RSS

Archivo de la categoría: Doctrina Social de la Iglesia

Entrevista en el Levante EMV

Para preparare para la presentación del libro “DSI y economía” de esta tarde, podéis leer la entrevista que me han hecho en el periódico Levante de Valencia que ha titulado la entrevistadora:

Enrique Lluch : “En el sistema actual se ama al dinero como a un dios”

Levante emv

Si queréis leerlo, tendréis que ir a su edición en papel o quienes estéis suscritos a la edición digital, podéis encontrarlo en: http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/04/13/sistema-actual-ama-dinero-dios/1703521.html

También ha salido publicado en la página web de la diócesis. Aquí tenéis el enlace:

http://www.archivalencia.org/contenido.php?a=6&pad=6&modulo=37&id=16700&pagina=1

Toda la información sobre la presentación la tienes aquí

Anuncios
 

Etiquetas:

Presentación del libro DSI y Economía en Valencia

El próximo viernes 13 de Abril a las 19:00 en el Palacio de Colomina (Calle Almudín 1) presentaré mi último libro “Doctrina Social de la Iglesia y Economía. Una introducción”

Me acompañarán Vicente Luis Navarro de Luján (Director de Proyección Cultural y Social de la Universidad CEU Cardenal Herrera), Abraham Canales Fernández (Responsable de Publicaciones de la HOAC y Director de Noticias Obreras y ¡Tú!)
Ignacio Grande Ballesteros  (Director de Cáritas Diocesana de Valencia) y espero que todos vosotros

¡Estáis invitados!

invitación libro

Reservaos la fecha en vuestras agendas y podéis extender la invitación a quienes queráis.

Hay sitio para todos.

 

Etiquetas:

He publicado un nuevo libro: Doctrina Social de la Iglesia y economía. Una introducción

Acaba de salir publicado mi nuevo libro: “Doctrina Social de la Iglesia y economía. Una introducción”

Portada del libro

Es un libro destinado a cristianos y no cristianos que quieran conocer el mensaje de la DSI y su aplicación práctica en la economía; a personas curiosas que deseen ver la economía desde otro punto de vista y encontrar claves para elaborar la economía del futuro; a quienes quieran reflexionar sobre el entorno en el que se encuentran y buscar elementos que les ayuden a la acción.

Podéis encontrar toda la información en la página: https://wordpress.com/page/enriquelluchfrechina.wordpress.com/3360

Y podéis comprar el libro fácilmente desde cualquier lugar del mundo en: https://pseditorial.com/inicio/91-doctrina-social-de-la-iglesia-y-economia.html

O pedirlo en vuestra librería habitual.

 

Etiquetas:

El afán de lucro

Artículo publicado en la revista ICONO, año 219, Nº 11 Diciembre, Pág. 26-27

17_12 El afán de lucro_Página_117_12 El afán de lucro_Página_2

En nuestra sociedad actual el afán de lucro se muestra (con frecuencia) como el verdadero motor del cambio. Parece que todos los avances que se dan en ella responden a la iniciativa de personas que buscan innovaciones que les permitan ganar más dinero y enriquecerse. Quienes así piensan no se cansan de mostrar ejemplos que pretenden demostrar que las personas cuyo único fin es enriquecerse son aquellas que logran los grandes progresos de la humanidad y que en esa insatisfacción por el tener más, son más imaginativas a la hora de aportar bienes para la sociedad. Todo ello lleva a que exista una legitimación ética del afán de lucro. Querer enriquecerse no solo se muestra como normal y como el comportamiento racional desde el punto de vista económico, sino que se ensalza socialmente a las personas que solamente buscan este objetivo poniéndolas como ejemplo para el resto de la sociedad. El afán de lucro se convierte así en la base sobre la que se asienta toda la organización económica actual.

Diferenciar el afán de lucro de la necesidad de obtener lo necesario

Lo primero que hay que matizar para profundizar un poco en este tema es diferenciar el afán de lucro con obtener lo necesario para vivir. Aunque algunas personas (de manera interesada o no) los confunden, no son lo mismo. Todos tenemos una tarea vital clara y necesaria que es lograr los recursos suficientes para llevar una vida digna nosotros y nuestra familia. Se trata de un afán que deriva de la vida digna y que está recogido en la oración que Jesús nos dejó para dirigirnos al padre “danos hoy nuestro pan de cada día”. Ahora bien, obtener lo necesario tiene un límite, porque no necesitamos de todo para vivir dignamente, cuando llegamos a unos determinados ingresos ya tenemos lo suficiente y no precisamos de más. Esta es la diferencia esencial entre obtener los ingresos para la vida y el afán de lucro. Este último es ilimitado, siempre queremos más, siempre ansiamos incrementar nuestros ingresos. No es lo mismo, por tanto, el afán de las personas que quieren obtener lo suficiente para llevar una vida digna que el afán de lucro que es siempre ilimitado por definición y que no tiene límite y busca tener más de lo necesario.

El afán de lucro no siempre lleva a lo mejor

Hecha esta diferenciación tenemos que rebatir el argumento de los apologetas del afán de lucro. Por un lado no es cierto que las personas que han realizado los grandes avances de nuestra civilización hayan estado siempre impregnadas por el afán de lucro. ¿Creemos acaso que avances como el fuego, la rueda, el papel, la penicilina, la máquina de vapor… fueron realizados por personas que solo pensaban en enriquecerse gracias a sus inventos? Es tan evidente que esto no fue así que a veces sonroja pensar que hay alguien que sigue pensando que el afán de lucro es la única motivación de las personas que desarrollaron estos avances. La gloria, el orgullo, el solucionar un problema para mejorar algún trabajo, el servicio a los demás para facilitarles o mejorarles la vida, el gusto de inventar por inventar, querer ahorrarse esfuerzos utilizando una máquina o herramienta, la vocación de investigar, etc. Son motivos que pueden llevar a algunas personas a realizar avances en distintos campos útiles para la sociedad. Aquellos que estamos en la Universidad vemos día tras día investigadores en muchos campos que dedican su vida a buscar avances útiles para la sociedad y puedo asegurar que no lo hacen por afán de lucro. Es más, con demasiada frecuencia están hasta mal pagados… Hay que añadir a esto que al contrario, el afán de lucro lleva con frecuencia a actuaciones negativas para la sociedad. No hay más que pensar en la corrupción, las ilegalidades y los delitos cometidos por personas impregnadas de afán de lucro. También podemos recordar como la última crisis fue provocada por un sistema financiero que entró en una espiral de enriquecimiento sin tener en cuenta los riesgos que suponía esta rueda imparable del ganar siempre más.

El cristianismo condena el afán de lucro

Podemos encontrar condenas del afán de lucro tanto en el antiguo testamento (especialmente en los libros sapienciales) como en el nuevo, en los Santos Padres, en la Doctrina Social de la Iglesia y en toda la tradición cristiana. Podríamos poner ejemplos múltiples para mostrar esta condena clara, pero el espacio limitado del artículo me lleva a dar tan solo tres muestras del porqué esta condena tan clara. La primera es que “Nadie puede estar al servicio de dos amos, pues o odia a uno y ama al otro o apreciará a uno y despreciará al otro. No podéis estar al servicio de Dios y el Dinero” (Mt. 6, 24). En este ejemplo está la esencia del porqué de la condena del afán de lucro: porque deshumaniza, porque hace que veamos a la otra persona como un medio para nuestro enriquecimiento, que nos olvidemos de que la otra persona es imagen de Dios y que querer a Dios implica dar importancia a nuestro prójimo y que este sea nuestra prioridad. Por eso cuando Jesús le dice al joven rico que venda todo lo que tiene y le siga, este se va entristecido ¿Cómo va a vender todo lo que tiene si su seguridad está en ello? Defender lo que se tiene y querer tener más se convierte en una prioridad ante la que las personas quedan a un lado “Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas” (Mc. 10, 23). Por eso Pablo de dice claramente a Timoteo “Los que buscan riquezas caen en tentaciones, trampas y mil afanes absurdos y nocivos, que hunden a los hombres en la perdición y la ruina. Porque la codicia es la raíz de todos los males, y muchos, arrastrados por ella, se han apartado de la fe y se han acarreado muchos sufrimientos” (Timoteo 1 6, 9-10). La codicia, que es un sinónimo del afán de lucro, es la raíz de todos los males y nuestro sistema económico está sustentado en ella. Por ello es urgente realizar un cambio de paradigma que lleve a que nuestra economía se base en otros valores.

 

 

 

Etiquetas: ,

Repensar el objetivo económico

Desde el Foro Creyente de Pensamiento Ético-Económico hemos confeccionado un documento que hemos titulado “Repensar el objetivo económico”. En él pretendemos traer al debate económico la necesidad de orientar nuestro desempeño económico en otra dirección que permita poner la economía al servicio del bien común y de la mejora de todas las personas presentes y futuras que habitamos nuestro planeta.

Por ello os invito a que descargéis el documento, y a que lo difundáis y paséis a quien creáis conveniente. Nuestra intención es crear debate y reflexión sobre este tema, para ello es conveniente que se lea, se discuta y se hable sobre estas ideas.

Aquí tenéis tres vídeos que resumen las principales ideas del documento:

 

Etiquetas: ,

Vuelve “Armando Lío” en 2018

Abrimos la matrícula para las sesiones de “Armando Lío” de 2018.

En este caso son dos fines de semana viernes por la tarde (de 17:00 a 21:00) y sábado por la mañana (de 10:00 a 14:00). Los días 9 y 10 de Febrero y 16 y 17 de Febrero.

El programa consiste en cuatro módulos:

1.- LA PERSONA ES LO PRIMERO: Queremos formar personas capaces de ver-juzgar y actuar.

2.- VER, PERCIBIR LA REALIDAD: Aprender a acercarse a la realidad sin estereotipos, sin prejuicios, intentar mirar desde una posición no condicionada.

3.-JUZGAR, VALORAR LA REALIDAD: Aprender a posicionarse ante la realidad, ante lo que vemos y percibimos.

4.- ACTUAR, IMPLICARSE EN LA REALIDAD: Aprender el proceso de tomar decisiones a partir de una línea clara a seguir o de un proyecto de vida

Ya lo sabéis, está destinado a jóvenes de al menos 21 años que quieran formarse en un compromiso activo en la sociedad y tendrá lugar en el centro Arrupe de Valencia.

Podéis inscribiros y encontrar más información en: http://centroarrupevalencia.org/armando-lio/

armando lío imagen para publicidad

Ayudadnos a la divulgación de estas sesiones de formación

 

 

Etiquetas:

Crear estructuras de gracia

Artículo publicado en la revista ICONO, año 219, Nº 10 Noviembre, Pág. 26-27

17_11 estructuras de gracia_Página_1

17_11 estructuras de gracia_Página_2

Tal vez hayamos oído hablar alguna vez de lo que Juan Pablo II denomina “estructuras de pecado”. Se trata de ambientes, instituciones o entidades en las que las personas que participan de ellas se ven inclinadas a actuar de manera egoísta, en contra de ellas mismas o de otras personas. Estas organizaciones o instituciones están estructuradas de manera que aquellas personas que son más egoístas, que fastidian más a los demás, que se comportan yendo en contra del bien común son quienes se ven recompensadas y promocionadas por la entidad. Por el contrario, aquellas que quieren hacer el bien y preocuparse por los demás, que pretenden conseguir el bien común, se ven aquí ninguneadas, excluidas, desincentivadas. Para poder actuar así en estas instituciones o asociaciones necesitan ser verdaderamente valientes y arriesgarse a ponerse en contra de toda la organización.

Ejemplos de estructuras de pecado

Cualquier estructura puede convertirse en una estructura de pecado. No tiene porqué serlo por naturaleza, pero puede transformarse en ella cuando quienes la dirigen o la organizan lo hacen de manera que potencian formas de actuación contrarias a la ética, a la generosidad y a la búsqueda del bien común. Un ejemplo de estructura de pecado fueron los campos de concentración. Muchos de los testimonios de personas que vivieron en ellos demostraban como su estructura demoníaca llevaba a que aquellos que querían sobrevivir en ellos tuviesen que robar de vez en cuando, colaborar con sus carceleros o ser insolidarios con el resto. Esta era la única manera de sobrevivir: afanándose por buscar solo sus propios intereses pasando por encima de quien fuese y olvidándose de quien tenían al lado. Este es un ejemplo exagerado, pero las dinámicas se pueden reproducir en estructuras que de raíz no tienen porqué tener esta característica. Un partido político puede convertirse en una estructura de pecado cuando las personas que quieren medrar en él, en lugar de dedicarse al servicio público, utilizan sus energías en “salir en la foto”, en conspirar contra compañeros, en intentar colocarse junto a aquellos que tienen más poder en ese momento. Una empresa puede convertirse en una estructura de pecado cuando su único criterio es “el negocio por el negocio” y se sacrifica cualquier comportamiento ético en aras de lograr mayores beneficios. Un equipo deportivo puede convertirse en una estructura de pecado cuando su entrenador potencia la competencia entre sus jugadores, cuando vale todo para ganar un partido, cuando se pierde la deportividad… Un grupo de amigos puede convertirse en una estructura de pecado cuando se compite a ver quien se mete más con el otro, a ver quien critica con más gracia al gordo, al orejudo, al alto, al rubio… o cuando para poder ser aceptado te ves obligado a hacer cosas que van en contra de tus convicciones.

Crear estructuras de gracia

Ante una realidad en la que muchas estructuras se convierten en estructuras de pecado, los cristianos tenemos una llamada a la construcción de estructuras de gracia. Estas son aquellas en las que sucede lo contrario de lo descrito hasta ahora. Se trata de instituciones, organizaciones o ambientes en los que las personas que están en ellos, si se dejan llevar por su funcionamiento habitual, acaban haciendo el bien a los demás, tomando decisiones éticas y positivas y viéndose reforzadas como personas. Las mismas instituciones que hemos nombrado con anterioridad y que en ocasiones se convierten en opresoras y negativas para las personas que las componen, pueden ser una fuente de realización y de mejora para aquellas que están directamente relacionados con ellas. Un partido político puede potenciar a aquellos que son mejores servidores de lo público y ayudar a la sociedad a gestionar el bien común y a alcanzarlo de una manera más adecuada. Una empresa puede resultar positiva para las personas que allí trabajan y para la sociedad en la que se encuentra, permitiendo a las primeras un salario suficiente para llevar una vida digna, una ocupación honrosa y potenciadora de sus cualidades y a la sociedad unos bienes y servicios útiles. Un equipo deportivo puede ser una escuela de vida que ayude a comprender la importancia del trabajo en común y de la generosidad entre personas. Un grupo de amigos puede ser el lugar al que acudimos para descansar, para sentirnos más y mejor personas, para crecer con la gente a la que queremos.

Los cristianos estamos llamados a crear estas estructuras

Lograr que una empresa, un partido político, un grupo de amigos, un equipo deportivo, una familia, una escuela, una organización no gubernamental, etc. Se conviertan en estructuras de gracia que sean positivas para quienes están en contacto con ellas o trabajan allí no es fácil. Se trata de una tarea que precisa de personas valientes, que tengan coraje moral para afrontar una tarea ante la cual se encuentran dificultades y resistencias. Pero no solo eso, es preciso prepararse técnicamente para realizar esta labor. No basta con la intención sino que se debe tener una serie de instrumentos y herramientas que permitan lograr esta transformación de las estructuras. Los cristianos estamos llamados a construir el Reinado de Dios en la tierra. La edificación de estructuras de gracia en los lugares en los que trabajamos y desarrollamos nuestra labor habitual es una de las labores de anuncio de la buena nueva que tenemos encomendados. Ser valientes y contar con la pericia necesaria para llevar nuestros objetivos a buen puerto, son dos elementos necesarios para que las estructuras favorezcan a las personas que están en contacto con ellas. El reinado de Dios supone que nos es más fácil y más sencillo que el amor sea el norte que dirija nuestras vidas porque vivimos en estructuras que favorecen que esto sea así. Construir estas estructuras es otra manera de anunciar la buena noticia de Jesús.

 

 

 

 

 
 

Etiquetas: ,