al servicio de las personas.

  • LAS CLAVES EVANGÉLICAS PARA CONSTRUIR ESA NUEVA ECONOMÍA SON CINCO

  • FIRST: PONER LA ECONOMÍA EN SU LUGAR AL SERVICIO DE LAS PERSONAS

  • SECOND: CAMBIAR EL OBJETIVO PARA BUSCAR QUE TODOS TENGAN LO SUFICIENTE

  • THIRD: ESTABLECER UNA RELACIÓN DE CUIDADO CON LA CREACIÓN

  • FOURTH: VER LA RELACIÓN ECONÓMICA COMO UNA OPORTUNIDAD PARA LA RELACIÓN, POTENCIAR LA RECIPROCIDAD Y LA AYUDA MUTUA

  • FIFTH: POTENCIAR EL COMPARTIR Y LA LÓGICA DEL DON COMO ELEMENTOS INTRÍNSECOS A LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

  • PARADA PARA LA REFLEXIÓN. Buscar en pequeños grupos ejemplos de la economía vivida con alguna de estas cinco claves.

Cómo hacer realidad la buena nueva del evangelio en la economía 
  • CAMBIAR EL SISTEMA ECONÓMICO Y REDIRIGIR LA ECONOMÍA EN OTRA DIRECCIÓN NO ES TAREA FÁCIL NI RÁPIDA. PERO TAMPOCO ES IMPOSIBLE. SE NECESITA PACIENCIA, VALENTÍA Y MUCHO TRABAJO

  • HAY QUE TENER EN CUENTA QUE CUALQUIER COSA QUE VALGA LA PENA EN LA VIDA ES DIFÍCIL Y COSTOSA. NADA HAY QUE SEA REALMENTE IMPORTANTE QUE SE CONSIGA SIN ESFUERZO.

  • POR ELLO VALE LA PENA INSUFLAR ESPERANZA A LA ECONOMÍA DICIENDO QUE ES POSIBLE ENTENDERLA EN CLAVE EVANGÉLICA, QUE TENEMOS UNA BUENA NOTICIA QUE DAR AL MUNDO ECONÓMICO.

  • LOS CRISTIANOS, QUE CONFÍAMOS EN DIOS Y TENEMOS SU FUERZA PARA TRANSFORMAR LA CREACIÓN Y CONSTRUIR REINADO DE DIOS EN LA TIERRA, PODEMOS Y DEBEMOS SER EL GRUPO QUE MOSTREMOS Y DEMOSTREMOS QUE LA ECONOMÍA PUEDE LLENARSE DE AMOR Y PONERSE AL SERVICIO DE LAS PERSONAS.

  • PODEMOS HACER FUERZA PARA CONSTRUIR ESA ECONOMÍA MÁS HUMANA QUE NECESITA NUESTRA SOCIEDAD.

  • PARA CONSEGUIRLO VOY A DAR ALGUNAS PISTAS DE CAMINOS CONCRETOS Y FACTIBLES QUE PUEDEN ACERCARNOS A REDIRECCIONAR ESTA ECONOMÍA EN LA DIRECCIÓN DESEADA.

  • EN PRIMER LUGAR, IR MÁS ALLÁ DE LA RELACIÓN CALIDAD-PRECIO. ALIARSE CON LA OTRA PARTE PARA QUE LA COMPRA O LA VENTA SEA UN MOMENTO DE RELACIÓN, DE RECIPROCIDAD, DE GANANCIAS MUTUAS

  • NOS INTERESA LA OTRA PARTE, QUEREMOS CONOCER QUÉ HAY MÁS ALLÁ DEL PRECIO, SI PAGA BUENOS SALARIOS, SI CUIDA LA CREACIÓN, SI GENERA RIQUEZA EN SU ZONA. COMPRAMOS DE MANERA RESPONSABLE PORQUE QUEREMOS COLABORAR EN CONSTRUIR UN MUNDO MEJOR

  • MI SEGUNDA PISTA BUSCA QUE APRENDAMOS A CONFORMARNOS CON LO SUFICIENTE, A NO ASPIRAR A TENER MÁS, SER PARCOS EN NUESTRAS ASPIRACIONES ECONÓMICAS, BUSCAR TENER LO SUFICIENTE PARA VIVIR CON DIGNIDAD.

  • Y ESTO, HACERLO PERSONALMENTE, PERO TAMBIÉN COMO SOCIEDAD, NO PODEMOS CRECER SIN LÍMITES. DEBEMOS SER CONSCIENTES DE QUE ESO ES IMPOSIBLE. HAY QUE CAMBIAR EL OBJETIVO ECONÓMICO QUE MARCA NUESTRA ACTUACIÓN Y DEJAR A UN LADO EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

  • ORGANIZAR LA SOCIEDAD PARA QUE PERSIGA ESTE OBJETIVO ECONÓMICO SUPONE RECONOCER LA FUNCIÓN DEL SECTOR PÚBLICO Y LA DEL SECTOR PRIVADO PARA QUE AMBOS COLABOREN DESDE SU PROPIA NATURALEZA EN LA CONSECUCIÓN DEL BIEN COMÚN.

  • ESTE CAMBIO TAMBIÉN DEBEMOS INTRODUCIRLO EN LAS EMPRESAS. DEJAR A UN LADO LAS EMPRESAS CUYA PRINCIPAL PRIORIDAD ES LA CONSECUCIÓN DE BENEFICIOS MÁXIMOS, PARA PASAR A EMPRESAS QUE PRIORICEN SU FUNCIÓN SOCIAL Y PONGAN EL BENEFICIO AL SERVICIO DE ESTA

  • PRIORIZAR LA FUNCIÓN SOCIAL SUPONE PONER EN PRIMER LUGAR TRES ASPECTOS: PRODUCIR BIENES Y SERVICIOS ÚTILES PARA LA SOCIEDAD Y ESTABLECER RELACIONES DE RECIPROCIDAD Y CONFIANZA MUTUA CON SUS CLIENTES.

  • SEGUNDO: CONSTRUYE UNA ORGANIZACIÓN DONDE LO PRINCIPAL SEAN LAS PERSONAS Y QUE PERMITA QUE SUS MIEMBROS OBTENGAN INGRESOS SUFICIENTES PARA TENER UNA VIDA DIGNA, SE REALICEN COMO PERSONAS Y COLABOREN UNA ACCIÓN COMÚN QUE BUSQUE MEJORAR LA SOCIEDAD

  • TERCERO, LA FUNCIÓN SOCIAL IMPLICA QUE LA LABOR EMPRESARIAL CUIDA DE LA CREACIÓN Y CREA RIQUEZA Y DESARROLLO EN LA ZONA EN LA QUE SE SITÚA LA EMPRESA. ES, POR TANTO, FACTOR DE DESARROLLO EN SU LUGAR DE TRABAJO.

  • LOS ECONOMISTAS CRISTIANOS TENEMOS, ADEMÁS, LA RESPONSABILIDAD DE CONSTRUIR UN NUEVO PARADIGMA ECONÓMICO QUE DÉ SOPORTE TEÓRICO A UNA ECONOMÍA MÁS HUMANA EN LA QUE SEAN LAS PERSONAS QUIENES ESTÁN EN EL CENTRO DE SU ACTUACIÓN Y NO LOS BENEFICIOS O EL TENER MÁS.

  • RESUMIENDO, NECESITAMOS FAMILIAS QUE PLANTEEN SU CONSUMO Y SU DÍA A DÍA ECONÓMICO DE MANERA DIFERENTE, BUSCANDO SOLO LO NECESARIO PARA PODER VIVIR, CON UN MENTALIDAD ECONÓMICA DE LO SUFICIENTE.

  • JUNTO A EMPRESAS QUE SE CENTREN EN SU FUNCIÓN SOCIAL, QUE PONGAN SU RENTABILIDAD AL SERVICIO DE ESTA, QUE CAMBIEN SU MENTALIDAD PARA ACTUAR DE MANERA DISTINTA

  • JUNTO A POLÍTICOS QUE ARMEN LA ESTRUCTURA DE LA SOCIEDAD PARA QUE QUIENES ESTÁN CAMBIANDO LA MENTALIDAD LO TENGAN MÁS SENCILLO Y FÁCIL QUE AQUELLOS QUE APOYAN LA ECONOMÍA EGOÍSTA

  • APOYADOS TODOS ELLOS POR ECONOMISTAS QUE DESDE UNA MENTALIDAD DISTINTA ENSEÑEN Y ESTUDIEN UNA ECONOMÍA IMPREGNADA DE GRATUIDAD, DE AMOR Y DE RECIPROCIDAD

  • TODOS NOSOTROS JUNTOS, PODEMOS AVANZAR EN POS DE ESA ECONOMÍA EN CLAVE EVANGÉLICA QUE CONSTRUYE REINADO DE DIOS EN LA TIERRA, QUE NOS PERMITE ENTRE TODOS MEJORAR Y DEJAR LA CREACIÓN EN MEJOR SITUACIÓN DE LA QUE LA ENCONTRAMOS.

  • ES UNA LABOR DIFÍCIL, QUE PRECISA DE PERSONAS VALIENTES, QUE NO SE CONSIGUE EN DOS DÍAS, QUE PRECISA DE TIEMPO, DE PACIENCIA, PERO QUE VALE LA PENA.

  • AUNQUE AHORA SEAMOS MINORÍA, SOMOS MINORÍA CON VOCACIÓN DE MAYORÍA, PORQUE CREEMOS EN QUE ESTA TRANSFORMACIÓN DE LA ECONOMÍA ES BUENA PARA TODOS. QUEREMOS EXTENDER LA BUENA NOTICIA DEL EVANGELIO PARA LA ECONOMÍA Y QUE ESTA SE PONGA AL SERVICIO DEL BIEN COMÚN.

 
 

Etiquetas:

“You cannot serve God and money.” Is an economy according to the gospels imaginable?

Here you have the text of the workshop I did last 29th and 30th December in the meeting of Taizé in Madrid.

49202925_2285328818370317_3717916995010691072_n

The complaint: You cannot serve both God and money

No one can serve two masters. Either you will hate the one and love the other, or you will be devoted to the one and despise the other. You cannot serve both God and money. (Mt. 6, 24)

This is a strong statement. Jesus doesn’t confront serving Rome and god but he is confronting money and god.

And Jesus is not the first to denounce the eagerness to be more and Wealthier. This complaint has a deep biblical roots

The Book of Sirach already denounces as it is difficult to love money and god at the same time. “The lover of gold will not be free from sin; whoever pursues money will be led astray by it.” (Sirach 31, 5)

The gospels condemn the eagerness to get richer several times. “Watch out and guard yourselves from every kind of greed; because your true life is not made up of the things you own, no matter how rich you may be.” (Luke 12, 15) “Jesus looked around at his disciples and said to them, “How hard it will be for rich people to enter the Kingdom of God!” (MC 10,23)

“Do not store up riches for yourselves here on earth, where moths and rust destroy, and robbers break in and steal” (Mt 6, 19)

Saint Paul affirms that “Those who want to get rich fall into temptation and a trap and into many foolish and harmful desires that plunge people into ruin and destruction. For the love of money is a root of all kinds of evil. Some people, eager for money, have wandered from the faith and pierced themselves with many griefs” (TIM 6, 9-10)

Also the holy fathers insist on this idea “the love that the usurer professes to money is much more serious than the most disordered carnal love” John Chrysostom, in his homily on the letter Tito

The desire to get richer and richer dehumanizes who feels it. Avaricious people see the other as an instrument, like someone who can help or prevent their main objective, to get more and more money

the greedy person sees his neighbour, not as an end in himself, not as a person, but as an instrument to achieve its objectives

The love of money prevents us from loving God. God’s love leads us to love our neighbour. However, the love of money prevents us from loving people.

We live in a society that is focused in the eagerness to BECOME richer and richer. A society that chooses as a main objective the economic growth, and economic growth is to want our country to have always more and more production, that our country was always richer and richer

The economy has a main role in our society. Aggregated wealth is the north that guides our action. people are not the main thing, but economic growth.

The economy becomes a new religion or an ideology (which as Jordan B. Peterson claims is a degenerated religion)

The theologist Harvey Cox states how the market has the three habitual divine attributes, omniscience, omnipresence and omnipotence and how the economy has a language similar to the teological language

The market forces seem to be above us so not only serve for all human activity (are omnipresence) but are infallible in every fields (omniscience) and who does not follow their commands, will be punished by them (omnipotence)

The Gospels report a desire for money that dehumanizes those who follow it and when we used it to build an economic system becomes idolatry, idolatry of the market as was called by John Paul II, or idolatry of money as was called by Francisco

But does the gospels have something to say about this? Do we have a good new to give to the economy? Can we give a hope to society and tell it that a more human economy can exists?

The answer is yes, we have a good news for the economy that I will try to describe in the following minutes

break/pause FOR REFLECTION. Comment in small groups what does this initial idea look like? Do you believe that the economy is being understood as a religion? Do you believe that the world moves especially by the economy? Do you think that if the money and the profits come first, people are left aside? Comment examples that you know.

The gospels are good news for the economy.

An economy in human key can be experienced. You can enter love in the economy and that is not only possible, but desirable. It is the only way for economy to fulfills its function

In commercial relationshipthe principle of gratuitousness and the logic of gift as an expression of fraternity can and must find their place within normal economic activity. This is a human demand at the present time, but it is also demanded by economic logic. It is a demand both of charity and of truth.

The first thing is to be aware that the economy can be at the service of people and is not necessary on the contrary.

The vocation of service of the economists and the economy must be recovered. The economy is not an ideology or a religion. The economy is not above humanity. The economy is not a natural law to which we have to adapt our behaviour.

The economy can and should be in a second place, in a place of service. The economy must allow people to have enough to live with dignity

The key to do it is in the economic message of our main prayer, “our father”. We don’t Ask to have ever more among all. To be richer and richer but we ask him to “Give us this day our daily bread”

This is a poetic way of saying that we want everyone to have enough to live

The good news of the gospels give us this path, the objective of the economy at a personal level and at the community level is to have enough to live

To conform us with what we need is to put the economy to the service of the person. Thanks to the resources that the economy provides us, we can live with dignity and develop our humanity. The economy supports our life

Changing this objective also allows us that the economy takes care of the creation and do not try to exploit it. Nature is not only our service, but we are responsible for it. We must take care of it, conserve it and make it bear fruit.

For this reason, we need fields, gardens, forests, farms, not agricultural exploitations, forest exploitations or livestock exploitations

Nature is not an infinite source of resources that we have to exploit to have more and more production, but a gift of god that we have received and that we have to care for. Nature allows us to live with enough to us and to the future generations.

If we want to go in this direction, the economic relationship should not be based on competition, on the contraposition of interests, but on reciprocity, on mutual aid, on collaboration.

An exchange is not a selfish activity, but an opportunity for the relationship. An opportunity for both sides to relate to each other and achieve mutual benefit

that’s why love is not foreign to economic activity, but it can and should be at the center of the economy. Thus allowing community to be created, collaboration to be created and common good to be built.

The economy allows us to approach the other, to live a relationship of reciprocity with our neighbour in which we give and receive each other and we obtain mutual benefit.

The gospels offer us that way of love that serves, improves and perfects any human activity, also the economic one.

In this sense, the sharing that is shown to us in the miracle of the loaves and fishes, and the logic of the gift, of giving without expecting anything in return, appear as privileged instruments of an economy at the service of people.

The evangelical keys to build that new economy are five

FIRST: to put the economy in its place at the service of people

SECOND: Change the objective to seek that everyone has enough to live with dignity

THIRD: Establish a relationship of care with the creation

FOURTH: Understanding the economy as an opportunity for relationship enhancing reciprocity and mutual aid.

FIFTH: Strengthen the sharing and logic of gift as intrinsic elements to the economic activity

break/pause FOR REFLECTION. in small groups find examples of the economy lived with one of these five keys.


How to realize the good news of the gospels in the economy

to change the economic system and to redirect the economy in another direction is not an easy or quick task. But it is not impossible. We need patience, courage and a lot of work to get it done

You must be aware that anything valuable and good in life is difficult and costly. Nothing that is really important can be obtained without effort.

We can say that it is possible understand the economy in an evangelical way and this is a sign of hope for the economy. We have a good news to give to the economic world

We, Christians trust god and we have his strength to transform the creation and build the reign of god on earth. We, Christians, can and must be the group that show and demonstrate to the world that the economy can be filled with love and put at the service of the people

We can make strength to build that most human economy that our society needs.

To get it I will give you some clues of concrete and feasible roads that can lead us to redirect the economy in the desired direction.

In the first place, go beyond the quality-price relationship. We have to ally ourselves with the other part of the exchange, So that the purchase or the sale is a moment of relationship of reciprocity, of mutual gains

We are interested in the other part of the exchange. We want to know what is beyond the price, if the seller or the producer pays good wages, if they care for the creation, if they generate wealth in their areas. We buy responsibly because we want to collaborate in building a better world.

My second clue is that we have to learn to SETTLE FOR good enough We have not to expect to win more and more money. It is better to be frugal in our economic aspirations. We have to look for just enough to live with dignity.

We have to do this, not only as families or persons, but also as a society. We cannot expect to grow in a unlimited way. We must be aware that this is impossible. We must to change our economic objective and we have to put aside economic growth

Organizing the society to follow this economic objective supposes to recognize the different functions of the public and private sectors, and to put both to work together and to collaborate from their own nature in the achievement of the common good.

This change should also be introduced in the companies. We should lay aside the companies whose major priority is the achievement of maximum benefits and we should promote the companies that prioritize their social function and put the benefit to the service of this social function

The social function of a company prioritizes three issues. First. Produce useful goods and services for society and establish relationships of reciprocity and mutual trust with its clients.

Second: build an organization where the people are the main. An organization that allows their members to get enough income to have a decent life, An organization that allows its members to be more and better persons and to collaborate in the construction of a better world through their work in the company.

Third: the social function implies that business cares for creation and creates wealth and development in the area in which the company is located. It is, therefore, a development factor in its workplace.

Christian economists we have, moreover, the responsibility of building a new economic paradigm that gives theoretical support to a more humane economy in which people are at the center of their performance instead of profits and riches

Summarizing, we need families that live their consumption and their economic day in a different way. Families that seek only what is necessary to live a decent life, with an economic mentality of good enough.

We need companies that put their profitability to the service of their social function. Companies that change their mentality

We need politicians who build an structure of society simple and easy for those who are changing their mentality in this direction, and complicated and difficult for those who support the selfish economy

We need economist that teach and study an economy of gratuity, love and reciprocity. Economist with other mentality.

All of us together, we can promote this economy in evangelical key and build the reign of God in the earth. This is a way to improve and leave the creation in better situation in which we found it.

It is a difficult work, that precise of brave people, it is not going to be achieved in leaps and bounds or in two daysthat needs a lot of time, a lot of patience. But It’s worthwhile work

Even thouch we are minority now, we are a minority with a majority vocation, because we believe that this transformation of the economy is good for everyone. We want to extend the good news of the gospels to the economy and to put the economy to the service of the common good.

 

Etiquetas:

El rumor de la fe. Un camino de búsqueda personal

Hoy os invito a la presentación de un libro titulado “El rumor de la fe. Un camino de búsqueda personal” escrito por quien fue mi profesor y director de tesis doctoral Josep Mª Jordán Galduf.

Tendrá lugar esta tarde en el Centro Arrupe de Valencia a las 19:30h

Estáis todos invitados

cartel_arrupe

 
 

Etiquetas:

La empresa y la Doctrina Social de la Iglesia

El próximo viernes 21 de Septiembre a las 12:15 en Madrid, en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad CEU San Pablo (C/ Julián Romea nº 23) voy a impartir una conferencia titulada “La empresa y la Doctrina Social de la Iglesia” dentro de las jornadas “Economía y Bien Común. Abundancia y Pobreza”

Díptico 2018 economía y bien común madrid_Página_1

Díptico 2018 economía y bien común madrid_Página_2

Estáis todos invitados

 

 

Etiquetas:

Intervención en RTVE

Aquí os presento el breve espacio que tuve el pasado sábado en la 2 de RTVE:

http://rtve.es/v/4664638 Doctrina social de la Iglesia y Economía

Programa de la dos

Espero que os guste

 

 

Etiquetas:

Presentación en Madrid del libro DSI y economía

El próximo jueves 7 de Junio a las 19:00 en la parroquia del Perpetuo Socorro en la calle Manuel Silvela 14 de Madrid, presento el libro Doctrina Social de la Iglesia y economía: una introducción”.

Nos acompañará el Arzobispo de Madrid el Cardenal Carlos Osoro.

invitación presentación Madrid

Si queréis leer lo que José Ignacio Calleja dice sobre el libro, aquí tenéis una recensión suya: recensión de José Ignacio Calleja y sobre el libro tenéis aquí toda la información.

 

 
 

Etiquetas:

Misioneros redentoristas, cien años en Valencia

El próximo martes día 29 de Mayo a las 19:00 estamos de celebración. Os esperamos en el Palacio de Colomina (carrer Almodí 1, Valencia). Estáis todos invitados.

Cartel - invitación CSSR Valencia

Estimados amigos:

Nos alegramos en anunciaros que los Misioneros Redentoristas estamos celebrando los 100 años de vida de esta comunidad de Valencia; 100 años de servicio a esta diócesis en distintas encomiendas y domicilios.

Aunque nuestra presencia estable en la ciudad de Valencia comenzó unos años antes, el 24 de mayo de 1917 se erigía canónicamente y quedaba inaugurada la comunidad en un piso de la Calle del Salvador nº 3. Desde ese momento, la comunidad ha ido asumiendo distintos encargos diocesanos para los que ha ido cambiando de ubicación: Iglesia de la Asunción del Temple (1917-1993), Parroquia de la Resurrección del Señor de Valencia (1970-1983), Parroquia N. S. de Tejeda de Valencia (1993-2010) y Parroquias de N.S. Desamparados de Nazaret, Purísima Concepción de La Punta y Capellanía en el C. Penitenciario de Picassent (2010-2018). Durante este tiempo, se han predicado 344 misiones en 220 poblaciones de la Comunidad valenciana.

Para comenzar el centenario hemos organizado una pequeña exposición en el Palacio Colomina del CEU de Valencia. Para inaugurarla vamos a tener en ese mismo lugar, el 29 de mayo a las 19:00 hs. una mesa redonda presidida por el Sr. Cardenal D. Antonio Cañizares sobre la historia y la actualidad de los Redentoristas en Valencia: nacimiento, misioneros en la periferia de Valencia, capellanes en el centro penitenciario, y la vocación laical.

Nos encantaría contar con vuestra presencia en la mesa redonda y compartir con vosotros la exposición como una de compartir la vida que tantas personas que han hecho posible viviendo este carisma en la ciudad del Turia.

La comunidad Redentorista y el grupo de laicos

 

Etiquetas:

Economía del bien común

Con este nombre ha titulado José Ignacio Calleja una recensión que hizo de mi último libro “Doctrina Social de la Iglesia y Economía” en la página 42 del número 3.081 de Vida Nueva

Aquí os lo presento para que la podáis leer.

Análisis del libro en Vida Nueva

 
 

Etiquetas:

Dos entrevistas en abierto

Os presento dos entrevistas recientes en las que hablo de la necesidad de cambiar el modelo económico.

La primera ha salido este fin de semana en el periódico digital “Diari la Veu” y se titula: “Acabar amb les desigualtats no és una prioritat de l’economia actual”.
Está en Valenciano y la podéis encontrar fácilmente on line en: https://www.diarilaveu.com/entrevista/81519/acabar-desigualtats-no-prioritat

La segunda salió en el periódico levante el pasado 13 de Abril en su página 14. Para quienes no pudisteis leerla porque el acceso no era libre para los no abonados, aquí la tenéis. Se titula “En el sistema actual se ama al dinero como a un Dios”

En el sistema actual se ama al dinero c

 

Etiquetas:

Entrevista en el Levante EMV

Para preparare para la presentación del libro “DSI y economía” de esta tarde, podéis leer la entrevista que me han hecho en el periódico Levante de Valencia que ha titulado la entrevistadora:

Enrique Lluch : “En el sistema actual se ama al dinero como a un dios”

Levante emv

Si queréis leerlo, tendréis que ir a su edición en papel o quienes estéis suscritos a la edición digital, podéis encontrarlo en: http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/04/13/sistema-actual-ama-dinero-dios/1703521.html

También ha salido publicado en la página web de la diócesis. Aquí tenéis el enlace:

http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=16700&pagina=1

Toda la información sobre la presentación la tienes aquí

 

Etiquetas:

Presentación del libro DSI y Economía en Valencia

El próximo viernes 13 de Abril a las 19:00 en el Palacio de Colomina (Calle Almudín 1) presentaré mi último libro “Doctrina Social de la Iglesia y Economía. Una introducción”

Me acompañarán Vicente Luis Navarro de Luján (Director de Proyección Cultural y Social de la Universidad CEU Cardenal Herrera), Abraham Canales Fernández (Responsable de Publicaciones de la HOAC y Director de Noticias Obreras y ¡Tú!)
Ignacio Grande Ballesteros  (Director de Cáritas Diocesana de Valencia) y espero que todos vosotros

¡Estáis invitados!

invitación libro

Reservaos la fecha en vuestras agendas y podéis extender la invitación a quienes queráis.

Hay sitio para todos.

 

Etiquetas:

He publicado un nuevo libro: Doctrina Social de la Iglesia y economía. Una introducción

Acaba de salir publicado mi nuevo libro: “Doctrina Social de la Iglesia y economía. Una introducción”

Portada del libro

Es un libro destinado a cristianos y no cristianos que quieran conocer el mensaje de la DSI y su aplicación práctica en la economía; a personas curiosas que deseen ver la economía desde otro punto de vista y encontrar claves para elaborar la economía del futuro; a quienes quieran reflexionar sobre el entorno en el que se encuentran y buscar elementos que les ayuden a la acción.

Podéis encontrar toda la información en la página: https://wordpress.com/page/enriquelluchfrechina.wordpress.com/3360

Y podéis comprar el libro fácilmente desde cualquier lugar del mundo en: https://pseditorial.com/inicio/91-doctrina-social-de-la-iglesia-y-economia.html

O pedirlo en vuestra librería habitual.

 

Etiquetas:

El afán de lucro

Artículo publicado en la revista ICONO, año 219, Nº 11 Diciembre, Pág. 26-27

17_12 El afán de lucro_Página_117_12 El afán de lucro_Página_2

En nuestra sociedad actual el afán de lucro se muestra (con frecuencia) como el verdadero motor del cambio. Parece que todos los avances que se dan en ella responden a la iniciativa de personas que buscan innovaciones que les permitan ganar más dinero y enriquecerse. Quienes así piensan no se cansan de mostrar ejemplos que pretenden demostrar que las personas cuyo único fin es enriquecerse son aquellas que logran los grandes progresos de la humanidad y que en esa insatisfacción por el tener más, son más imaginativas a la hora de aportar bienes para la sociedad. Todo ello lleva a que exista una legitimación ética del afán de lucro. Querer enriquecerse no solo se muestra como normal y como el comportamiento racional desde el punto de vista económico, sino que se ensalza socialmente a las personas que solamente buscan este objetivo poniéndolas como ejemplo para el resto de la sociedad. El afán de lucro se convierte así en la base sobre la que se asienta toda la organización económica actual.

Diferenciar el afán de lucro de la necesidad de obtener lo necesario

Lo primero que hay que matizar para profundizar un poco en este tema es diferenciar el afán de lucro con obtener lo necesario para vivir. Aunque algunas personas (de manera interesada o no) los confunden, no son lo mismo. Todos tenemos una tarea vital clara y necesaria que es lograr los recursos suficientes para llevar una vida digna nosotros y nuestra familia. Se trata de un afán que deriva de la vida digna y que está recogido en la oración que Jesús nos dejó para dirigirnos al padre “danos hoy nuestro pan de cada día”. Ahora bien, obtener lo necesario tiene un límite, porque no necesitamos de todo para vivir dignamente, cuando llegamos a unos determinados ingresos ya tenemos lo suficiente y no precisamos de más. Esta es la diferencia esencial entre obtener los ingresos para la vida y el afán de lucro. Este último es ilimitado, siempre queremos más, siempre ansiamos incrementar nuestros ingresos. No es lo mismo, por tanto, el afán de las personas que quieren obtener lo suficiente para llevar una vida digna que el afán de lucro que es siempre ilimitado por definición y que no tiene límite y busca tener más de lo necesario.

El afán de lucro no siempre lleva a lo mejor

Hecha esta diferenciación tenemos que rebatir el argumento de los apologetas del afán de lucro. Por un lado no es cierto que las personas que han realizado los grandes avances de nuestra civilización hayan estado siempre impregnadas por el afán de lucro. ¿Creemos acaso que avances como el fuego, la rueda, el papel, la penicilina, la máquina de vapor… fueron realizados por personas que solo pensaban en enriquecerse gracias a sus inventos? Es tan evidente que esto no fue así que a veces sonroja pensar que hay alguien que sigue pensando que el afán de lucro es la única motivación de las personas que desarrollaron estos avances. La gloria, el orgullo, el solucionar un problema para mejorar algún trabajo, el servicio a los demás para facilitarles o mejorarles la vida, el gusto de inventar por inventar, querer ahorrarse esfuerzos utilizando una máquina o herramienta, la vocación de investigar, etc. Son motivos que pueden llevar a algunas personas a realizar avances en distintos campos útiles para la sociedad. Aquellos que estamos en la Universidad vemos día tras día investigadores en muchos campos que dedican su vida a buscar avances útiles para la sociedad y puedo asegurar que no lo hacen por afán de lucro. Es más, con demasiada frecuencia están hasta mal pagados… Hay que añadir a esto que al contrario, el afán de lucro lleva con frecuencia a actuaciones negativas para la sociedad. No hay más que pensar en la corrupción, las ilegalidades y los delitos cometidos por personas impregnadas de afán de lucro. También podemos recordar como la última crisis fue provocada por un sistema financiero que entró en una espiral de enriquecimiento sin tener en cuenta los riesgos que suponía esta rueda imparable del ganar siempre más.

El cristianismo condena el afán de lucro

Podemos encontrar condenas del afán de lucro tanto en el antiguo testamento (especialmente en los libros sapienciales) como en el nuevo, en los Santos Padres, en la Doctrina Social de la Iglesia y en toda la tradición cristiana. Podríamos poner ejemplos múltiples para mostrar esta condena clara, pero el espacio limitado del artículo me lleva a dar tan solo tres muestras del porqué esta condena tan clara. La primera es que “Nadie puede estar al servicio de dos amos, pues o odia a uno y ama al otro o apreciará a uno y despreciará al otro. No podéis estar al servicio de Dios y el Dinero” (Mt. 6, 24). En este ejemplo está la esencia del porqué de la condena del afán de lucro: porque deshumaniza, porque hace que veamos a la otra persona como un medio para nuestro enriquecimiento, que nos olvidemos de que la otra persona es imagen de Dios y que querer a Dios implica dar importancia a nuestro prójimo y que este sea nuestra prioridad. Por eso cuando Jesús le dice al joven rico que venda todo lo que tiene y le siga, este se va entristecido ¿Cómo va a vender todo lo que tiene si su seguridad está en ello? Defender lo que se tiene y querer tener más se convierte en una prioridad ante la que las personas quedan a un lado “Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas” (Mc. 10, 23). Por eso Pablo de dice claramente a Timoteo “Los que buscan riquezas caen en tentaciones, trampas y mil afanes absurdos y nocivos, que hunden a los hombres en la perdición y la ruina. Porque la codicia es la raíz de todos los males, y muchos, arrastrados por ella, se han apartado de la fe y se han acarreado muchos sufrimientos” (Timoteo 1 6, 9-10). La codicia, que es un sinónimo del afán de lucro, es la raíz de todos los males y nuestro sistema económico está sustentado en ella. Por ello es urgente realizar un cambio de paradigma que lleve a que nuestra economía se base en otros valores.

 

 

 

Etiquetas: ,

Repensar el objetivo económico

Desde el Foro Creyente de Pensamiento Ético-Económico hemos confeccionado un documento que hemos titulado “Repensar el objetivo económico”. En él pretendemos traer al debate económico la necesidad de orientar nuestro desempeño económico en otra dirección que permita poner la economía al servicio del bien común y de la mejora de todas las personas presentes y futuras que habitamos nuestro planeta.

Por ello os invito a que descargéis el documento, y a que lo difundáis y paséis a quien creáis conveniente. Nuestra intención es crear debate y reflexión sobre este tema, para ello es conveniente que se lea, se discuta y se hable sobre estas ideas.

Aquí tenéis tres vídeos que resumen las principales ideas del documento:

 

Etiquetas: ,

Vuelve “Armando Lío” en 2018

Abrimos la matrícula para las sesiones de “Armando Lío” de 2018.

En este caso son dos fines de semana viernes por la tarde (de 17:00 a 21:00) y sábado por la mañana (de 10:00 a 14:00). Los días 9 y 10 de Febrero y 16 y 17 de Febrero.

El programa consiste en cuatro módulos:

1.- LA PERSONA ES LO PRIMERO: Queremos formar personas capaces de ver-juzgar y actuar.

2.- VER, PERCIBIR LA REALIDAD: Aprender a acercarse a la realidad sin estereotipos, sin prejuicios, intentar mirar desde una posición no condicionada.

3.-JUZGAR, VALORAR LA REALIDAD: Aprender a posicionarse ante la realidad, ante lo que vemos y percibimos.

4.- ACTUAR, IMPLICARSE EN LA REALIDAD: Aprender el proceso de tomar decisiones a partir de una línea clara a seguir o de un proyecto de vida

Ya lo sabéis, está destinado a jóvenes de al menos 21 años que quieran formarse en un compromiso activo en la sociedad y tendrá lugar en el centro Arrupe de Valencia.

Podéis inscribiros y encontrar más información en: http://centroarrupevalencia.org/armando-lio/

armando lío imagen para publicidad

Ayudadnos a la divulgación de estas sesiones de formación

 

 

Etiquetas:

Crear estructuras de gracia

Artículo publicado en la revista ICONO, año 219, Nº 10 Noviembre, Pág. 26-27

17_11 estructuras de gracia_Página_1

17_11 estructuras de gracia_Página_2

Tal vez hayamos oído hablar alguna vez de lo que Juan Pablo II denomina “estructuras de pecado”. Se trata de ambientes, instituciones o entidades en las que las personas que participan de ellas se ven inclinadas a actuar de manera egoísta, en contra de ellas mismas o de otras personas. Estas organizaciones o instituciones están estructuradas de manera que aquellas personas que son más egoístas, que fastidian más a los demás, que se comportan yendo en contra del bien común son quienes se ven recompensadas y promocionadas por la entidad. Por el contrario, aquellas que quieren hacer el bien y preocuparse por los demás, que pretenden conseguir el bien común, se ven aquí ninguneadas, excluidas, desincentivadas. Para poder actuar así en estas instituciones o asociaciones necesitan ser verdaderamente valientes y arriesgarse a ponerse en contra de toda la organización.

Ejemplos de estructuras de pecado

Cualquier estructura puede convertirse en una estructura de pecado. No tiene porqué serlo por naturaleza, pero puede transformarse en ella cuando quienes la dirigen o la organizan lo hacen de manera que potencian formas de actuación contrarias a la ética, a la generosidad y a la búsqueda del bien común. Un ejemplo de estructura de pecado fueron los campos de concentración. Muchos de los testimonios de personas que vivieron en ellos demostraban como su estructura demoníaca llevaba a que aquellos que querían sobrevivir en ellos tuviesen que robar de vez en cuando, colaborar con sus carceleros o ser insolidarios con el resto. Esta era la única manera de sobrevivir: afanándose por buscar solo sus propios intereses pasando por encima de quien fuese y olvidándose de quien tenían al lado. Este es un ejemplo exagerado, pero las dinámicas se pueden reproducir en estructuras que de raíz no tienen porqué tener esta característica. Un partido político puede convertirse en una estructura de pecado cuando las personas que quieren medrar en él, en lugar de dedicarse al servicio público, utilizan sus energías en “salir en la foto”, en conspirar contra compañeros, en intentar colocarse junto a aquellos que tienen más poder en ese momento. Una empresa puede convertirse en una estructura de pecado cuando su único criterio es “el negocio por el negocio” y se sacrifica cualquier comportamiento ético en aras de lograr mayores beneficios. Un equipo deportivo puede convertirse en una estructura de pecado cuando su entrenador potencia la competencia entre sus jugadores, cuando vale todo para ganar un partido, cuando se pierde la deportividad… Un grupo de amigos puede convertirse en una estructura de pecado cuando se compite a ver quien se mete más con el otro, a ver quien critica con más gracia al gordo, al orejudo, al alto, al rubio… o cuando para poder ser aceptado te ves obligado a hacer cosas que van en contra de tus convicciones.

Crear estructuras de gracia

Ante una realidad en la que muchas estructuras se convierten en estructuras de pecado, los cristianos tenemos una llamada a la construcción de estructuras de gracia. Estas son aquellas en las que sucede lo contrario de lo descrito hasta ahora. Se trata de instituciones, organizaciones o ambientes en los que las personas que están en ellos, si se dejan llevar por su funcionamiento habitual, acaban haciendo el bien a los demás, tomando decisiones éticas y positivas y viéndose reforzadas como personas. Las mismas instituciones que hemos nombrado con anterioridad y que en ocasiones se convierten en opresoras y negativas para las personas que las componen, pueden ser una fuente de realización y de mejora para aquellas que están directamente relacionados con ellas. Un partido político puede potenciar a aquellos que son mejores servidores de lo público y ayudar a la sociedad a gestionar el bien común y a alcanzarlo de una manera más adecuada. Una empresa puede resultar positiva para las personas que allí trabajan y para la sociedad en la que se encuentra, permitiendo a las primeras un salario suficiente para llevar una vida digna, una ocupación honrosa y potenciadora de sus cualidades y a la sociedad unos bienes y servicios útiles. Un equipo deportivo puede ser una escuela de vida que ayude a comprender la importancia del trabajo en común y de la generosidad entre personas. Un grupo de amigos puede ser el lugar al que acudimos para descansar, para sentirnos más y mejor personas, para crecer con la gente a la que queremos.

Los cristianos estamos llamados a crear estas estructuras

Lograr que una empresa, un partido político, un grupo de amigos, un equipo deportivo, una familia, una escuela, una organización no gubernamental, etc. Se conviertan en estructuras de gracia que sean positivas para quienes están en contacto con ellas o trabajan allí no es fácil. Se trata de una tarea que precisa de personas valientes, que tengan coraje moral para afrontar una tarea ante la cual se encuentran dificultades y resistencias. Pero no solo eso, es preciso prepararse técnicamente para realizar esta labor. No basta con la intención sino que se debe tener una serie de instrumentos y herramientas que permitan lograr esta transformación de las estructuras. Los cristianos estamos llamados a construir el Reinado de Dios en la tierra. La edificación de estructuras de gracia en los lugares en los que trabajamos y desarrollamos nuestra labor habitual es una de las labores de anuncio de la buena nueva que tenemos encomendados. Ser valientes y contar con la pericia necesaria para llevar nuestros objetivos a buen puerto, son dos elementos necesarios para que las estructuras favorezcan a las personas que están en contacto con ellas. El reinado de Dios supone que nos es más fácil y más sencillo que el amor sea el norte que dirija nuestras vidas porque vivimos en estructuras que favorecen que esto sea así. Construir estas estructuras es otra manera de anunciar la buena noticia de Jesús.

 

 

 

 

 
 

Etiquetas: ,

La transparencia económica como instrumento de evangelización

Artículo publicado en la revista Cresol, Any 18, núm. 138, Juliol-agost 2017, pág: 24-25

17_07 transparencia eco. iglesia 1

17_07 transparencia eco. iglesia 2

La Iglesia española tiene un compromiso de transparencia económica que firmó en 2016 con transparencia Internacional España al que se ha visto abocado debido a que una parte de su financiación de proviene de las arcas públicas del Estado. Dos son los aspectos principales relacionados con esta cuestión. El primero es la obligatoriedad de transparencia que exige el Estado a las instituciones que reciben fondos públicos. Sin entrar en detalles, la idea general que hay detrás de esta cuestión es una exigencia del sector público para que sus ayudas al sector privado sean utilizadas para la finalidad a la que se destinan, y para que las entidades que las reciben cumplan unos requisitos de transparencia económica que permitan que cualquier persona compruebe que están cumpliendo sus fines asociativos o fundacionales y que estos son acordes con los fines del Estado. El segundo aspecto tiene que ver con necesidad de convencer a las personas que realizan la declaración de la renta para que asignen la parte correspondiente a la financiación de la Iglesia. Para ello, la transparencia se entiende como una cuestión clave ya que permite que cualquiera persona sepa cómo utiliza la Iglesia el dinero que les dona y así opte finalmente por hacerlo.

Además, la Iglesia también incluye en este compromiso de transparencia la auditoría de sus cuentas por parte de empresas auditoras reconocidas a nivel nacional. Más allá del desprestigio en el que pueden haber incurrido estas empresas que han auditado de manera positiva a empresas y entidades financieras que han quebrado poco tiempo de pasar positivamente una de estas auditorías (generando la lógica duda de para qué sirve entonces una auditoría que no detecta estos graves problemas de funcionamiento), esta medida también intenta garantizar a todos aquellos que trabajan con la Iglesia que los datos aportados en sus cuentas son veraces y responden a su realidad económica.

Estas medidas de transparencia provocan algunas suspicacias en el interior de la Iglesia. Algunos pueden pensar que por qué tiene la Iglesia que abrir las tripas de sus cuentas ante cualquier persona que, además, puede estar buscando cualquier escusa para atacarla. También aparece aquí una idea de que no hay que lucir cuando se hace el bien a los demás. No es necesario estar diciéndole a todo el mundo si damos dinero o no a los más desfavorecidos. Esta cuestión debe quedarse en la intimidad para no ceder a la tentación de creerse mejor que los otros porque hacemos más cosas por los que peor están. Se trata de tendencias que han ido decreciendo paulatinamente ya que cada vez hay más personas convencidas de la necesidad de la transparencia, de que no hay que esconder la importante labor social que realiza la Iglesia, aunque solamente sea por causas legales y de imagen.

Opino sin embargo que la transparencia no solamente debería ser una opción lógica ante un momento en el que es necesario potenciarla por estas cuestiones, sino que la transparencia económica debería contemplarse como una marca de la casa, como una parte más de la evangelización. Porque el cristianismo también tiene una buena noticia en la economía, una buena noticia que puede resumirse de una manera magnífica con las palabras de Benedicto XVI en su Encíclica Caritas in veritate (36) La doctrina social de la Iglesia sostiene que se pueden vivir relaciones auténticamente humanas, de amistad y de sociabilidad, de solidaridad y de reciprocidad, también dentro de la actividad económica y no solamente fuera o «después» de ella. El sector económico no es ni éticamente neutro ni inhumano o antisocial por naturaleza. Es una actividad del hombre y, precisamente porque es humana, debe ser articulada e institucionalizada éticamente… En las relaciones mercantiles el principio de gratuidad y la lógica del don, como expresiones de fraternidad, pueden y deben tener espacio en la actividad económica ordinaria. Esto es una exigencia del hombre en el momento actual, pero también de la razón económica misma. Una exigencia de la caridad y de la verdad al mismo tiempo.”

Por ello, teniendo en cuenta que la doctrina social de la Iglesia, como un elemento esencial de evangelización, es anuncio y testimonio de la fe. Es instrumento y fuente imprescindible para educarse en ella” (Civ, 15), debemos ser conscientes de que la economía puede ser organizada de otra manera, de que puede haber una economía más humana que esté al servicio de las personas. Y ¿cómo anunciar esta buena noticia de que es posible introducir la gratuidad y la lógica del don en la economía? Poniéndolo en práctica en nuestras actividades, en nuestras casas, en nuestras diócesis, en nuestras congregaciones, en nuestros colegios,… Para que todos vean que esto no son simples palabras vacías de contenido, sino un compromiso y una realidad que puede ser vivida en cualquier institución.

En un marco así, la transparencia ya no es una obligación o una carga que tenemos que cumplir porque nos obligan, sino que la transparencia pasa a ser un anuncio, un testimonio de que la luz de Dios puede brillar también en la economía y que esta deja transparentar el amor como fuente de racionalidad económica. Vista así, la transparencia pasa a ser un instrumento de evangelización, de anuncio de la buena nueva para la economía que tantos y tantos están esperando.

 
 

Etiquetas: ,

Armando Lío en Valencia

Hemos organizado una escuela de ciudadanía y acción social  para Jóvenes de más de 21 años en Valencia.

armando lío imagen para publicidad

Con frecuencia los jóvenes identifican su compromiso cristiano con tener tiempo para comprometerse en la parroquia, en una ONG o en cualquier asociación. Cuando tienen que trabajar y dejan de tener tiempo, parece que su compromiso queda a un lado o no se puede llevar adelante. En este espacio abierto a cualquier joven. Queremos ayudar a que se viva el compromiso cristiano en el trabajo, en los estudios, en la familia. Ayudar en una formación que haga de todos nosotros cristianos dispuestos a armar lío tal y como nos pide Francisco.

Te invito a que entres en la página web http://centroarrupevalencia.org/armando-lio/ donde encontrarás toda la información y la ficha de inscripción.

Las organizaciones eclesiales que estamos metidos en esta escuela somos: Pastoral Juvenil Redentorista, Funderetica, CVX, Cáritas Diocesana de Valencia, Centro Arrupe de Valencia, Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, Salesianos San Antonio Abad de Valencia, movimiento Junior de la diócesis de Valencia.

Os animo a que nos aydéis a difundirlo a todos los jóvenes que conozcáis y creáis que les pueda interesar.

Aquí tenéis el programa:
Etapa de otoño

MODULO 1.- ARMAR LÍO

FECHA Y HORARIO: 3 Noviembre. 17 H – 21H

Este módulo quiere introducir en la propuesta de “armar lío” que el Papa Francisco planteó a los jóvenes en la JMJ de Río. Es un horizonte hacia el que queremos dar pasos sabiendo que podemos aprender de otros que armaron lío: ¿qué les impulsó a algo así? ¿a qué respondía el lío que armaron? ¿dónde encontraron inspiración y fuerza? ¿qué implicaciones tuvo para sus vidas?

MODULO 2.- DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA Y COMPROMISO SOCIOPOLÍTICO

FECHA Y HORARIO: 4 Noviembre. 10 H – 14H 

Presentamos los principios de la Doctrina Social de la Iglesia con el deseo de ayudar a tomar conciencia y aclarar conceptos de los que hablamos sin conocer, a veces, las implicaciones que esto tiene, como son los de dignidad de la persona, derechos fundamentales, bien común, destino universal de los bienes, solidaridad, subsidiariedad o participación. ¿Qué queremos decir cuando decimos estas palabras?, ¿cómo afectan a mi vida diaria?, ¿qué implicaciones tiene para la sociedad?, ¿a qué me compromete?

MODULO 3.- DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA Y COMPROMISO ECONÓMICO Y ECOLÓGICO

FECHA Y HORARIO: 18 Noviembre. 10 H – 14H

Este módulo pretende aportar una introducción sobre las principales ideas de la Doctrina Social de la Iglesia sobre la cuestión económica y ecológica. Intentamos ver cómo se puede armar lío en nuestra sociedad poniendo la actividad económica al servicio de las personas e introduciendo el cuidado de la creación en todas las actividades humanas. Es posible dar buenas noticias al mundo de la economía y de la ecología, es posible reorientar ambas cuestiones en una clave humana y de cuidado de la creación.

Etapa de invierno

MODULO 1.- LA PERSONA ES LO PRIMERO

FECHA Y HORARIO: 9 Febrero. 17 H – 21H

Queremos formar un sujeto capaz de ver-juzgar y actuar. Este sujeto, en cuanto estructura de persona, tiene una dimensión psicológica y espiritual que queremos abordar. Partimos de una antropología relacional que nos posibilita ser seres sociales. Ser relacionales es el fundamento de las vinculaciones personales que generan la trama y la implicación social.

MODULO 2.- VER, PERCIBIR LA REALIDAD

FECHA Y HORARIO: 10 Febrero. 10 H – 14H

Cómo acercarse a la realidad sin estereotipos, sin prejuicios, intentar mirar desde una posición no condicionada. Necesitamos una pedagogía del mirar que permita evitar la manipulación de la mirada. Para ello se explorarán los puntos que impiden mirar sin ser influido y aquellos que ayuden a mirar sin prejuicios como es el analizar la información, aceptar a las personas, no prejuzgar al mensajero o emisor de la información y buscar la verdad.

MODULO 3.-JUZGAR, VALORAR LA REALIDAD

FECHA Y HORARIO: 16 Febrero. 17 H – 21H

Se trata de posicionarse ante la realidad, ante lo que vemos y percibimos. Para ello debemos realizar un proceso de posicionamiento, unos criterios de juicio ante la realidad y por último, el ámbito orante que nos ayude a iluminar nuestro posicionamiento desde Jesucristo y desde la manera cristiana de juzgar la realidad.

MODULO 4.- ACTUAR, IMPLICARSE EN LA REALIDAD

FECHA Y HORARIO: 17 Febrero. 10 H – 14H

Se verá aquí el proceso de tomar decisiones a partir de una línea clara a seguir o de un proyecto de vida, que nos lleva a través del proceso de elegir o de discernir, para saber dónde actuar, como actuar y a qué somos llamados. Esta actuación busca saber a qué somos llamados cada uno de nosotros.

 

Etiquetas: ,

¿Puede nuestra actividad económica ser Buena Noticia?

Conferencia que impartiré el miércoles 4 de Octubre en Salamanca, a las 18:00 en el aula Virgen Vega de la Casa de la Iglesia.

actividad económica buena noticia en salamanca

 

Etiquetas:

Cambiar el estilo de vida

Artículo publicado en la revista ICONO, año 219, Nº 7 Julio-agosto, Pág. 26-27

17_07 Estilo de vida 1

17_07 Estilo de vida 2

 

Tal vez sea casualidad, pero no lo creo así. Nuestros tres últimos obispos de Roma nos han hablado de la necesidad de cambiar nuestro estilo de vida. Juan Pablo II nos dijo en la Encíclica Centesimus annus (36) que “Es necesario esforzarse por implantar estilos de vida, a tenor de los cuales la búsqueda de la verdad, de la belleza y del bien, así como la comunión con los demás hombres para un crecimiento común sean los elementos que determinen las opciones del consumo, de los ahorros y de las inversiones.”, Benedicto XVI insistió en su Encíclica Caritas in veritate (51) en que “esto exige que la sociedad actual revise seriamente su estilo de vida que, en muchas partes del mundo, tiende al hedonismo y al consumismo, despreocupándose de los daños que de ello se derivan. Es necesario un cambio efectivo de mentalidad que nos lleve a adoptar nuevos estilos de vida” y por último, Francisco también nos ha dicho en su Encíclica Laudato si (23) que “La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo”.

No es una casualidad

No es una casualidad que los tres hayan insistido en esta necesidad de cambio. Aunque creamos que nuestra manera de comportarnos y de hacer las cosas no tiene influencia en la sociedad debido a que somos tan solo una persona entre más de 7.000 millones en todo el mundo, esto no es así. En primer lugar porque lo que sucede en la creación es consecuencia de la suma de lo que hacemos todos los que en ella vivimos y en segundo, porque sobre lo único que tenemos una influencia clara y que podemos cambiar de una manera segura es nuestra manera de vivir (y no la de los otros). Por estos dos motivos, cambiar nuestro estilo de vida es una de las mayores contribuciones que podemos hacer para que los valores que priman en nuestro entorno sean realmente diferentes y mejores.

Cambiar el estilo económico de vida.

Si hay otro elemento que coincide en estas tres llamadas a cambiar el estilo de vida y a modificar la mentalidad que tenemos sobre la manera en la que vivimos, es resaltar que este cambio debe darse en varios elementos que tienen en común ser componentes económicos de nuestra existencia. El que se repite en los tres casos es el consumo, las compras o más en concreto (como lo denomina Benedicto XVI) el consumismo. Además de este, Juan Pablo II habla de ahorros e inversiones, mientras que Francisco habla también de producción. Se trata de cuestiones económicas todas ellas. En una sociedad como la nuestra en la que lo económico tiene una posición preponderante y el tener más aparece como el objetivo prioritario, cuando los obispos de Roma nos piden cambiar el estilo de vida, piensan esencialmente en cuestiones que tienen que ver con vivir la economía de otra manera, orientar nuestro consumo, nuestra producción, nuestros ahorros e inversiones y nuestro quehacer económico en su conjunto en otra dirección.

Renunciar al hedonismo y al consumismo

El origen de este aviso tiene que ver con la constatación de que en muchas partes del mundo tenemos un estilo de vida que pone por delante el pasarlo bien y el disfrutar de la máxima cantidad de cosas, para lo que se exacerba el consumo y la compra de bienes, servicios y experiencias. Esta búsqueda del tener, del experimentar, nos hace ciegos a la belleza, al bien, a la verdad y nos lleva a unos estilos de vida insatisfactorios para nosotros mismos porque siempre queremos más y nunca nos conformamos con lo que tenemos. Unos estilos de vida que nos impiden vivir en armonía con la naturaleza y con la creación y que nos hacen tener siempre prisas y ser insensibles al sufrimiento del otro. Una manera de vivir que nos lleva con frecuencia a dar importancia a lo que no la tiene y descuidar las cuestiones clave de nuestra existencia.

Proponer ese estilo de vida

Por ello los tres papas se empeñan en mostrarnos (como habían hecho otros anteriores) un estilo de vida que no se centra en lo superfluo sino en lo esencial, en el que el tener está al servicio del ser y no al contrario, en el que nos animan a que cuidemos de la creación y tengamos tiempo para disfrutar de ella, a que dejemos de ser consumidores para ser compradores, a que utilicemos nuestros ahorros para mejorar la sociedad en la que nos encontramos y no para incrementar nuestros ingresos y nuestra riqueza, etc. En esencia, un estilo (como dice Francisco en su Encíclica Laudato si 222) que al “hacerse presente serenamente ante cada realidad, por pequeña que sea, nos abre muchas más posibilidades de comprensión y de realización personal. La espiritualidad cristiana propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de gozar con poco. Es un retorno a la simplicidad que nos permite detenernos a valorar lo pequeño, agradecer las posibilidades que ofrece la vida sin apegarnos a lo que tenemos ni entristecernos por lo que no poseemos. Esto supone evitar la dinámica del dominio y de la mera acumulación de placeres.”

 

Etiquetas: ,

¿Cuidamos o explotamos la creación?

Artículo publicado en la revista ICONO, año 119, nº 6, Junio 2017, pág: 26 y 27

17_06 cuidar o explotar la creación_Página_1

17_06 cuidar o explotar la creación_Página_2

Cuando era pequeño me gustaban las historias que transcurrían en granjas. En ellas había distintos tipos de animales que convivían con las personas, los granjeros cultivaban las tierras para que ellos y sus animales se alimentasen de sus frutos, los excrementos eran utilizados como abono y todo se aprovechaba al máximo. Quizá estas historias me recordaran a casa de mi abuela, donde había gallinas y conejos y donde sabía que en otros tiempos habían vivido cerdos en ese corral trasero tan habitual en las casas antiguas de estos pueblos del Horta Nord de Valencia. Las granjas eran una manera de combinar una actividad económica que pretendía obtener recursos monetarios y alimenticios para que las personas que allí viviesen tuviesen una vida digna, con el cuidado de la creación de todo aquello que nos rodea.

Ya no existen granjas, tenemos explotaciones agrarias y ganaderas

Hoy en día es difícil encontrar granjas, lo que abundan son explotaciones agrícolas y ganaderas. Cuando uno va a una de ellas, ya no se encuentra con ese paisaje medianamente idílico con distintos tipos de animales conviviendo en un espacio y una agricultura y una ganadería que se complementan. Ahora encontramos grandes naves industriales en las que se hacinan miles de pollos, o cientos de cerdos, o de ovejas o de vacas… Grandes campos de un solo producto que se extienden a lo largo de muchas hectáreas y cuya cosecha es recogida por máquinas (en ocasiones) o por un elevado número de jornaleros que dejan el producto en cajas para ser llevado directamente a los mercados de las grandes ciudades o a las grandes cadenas de distribución alimenticia. Bosques de una sola clase de árbol que son talados por parcelas cada cierto tiempo. Los sistemas de producción industriales se han introducido en la ganadería, en la agricultura y en la silvicultura, las granjas han pasado a ser explotaciones.

Una explotación no cuida de la creación

Explotar es (según la segunda acepción del diccionario de la RAE): “Sacar utilidad de un negocio o industria en provecho propio.” Por este motivo se habla de explotación y ya no de granja. La dinámica economicista se ha introducido en la gestión de las granjas y estas han dejado de serlo. Los seres vivos que componen la creación han dejado de ser así considerados para pasar a ser simples recursos que utilizamos para nuestro propio provecho. La creación ya no se ve como un todo a cuidar y a hacer fructificar, sino como un lugar del que se sacan recursos para incrementar nuestros beneficios individuales. Al igual que el afán de tener más riquezas deshumaniza a las personas haciendo que se olviden que lo que tienen delante son también personas, el egoísmo economicista deja de ver el entorno en el que se mueve nuestra vida como algo a cuidar para pasar a considerarlo como un espacio a explotar para incrementar los beneficios de quien lo hace.

La denuncia de Francisco

Eso es, precisamente, lo que denuncia Francisco en su última Encíclica Laudato si (2) “La hermana tierra clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que « gime y sufre dolores de parto »” La deshumanización a la que nos lleva ese pecado grave de pensar solamente en nuestro propio interés y de buscar a toda costa el tener más, se traduce en unos problemas medioambientales que no solo están reduciendo la calidad del ambiente natural en el que nos movemos hiriendo al suelo, al agua, al aire y a los seres vivos, sino que también está comprometiendo que las generaciones futuras puedan gozar de un entorno adecuado para su vida en la tierra.

Por una cultura del cuidado

Por ello Francisco nos propone que “junto con la importancia de los pequeños gestos cotidianos, el amor social nos mueve a pensar en grandes estrategias que detengan eficazmente la degradación ambiental y alienten una cultura del cuidado que impregne toda la sociedad” (LS, 231) Esta cultura del cuidado se debe reflejar tanto en un nuevo estilo de vida en el que la búsqueda egoísta del propio bien se cambie por el deseo de construir el bien común con el resto de las personas, a un necesario cambio de estructuras que pretenda, no tanto la explotación de nuestros recursos y la generación de nuevos bienes, como el cuidado de la creación que nos ha sido dada, para que sea el marco en el que vivamos, nos desarrollemos y tengamos una vida plena, nosotros y nuestros descendientes. Por ello, ante la cultura de la propiedad, del hago lo que quiero porque es mío, de la explotación de los recursos, Francisco propone esa cultura del cuidado que pretende la convivencia armónica entre las personas y el resto de la creación. Una cultura que no solo no va en contra de la consecución de los recursos necesarios para vivir, sino que, es la única manera en la que se puede garantizar que en el futuro, las próximas generaciones sigan gozando de ellos.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Cadernos de Ética em chave quotidiana

Em nosso desejo de espalhar os “cuadernos de ética en clave cotidiana” já temos uma página web com dois cadernos nesta língua.

Você pode acessá-lo facilmente:

http://cssr.pt/pim/cadernos-de-etica-em-chave-quotidiana/cadernos-de-etica-em-chave-quotidiana:117

http://cssr.pt/

dsc_5252

 

 

Etiquetas:

Globalización y bien común

Artículo publicado en la revista ICONO, año 119, nº 5, Mayo 2017, pág: 26 y 27

17_5_globalización y bien común_Página_1

17_5_globalización y bien común_Página_2

 

La principal función del Estado en una sociedad es la de velar por la consecución del bien común. El objetivo de toda su actuación, tanto económica, como política o cultural es lograr construir unas condiciones sociales que permitan a todas las personas desarrollarse y perfeccionarse como tales. Si analizamos esta función desde el punto de vista económico, el Estado tiene la obligación de articular sistemas económicos que garanticen a todas las personas un nivel de ingresos mínimo que les permita desarrollar una vida digna. Esto se debe lograr sin menoscabo de la iniciativa de las personas y sus organizaciones, colaborando con el resto de la sociedad civil y potenciando un entorno favorable para la construcción de una sociedad inclusiva, plural, armónica y en la que nadie quede excluido o descartado. Esta es la verdadera vara de medir para saber si un Estado está cumpliendo correctamente su función. El Estado no puede sustituir a la sociedad civil, sino que debe ponerse a su servicio promoviendo que todos sus componentes colaboren en la consecución de ese bien común desde sus propias características y peculiaridades.

Una globalización que no ayuda a la consecución de estos objetivos

Sin embargo, la globalización creciente está llevando a que el poder del Estado nacional se vaya reduciendo progresivamente. Muchas políticas ya no pueden llevarse a cabo por un solo Estado porque la realidad globalizada de la economía deja sin efecto estas medidas tomadas a nivel nacional. La capacidad del Estado de lograr el bien común se ve, por tanto, limitada por una globalización que hace que las medidas tengan que tomarse a nivel internacional para que surtan efectos reales. Si un Estado quiere tomar decisiones que van en una dirección diferente a la globalización va a tener problemas para que estas tengan efectos reales sobre el Bien común. La consecución del bien común es, cada día más, una responsabilidad de la comunidad internacional que debe tomar parte de la responsabilidad del gobierno para perseguirlo.

Una globalización orientada en otra dirección

Sin embargo, nos encontramos ante un proceso de globalización que no tiene un gobierno que la oriente hacia el bien común. La globalización parece perseguir tan solo la consecución de un mayor crecimiento económico. De hecho, cuando políticos y economistas alertan sobre aquellos gobiernos o movimientos que propugnan tomar medidas contra la globalización creciente, siempre aducen que esto puede reducir el crecimiento económico mundial. Una organización económica que se basa en la liberalización total del mercado tiene una serie de fallos que van en contra del bien común, ya que (entre otros) produce e incrementa las desigualdades, favorece la concentración de la producción en pocas empresas por lo que acaba con la competencia y provoca ciclos económicos que hace que la economía vaya muy bien en algunas épocas y muy mal en otras. Estos y otros efectos son los que se están dando a nivel mundial debido a una globalización que se desentiende del bien común y se centra en lograr, tan solo, crecimiento económico.

La DSI propone la necesidad de un gobierno mundial para el bien común

Por todo ello la DSI demanda la necesidad de un gobierno mundial que regule el mercado mundial para que este instrumento válido se ponga al servicio de la construcción del bien común: “Cada día se siente más la necesidad de que a esta creciente internacionalización de la economía correspondan adecuados órganos internacionales de control y de guía válidos, que orienten la economía misma hacia el bien común, cosa que un Estado solo, aunque fuese el más poderoso de la tierra, no es capaz de lograr.” (Centesimus annus 58) Sin una orientación de la globalización en esta dirección, sin una voluntad concretada en una suerte de gobierno mundial, difícilmente el incremento de relaciones económicas internacionales puede beneficiar a todas y cada una de las personas que viven en el planeta. Podrá lograr, eso sí, un mayor crecimiento económico, pero a costa de los problemas ya señalados.

Distintas medidas a tomar

Juan Pablo II hablaba en su encíclica Sollicitudo rei socialis 43 de distintas medidas que podían concretar este gobierno mundial al servicio del bien común. Proponía allí reformar el sistema internacional de comercio, el sistema monetario y financiero mundial, mejorar los intercambios de tecnología entre países y mejorar la estructura de las organizaciones internacionales. Insistía en que es necesario “un grado superior de ordenamiento internacional, al servicio de las sociedades, de las economías y de las culturas del mundo entero” (SRS 43). Todas estas medidas y ese grado superior de ordenamiento debería ser una manera de lograr la solidaridad universal, una cooperación entre los países y entre las personas de distintas procedencias porque existe una fuerte interdependencia internacional de manera que todos somos responsables de todos. El hecho esencial es tomar conciencia de que, tal y como ya afirmaba Pablo VI “la cuestión social ha tomado una dimensión mundial” (PP 3), los Estados nacionales son insuficientes por si mismos para solucionar los problemas globales que hay que abordar y que tienen una dimensión internacional. El problema no es la globalización, sino como organizamos y hacia donde orientamos esta. Precisamos de organismos que dirijan esta hacia un bien común internacional tal y como nos indica la Doctrina Social de la Iglesia.

 

 

 

Etiquetas: ,

Nuevos estilos de vida desde la DSI

Este sábado 3 de Junio estaré en Zaragoza impartiendo una conferencia sobre Nuevos estilos de vida desde la DSI. Será a las 10:00 en el Centro Joaquín Roncal. Espero que nos podamos ver por allí.cartel conferencia Zaragoza

 

Etiquetas:

Ética y empresa

El pasado 6 de Abril de 2017 presentamos en Valencia el cuaderno de ética en clave cotidiana “La Función Social de la Empresa: una propuesta de evaluación ética” con Josep Ochoa Monzó, Director General de Responsabilidad Social y Fomento del Autogobierno de la Generalitat Valenciana.

Aquí tenéis una entrevista emitida en Radio Nacional en la que se resume el contenido de la presentación. También podéis encontrar el resumen del acto en: https://medios.uchceu.es/actualidad-ceu/presentan-una-nueva-metodologia-para-evaluar-a-las-empresas-segun-el-grado-de-cumplimiento-de-su-funcion-social/

Podéis encontrar más referencias de este cuaderno en este blog en:

La función social de la empresa: una propuesta de evaluación ética

Evaluación ética para empresas y entidades del tercer sector

La empresa y su función social
La función social de la empresa

El empresario y el prestigio social
Función versus responsabilidad social de la empresa

 

 

Etiquetas: ,

La Solidaridad (esa palabra con mayúsculas)

Artículo publicado por el Boletín nº 31 de Navidad de 2016 de la Asociación Resurgir (Pág:12-13)

solidaridad resurgir_Página_1

 

solidaridad resurgir_Página_2

Mucho se habla de la solidaridad, es un tema recurrente en ambientes concienciados por ella, pero también en ambientes que no necesariamente la ven como algo positivo. Sin embargo, existen ideas falsas de solidaridad que distorsionan el prestigio de una palabra que puede haberse desgastado para algunos. Solidaridad no es cualquier cosa. Algunos la consideran un simple sentimiento, otros piensan que se da cuando gente que comparte alguna característica se une para luchar por sus propios intereses o contra sus enemigos comunes, otros la ven como un sentimiento que va desde quienes pueden a quienes lo tienen peor para poder ayudarles a mejorar… Pero no, la solidaridad es algo más. La solidaridad, en una primera instancia, es una exigencia ética. No se trata de una moda, de algo que hago porque lo siento así, sino de una opción ética, de una manera de comportarse que elegimos libremente y que determina nuestro modo de actuar y nuestra manera de ser. La solidaridad es una opción que nos anima a prestarnos ayuda mutua, a saber que nuestra felicidad depende no solo de lo nuestro, sino de lo que le sucede a los demás. Soy más feliz en la medida que los otros lo son también. Es la conciencia de que todos somos responsables de todos. Mi opción ética me lleva a ligar mi destino y mis actuaciones a las de las demás personas, a saber que no vivo solo, sino en sociedad y que lo que les sucede a los otros también es de mi incumbencia.

Para profundizar más en este concepto hay que describir los elementos que tiene la solidaridad. El primero es el elemento compasivo. Ser compasivo es intentar empatizar con el otro, saber ponerse en su piel para comprenderlo. Solamente si intentamos pensar, sentir o estar como la persona que tenemos a nuestro lado, podremos ser solidaria con ella. La solidaridad comienza en la empatía, en ser el otro, en sentirse como el otro. Pero no se queda ahí, tenemos que reconocer a ese otro como persona, como igual a mi, con la misma dignidad que yo, con el mismo valor que yo. Lo que la otra persona me aporta es tan valioso como lo que yo puedo aportar, no se puede ser solidario desde la superioridad, desde el estar por encima del otro, solamente se puede ser solidario si estamos a su mismo nivel. Por último existe un elemento de universalización. Todos somos responsables de todos. Ello implica una opción por el bien común y una superación del egoísmo para la transformación de la realidad social y de aquellas estructuras que están perjudicando a los que son más débiles. Solamente en la medida en que somos conscientes de que la construcción de estructuras justas o injustas también es cosa nuestra, que somos también responsables de lo que le sucede a todas las personas que conviven ahora y en un futuro con nosotros, podemos asumir la solidaridad en su sentido más amplio.

La consecuencia directa más clara de estos tres elementos de la solidaridad es que ser solidario supone más “estar con” que “hacer cosas por”. Si optamos por esta segunda opción estamos rompiendo con los dos elementos primeros de la solidaridad: no existe la empatía, no intentamos ponernos en la situación de la otra persona ni la reconocemos como igual, nosotros somos los sujetos activos y la otra persona solamente tiene que dejarse ayudar por quien sabe más que ella. Actuar así no es más que una solidaridad mal entendida que, con frecuencia, tampoco actúa sobre las estructuras que provocan los problemas, con lo que olvida que todos somos responsables de todos. Plantearse la solidaridad como “estar con”, nos abre a saber qué es lo que la otra persona piensa, lo que siente, nos abre a compartir desde la igualdad, a no sentirme ni mejor ni peor, a comprender y a acompañar, a construir nuevas estructuras que aborden de una manera diferente las situaciones ante las que nos encontramos, a levantar la dignidad de muchas personas que creen haberla perdido o que consideran que no la tienen.

Por todo ello, la solidaridad avanza en pos de un horizonte utópico que precisa de la construcción de un nuevo orden social más justo y solidario. Desde una comprensión crítica de la realidad que nos rodea, desde un estar con los demás desde la igualdad y la empatía, la solidaridad tiene una gran capacidad para transformar el entorno en el que nos encontramos a favor de los más débiles. Porque la solidaridad busca las causas de las asimetrías existente en nuestra realidad para intentar evitar en lo posible su reproducción. Mira el bien de todos con lo que supera los planteamientos del corporativismo para optar por un mundo de cooperación más que de competencia. Prima a los más débiles con lo que supera los planteamientos egoístas. La solidaridad sabe acompañar aquellas desigualdades que son inevitables para dar sentido a situaciones que parecen no tenerlo, pero al mismo tiempo actúa para que las desigualdades injustas desaparezcan a través de la construcción de una sociedad más justa. La persona solidaria no hace cosas por los demás, sino que está dando sentido a lo que parece no tenerlo y construyendo una sociedad más justa y más fraterna.

 

 

 

Etiquetas: ,

La relación entre la DSI y las ciencias

Artículo públicado en la revista ICONO, año 118, nº 3, Marzo 2017, pág: 28 y 29

 

17_3 DSI y ciencia_Página_1

17_3 DSI y ciencia_Página_2

 

Una de las cuestiones más debatidas y quizás peor entendidas de la Doctrina Social de la Iglesia es su relación con las ciencias. Esta incomprensión deriva de un siglo XIX en el que el cientificismo tomó una gran importancia y se creía que los conocimientos derivados de la razón eran los únicos válidos para comprender y orientar la realidad, por lo que anulaban totalmente el conocimiento derivado de la religión y todo lo relacionado con esta. Esto provocó un enfrentamiento en el que parecía que, o bien creías en las ciencias o bien en la religión, pero que ambas eran esferas totalmente distintas. Sin embargo, como de muestra la DSI, esto no tiene por qué ser así.

La razón nos ayuda a conocer y comprender el mundo que nos rodea

El origen de esta aparente contraposición es que la DSI trabaja en el campo de la fe, mientras que las ciencias lo hacen en el campo de la razón. Estas no son esferas incompatibles u opuestas sino totalmente complementarias. La razón es un instrumento que tenemos las personas para acercarnos y conocer mejor la realidad que nos rodea desde nuestra naturaleza humana. Podemos estudiar y analizar las relaciones de causalidad que se dan, tanto en la naturaleza como en los fenómenos humanos y sociales y extraer conclusiones precisas sobre estas conexiones. Ello nos permite conocer mejor por qué se da un fenómeno social, prever qué va a pasar en un futuro si se dan unas u otras circunstancias, lo que nos ayuda a tomar decisiones sobre qué hacer o qué no hacer. Este es el campo en el que se mueven todas las ciencias.

La fe nos ayuda a orientar nuestras actuaciones

La fe no nos indica como funcionan los instrumentos, las teorías o las relaciones naturales. No, su aportación está en el campo de los objetivos, de la dirección, de hacia dónde orientar el comportamiento humano. La Fe nos muestra caminos a seguir, objetivos a perseguir, criterios para escoger las sendas según hacia donde nos dirijan estas. Por ello nos orienta sobre cómo utilizar los conocimientos y las herramientas prácticas o teóricas que generan las ciencias. Nos invita a dirigir su uso en una dirección o en otra sugiriéndonos objetivos hacia los que dirigirnos.

Razón y fe se complementan

Mientras que la fe nos señala hacia dónde dirigir nuestra actuación, la razón nos muestra los instrumentos que podemos utilizar para lograr nuestros fines. Los dos se necesitan entre sí. Seguir un fin sin atender a la razón, es dar palos de ciego, es intentar llegar a un sitio sin saber como hacerlo, sin conocer si los instrumentos que utilizamos van a tener o no los resultados deseados. Tener instrumentos y utilizarlos sin saber hacia donde nos dirigimos, qué queremos conseguir o para qué nos sirven, es andar desnortados. Hacer cosas sin conocer el porqué o el para qué, sin una dirección hacia la que dirigirse es estar condenados a aquello que nos avisa la sabiduría popular: “Quien no sabe donde va, seguro que llega a otro sitio”. Utilizar la razón sin seguir ningún sentido conocido nos dirige hacia el lugar equivocado, hacia el sitio al que no queríamos llegar. La DSI ofrece a las ciencias, no nuevos conocimientos, sino una dirección en la que avanzar para que sus aportaciones se pongan realmente al servicio de las personas.

La DSI combina la fe y la razón

La DSI utiliza la fe y la razón y los combina. La fe ilumina a la DSI en el campo de los objetivos, en la dirección a tomar, en los fines hacia los que dirigirse. La fe ayuda a la DSI a saber cuáles son los caminos que orientan la acción social hacia ese mundo mejor en el que reine el amor. Pero para aportar una propuesta válida, la DSI necesita de la razón, necesita dar justificación de que sus propuestas van a dirigir la sociedad en el camino deseado y no hacia otras direcciones. La DSI utiliza las ciencias para que las acciones lleven de una manera eficaz hacia los objetivos que se plantea. Solo así puede tener una mayor certeza sobre que aquellas propuestas que realiza son factibles y le conducen realmente al fin deseado.

La DSI puede mantener un diálogo fructífero con los no creyentes

Este es uno de los principales motivos por los que la DSI puede ser acogida por cualquier persona aunque no sea creyente o cristiana. Al tener una dimensión racional en la que unos objetivos orientados por la fe, son concretados por unas enseñanzas científicas que nos indican como alcanzar estos de una manera más eficaz y cuáles son las principales vías para hacerlo, son fácilmente comprensibles por aquellos que no comparten la fe que ilumina los fines a seguir. Es más, hay muchas personas que comparten los objetivos sociales del cristianismo aún no siendo cristianas, personas que también intentan construir el bien común de la sociedad aunque sus motivaciones para hacerlo no sean de fe. Saber cómo piensan los cristianos sobre la manera de alcanzar estas metas comunes, resulta de claro interés para todos aquellos que estén interesados en mejorar el mundo en el que vivimos. La interacción entre fe y razón permite que esta conexión sea fácil y que se pueda trabajar de una manera sencilla con aquellos que no inspirándose en la Buena Noticia de Jesús, también persiguen unos objetivos similares.

 

 

Etiquetas: