RSS

Evaluación ética para empresas y entidades del tercer sector

Funderética ha elaborado una metodología para que aquellas empresas y entidades del tercer sector que quieran transformar o mejorar su organización en clave ética puedan hacerlo de una manera efectiva y clara.

dibujo-evaluacion-etica

A través de un proceso de evaluación ética, Funderética puede ayudar a cualquier organización para que el cumplimiento de su función social sea el objetivo que diriga todas sus actuaciones. Además, las prepara para una situación nueva en la que tanto el sector público como los consumidores, exigen cada vez más a las empresas y a las entidades del tercer sector, una gestión que apueste por la mejora de la sociedad y no solo por la consecución de sus propios objetivos.

Se trata de una metodología en la que Funderética se convierte en una colaboradora de la entidad o empresa para mejorar su funcionamiento en una clave ética y de cumplimiento de su función social.

Además, la evaluación emite una etiqueta que permite conocer el resultado de la evaluación a terceros que pueden así conocer el desempeño ético de la entidad.

etiqueta-etica_pagina_1

Tienes toda la información sobre cómo se desarrollan estas evaluaciones éticas en: http://funderetica.org/evaluaciones-eticas-para-empresas/ y http://funderetica.org/evaluaciones-eticas-tercer-sector/

Para más información y que nos pongamos en contacto contigo puedes escribir a evaluacionetica@funderetica.org

También puedes conocer los criterios de evaluación en el siguiente enlace: https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/2016/04/25/la-funcion-social-de-la-empresa-una-propuesta-de-evaluacion-etica/

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 22, 2017 en ética empresarial

 

Etiquetas: ,

Qué son las rentas de ciudadanía

Artículo titulado “Rentas de ciudadanía. Justicia social desde el bien común” publicado en la revista Noticias Obreras, número 1592 de Febrero de 2017, pág: 19-26.

rentas-de-ciudadania-justicia-social-desde-el-bien-comun_pagina_1

 

Es un artículo largo que complementa el cuaderno HOAC que tiene el mismo título (https://enriquelluchfrna.wordpress.com/2016/11/15/rentas-de-ciudadania-justicia-social-desde-el-bien-comun/) y otras dos páginas de este blog (https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/2017/02/09/que-es-la-renta-basica/https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/2015/11/23/renta-basica-versus-renta-minima/)

Además, aquí tenéis un artículo interesante que ha salido en la publicación on line “El Español” http://cronicaglobal.elespanol.com/business/renta-basica-universal-antidoto-pobreza_68313_102.html

 

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 20, 2017 en Estado Social

 

Etiquetas:

¿Qué pretende la Doctrina Social de la Iglesia?

17_2-que-pretende-la-dsi_pagina_1

17_2-que-pretende-la-dsi_pagina_2

Si el mes pasado hablé sobre qué es la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) y cómo, desgraciadamente, muchos cristianos saben poco de ella siendo como es (según no se han cansado de repetir los últimos obispos de Roma) una parte esencial de la evangelización y sin la que el mensaje cristiano puede verse desvirtuado, este mes voy a centrarme en lo que es el objetivo final de esta doctrina junto con sus dos dimensiones, de las que los cristianos tenemos tanto que aprender.

Objetivo de la DSI

La primera idea que debemos tener clara es que el objetivo de la DSI es el mismo que el de la Iglesia, es decir, anunciar una buena noticia a las personas y a la sociedad. La buena noticia de que Dios es amor y por ello el amor siembre vence a la muerte. Una buena noticia que nos da esperanza en un mundo desesperanzado, que nos dice que las cosas pueden ser de otra manera, que la fuerza de Dios-amor nos puede liberar del mal, de la muerte, de la de la mentira… Que nos permite ser nosotros mismos y encontrar, no solo un sentido a nuestra vida, sino también una manera de construir un mundo diferente.

La DSI es un motivo de esperanza para nuestra sociedad

Por ello, al igual que la Iglesia, la DSI no viene a establecer obligaciones o normas de obligado cumplimiento, sino a ponerse al servicio de todas y cada una de las personas que componen una sociedad, para que estas puedan realizarse como tales y crecer en humanidad. Ello lo hace proponiendo caminos para la construcción de una comunidad en la que reinen el amor y la justicia, en la que no sea la ambición, el odio, la envidia, la corrupción o la guerra quienes tengan la última palabra. El empeño de la Iglesia a través de la DSI es el de aportar orientaciones que permitan la construcción de esta realidad diferente.

Iluminar una sociedad que olvida a las personas

Ante una realidad en la que, con demasiada frecuencia, la dignidad y los derechos de muchos son ignorados, cuando no pisoteados y eliminados, la Iglesia, a través de su Doctrina Social, cree que las cosas pueden ser de otra manera, que hay caminos que nos llevan hacia una sociedad en la que esto no suceda, que hay maneras de sustentar un comportamiento diferente con unos resultados positivos sobre las personas. Por ello la DSI ayuda a construir un entorno en el que los derechos de toda persona sean promocionados, en los que la dignidad de cualquiera sea reconocida y exaltada, en la que las instituciones sociales estén realmente al servicio de todas y cada una de las personas, no solo de las que convivimos en este momento del tiempo, sino también de las que vendrán detrás de nosotros, de nuestros descendientes.

Para hacerlo la DSI cuenta con dos dimensiones

Para lograr el objetivo de construir el reinado de Dios en la tierra, la DSI pivota entre dos de sus propias dimensiones: la denuncia y el anuncio. La DSI por un lado denuncia, pone el dedo en la llaga, resalta las contradicciones de una realidad que, con demasiada frecuencia, no está al servicio de las personas. No acepta de una manera acrítica la realidad social tal y como se da, sino que la analiza y la estudia a través del prisma de su humanidad, de si está o no al servicio de todas las personas. Por eso la DSI duele y escuece. Porque denuncia la presencia de situaciones y estructuras injustas, porque muestra y señala aquellas circunstancias en las que no se están respetando la dignidad y los derechos de las personas. Porque pone el foco sobre aquellas instituciones y comportamientos que están priorizando otros elementos a costa de sacrificar personas y deshumanizar la sociedad.

Una denuncia que es molesta

Por eso los gobernantes, las autoridades y los grupos de interés o de poder, se ven con frecuencia molestados por la denuncia de una DSI que no tiene miedo en realizar afirmaciones que están cuestionando las bases del poder o de la capacidad para enriquecerse de algunos. Denunciar las estructuras injustas de nuestro sistema económico actual, el abuso de los recursos naturales que está acabando con el medio ambiente, las barreras a los movimientos de personas de un país a otro, las guerras y el enriquecimiento que produce el comercio de armas, la falta de capacidad para generar empleo, etc. Son elementos que molestan, que incordian y que no gustan a aquellos que prefieren que todo se quede como esté, que no hayan cambios, que la realidad sea la actual aunque pueda haber posibilidades mejores.

El anuncio es el objetivo de la denuncia

Pero una denuncia sin anuncio es improductiva. Los colectivos y las personas que solamente denuncian, que siempre están diciendo lo mal que está todo y que se encuentran cómodos en una continua crítica a todo lo que les rodea de la que no son capaces de escapar son improductivos y cansinos. Al final no se les hace caso. La DSI no se queda en la denuncia, sino que es anuncio. La DSI propone objetivos a seguir, muestra valores y criterios de juicio que nos pueden permitir hallar las respuestas adecuadas a los problemas a los que hacemos frente. Nos ayuda a encontrar los caminos que nos lleven a salir de las situaciones injustas. Y el anuncio es mucho más importante que la denuncia, porque esta solamente tiene sentido si es para ponerse al servicio de la esperanza, del compromiso para construir ese mundo diferente y una sociedad mejor. Por ello, la DSI solamente tiene sentido si denuncia para anunciar, para proclamar la buena noticia de que hay maneras de mejorar nuestra sociedad, hay modos de poner las instituciones y las sociedades al servicio de las personas, que esto no es una entelequia sino un camino de crecimiento.

Una llamada a la acción

Esto nos plantea varios interrogantes a los cristianos ¿Somos realmente esperanza para el mundo que nos rodea? ¿Estamos sabiendo transmitir que la DSI tiene unas orientaciones que aplicadas a la política y a la economía pueden ayudar a construir una sociedad más justa y más fraterna? ¿Somos capaces de anunciar la esperanza de que es posible que todo mejore y no estamos condenados a que las cosas siempre funcionen mal? ¿O nos es más fácil condenar y criticar sin resaltar lo bueno que podemos aportar?

 

 

 

Etiquetas:

Qué es la Renta Básica

Os presento un vídeo de 90 segundos en el que se explica alguna de las implicaciones más importantes de la Renta Básica:

Y aquí va una explicación en un audio de algo más de 10 minutos que fue emitido en Radio Nacional para complementar esta información sobre las diferencias entre una renta básica y una renta mínima.

ENTREVISTA EN RADIO NACIONAL

rne

 
1 comentario

Publicado por en febrero 9, 2017 en Estado Social, pobreza

 

Etiquetas: ,

¡No es la economía, estúpidos!

la-opinion-de-murcia

El diario “La Opinión de Murcia” ha publicado un artículo de opinión (muy propio de este diario) en el que resumen la conferencia que impartí la semana pasada en esta ciudad.

El articulista resume las principales ideas que allí expuse, así que si no podisteis asistir, aquí tenéis un resumen para que sepáis de qué hablé.

http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2017/02/04/economia-estupidos/803249.html

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 6, 2017 en Economía humana

 

Etiquetas:

¿Qué es la Doctrina Social de la Iglesia?

Artículo públicado en la revista ICONO, año 118, nº 1, Enero 2017, pág: 26 y 27

17_1_-que-es-la-dsi_pagina_1

17_1_-que-es-la-dsi_pagina_2A principios de este curso estuve de tribunal en una tesis doctoral cuyo tema tenía que ver con la Doctrina Social de la Iglesia (DSI). El doctorando insistió en varias ocasiones durante la defensa de su tesis que la DSI es el “secreto mejor guardado de la Iglesia”. Esta expresión irónica para referirse a la DSI tiene una cierta parte de realidad, porque a pesar de los llamamientos de la Encíclica Mater et magistra (MM) para que “se estudie cada vez más esta doctrina… Se enseñe como disciplina obligatoria en los colegios católicos de todo grado, y principalmente en los seminarios… se incluya en el programa de enseñanza religiosa de las parroquias y de las asociaciones de apostolado de los seglares y se divulgue también por todos los procedimientos modernos de difusión…” (MM 223), muchos nos tememos que esto no es así, que la cantidad de cristianos que conocen, ya no en profundidad, sino tan solo conceptos básicos de la DSI, es bastante reducida.

¿Cuántos cristianos conocen bien la DSI?

De hecho, me encuentro día a día con chavales cristianos que, a pesar de estar involucrados desde la infancia en sus parroquias perteneciendo a los diversos movimientos que hay en estas y recibiendo todos los sacramentos propios de las distintas etapas de madurez, no saben nada de la DSI. En Valencia estamos comenzando unas sesiones de formación para jóvenes de más de veinte años que denominamos “armando lío” y que inciden en esta parte de la formación cristiana. Las personas que las están siguiendo cumplen perfectamente con las características que he comentado con anterioridad. Sin embargo, en la evaluación de las primeras sesiones nos confesaron que todo lo que habían oído era nuevo para ellas, que a pesar de la cantidad de años que llevaban formándose y creciendo como cristianos, este tema les era casi desconocido.

La DSI es parte esencial de la evangelización

El problema que supone esto es más grave si tenemos en cuenta que ya Juan XIII afirmó que “La doctrina social profesada por la Iglesia católica es algo inseparable de la doctrina que la misma enseña sobre la vida humana” (MM 222) y esta misma idea ha sido reafirmada por Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. De modo que si sabemos que la Doctrina Social de la Iglesia es parte ineludible de la evangelización y de la Buena Noticia de Jesús ¿Por qué hay tanto desconocimiento de esta? Todo hace pensar que la afirmación del doctorando que evaluamos a principio de curso no iba muy desencaminada, que esta es una parte de la evangelización que se olvida o se descuida cuando estamos transmitiendo nuestro mensaje de esperanza a las personas de nuestro entorno. Por ello, este año 2017 voy a utilizarlo para que nos acerquemos algo más a esta DSI que forma parte del anuncio de la buena noticia que tenemos los cristianos para todas las personas.

Qué es la DSI

Para comenzar, creo que vale la pena que realicemos un acercamiento a la DSI para saber qué es esta “doctrina de la sociedad y de la convivencia humana que enseña y proclama la Iglesia católica” (MM, 218) Para ello, voy a partir de las tres palabras que la componen para acabar con una definición de la DSI que dio San Juan Pablo II en su encíclica Sollicitudo rei socialis. Comienzo utilizando el diccionario de la Real Academia Española porque sus certeras y breves definiciones nos ayudan a comprender mejor la realidad que hay detrás de cada palabra. El diccionario, en su 23ª Edición, define doctrina como “Enseñanza que se da para la instrucción de alguien” o “conjunto de ideas u opiniones religiosas, filosóficas, políticas, etc. sustentadas por una persona o grupo” indicando expresamente el término de “doctrina religiosa” como ejemplo. Define social como “perteneciente o relativo a la sociedad” e Iglesia como “Congregación de los fieles cristianos en virtud del bautismo”.

Lo que nos aportan las tres definiciones

Combinando estas tres definiciones podemos acercarnos al concepto de una manera sencilla sin necesidad de profundizar más en lo que la misma Iglesia dice sobre este término. La Doctrina Social de la Iglesia es un conjunto de enseñanzas de ideas religiosas sustentadas por los cristianos y relacionadas con la sociedad. Esta es la idea inicial que puede ser deducida de un acercamiento simplemente filológico a la DSI y, como vamos a ver en seguida, considerar que la DSI nos muestra las enseñanzas e ideas que la Iglesia tiene sobre cómo vivir en sociedad, cómo relacionarse con los otros y como actuar en nuestro entorno social actual, no difiere mucho de lo que la Iglesia dice sobre la DSI. Por que La DSI “es una cuidadosa formulación del resultado de una atenta reflexión sobre las complejas realidades de la vida del hombre en la sociedad y en el contexto internacional, a la luz de la fe y de la tradición eclesial. Su objetivo principal es interpretar esas realidades, examinando su conformidad o diferencia con lo que el Evangelio enseña acerca del hombre y su vocación terrena y, a la vez, trascendente, para orientar en consecuencia la conducta cristiana” (Sollicitudo rei socialis, 41)

 
 

Etiquetas:

Conferencia: por una economía humana

El próximo miércoles día 1 de Febrero, voy a impartir una conferencia en Murcia que se titula “Por una economía Humana”.

Será a las 19:30 horas en el Salón de actos del Instituto Teológico de Murcia sito en la
Plaza Beato Andrés Hibernón, junto a la Merced.

Estáis todos invitados

por-una-economia-humana

 

Etiquetas: