RSS

Gratitud, gratuidad y méritos

Os presento este pequeño artículo que habla sobre los méritos y como cuando a estos se les da excesivo protagonisto nos impiden desarrollar los valores de la gratuidad y la gratitud.

 

Etiquetas:

Trabajo y relación en el siglo XXI

Os invito a la conversación que vamos a tener el próximo domingo 12 de Abril entre las 18:00 y las 19:00. Os recuerdo que no es necesario que hayáis venido a las anteriores para asistir a esta. Ni tampoco que volváis a participar en otra futura. Podéis incorporaros a la que queráis sin necesidad de presentaros ni de cumplir ningún requisito. Es entrada libre y podéis invitar a quien queráis.

Esta vez vamos a hablar del trabajo remunerado, algo que nos afecta a todos, y de cómo las tecnologías y los sistemas de producción y comercialización le afectan en este siglo XXI.

El enlace de las conversaciones de domingo es: https://eu.bbcollab.com/guest/48b289d30a1741f7b177fd0c9fbf19f4

Aquí tenéis el breve artículo por si queréis preparar la conversación o no vais a venir.

Trabajo y relación en el siglo XXI

En esta ocasión vamos a realizar una breve reflexión sobre las transformaciones en el mundo del trabajo y en el funcionamiento de las empresas en el principio de un siglo en el que siguen dándose nuevas tecnologías que permiten automatizar muchos procesos productivos, de comercialización y de comunicación. Porque el avance tecnológico no es nuevo y la sustitución de determinados empleos por la utilización de máquinas lleva dándose desde hace al menos dos siglos. Este proceso no llega solo, sino que con frecuencia viene acompañado de cambios en la organización empresarial, en el proceso productivo o de comercialización, que refuerzan el efecto negativo sobre el empleo que tienen los avances tecnológicos.

Hasta el momento, la reducción de determinados empleos por la mecanización, especialmente en el sector industrial, ha venido acompañada por la creación de empleos en otros sectores, que no solo han compensado la reducción causada por los avances tecnológicos, sino que los han compensado con creces dándose una creación neta de empleo. Esto ha supuesto, históricamente, que se han reducido trabajos repetitivos, poco especializados, en los que la capacidad de mejora o de superación de las personas que los realizaban estaba limitada y que estaban escasamente pagados, por otros más cualificados, mejor remunerados y en los que las personas podían verse más estimuladas.

Al mismo tiempo, el crecimiento del tamaño de las empresas potenciado por estas tecnologías y por estos nuevos sistemas de producción y comercialización derivó en un incremento importante de los trabajadores por cuenta ajena. Aquellos que trabajaban para sí mismo en pequeños talleres, en sus propios negocios, se redujeron paulatinamente en un proceso que no ha cesado. Sirva como ejemplo que entre 2002 y 2020 el porcentaje de asalariados en España ha pasado de ser un 80,71% a un 84,37% y esto a pesar de la fuerte campaña de promoción que ha experimentado el emprendedurismo en estos últimos años.

Este trasvase que durante muchos años ha resultado positivo debido a que las empresas podían garantizar un trabajo estable, un salario superior, una seguridad social que mejoraba la conseguida si se trabajaba por cuenta propia y unas condiciones de trabajo menos gravosos para la salud de las personas, parece que no se está dando en estos momentos. Una parte importante de los nuevos trabajos que se están creando son menos cualificados, más precarios, con unos salarios inferiores, menos motivadores porque no necesitan una alta cualificación y con una presión para alcanzar la productividad necesaria que los convierte en poco estimulantes para quienes los tienen.

El hecho de que muchas empresas se estructuren de modo que estandarizan los puestos de trabajo al extremo para lograr que cualquiera los pueda realizar sin ninguna formación y que sea fácil sustituir a cualquier empleado con rapidez (es el modelo que introdujeron las cadenas de restaurantes de comida rápida y que se ha extendido también a otros sectores) no hace más que colaborar en que estos nuevos puestos tengan menor calidad que aquellos a los que sustituyen. Podemos encontrarnos en el primer momento de la historia en el que los avances tecnológicos no están creando unos mejores empleos, sino que están empeorándolos.

Esto se da, también, porque las tecnologías no solo están sustituyendo empleos que eran mecánicos, repetitivos y poco estimulantes, sino que está sustituyendo empleos en los que el componente relacional y la cualificación de la persona que los realizaba eran elementos clave. Esto se está dando en la producción y comercialización de muchos productos y como ya hemos dicho, no depende solamente de la tecnología, sino también de los sistemas de organización empresarial y de las maneras de vender.

El modelo tradicional se basaba en la relación y en la confianza. La imposibilidad de saber sobre todos los temas y de controlar todas las cuestiones a las que tenemos que hacer frente en nuestro día a día, hacía que depositásemos nuestra confianza en el dependiente de una tienda, en la directora de nuestra oficina bancaria, en el profesor de nuestros hijos, en la técnico que nos reparaba nuestro automóvil o el electrodoméstico que se nos había estropeado, en el camarero del restaurante o del bar al que vamos a tomarnos algo, o en la tendera del mercado semanal de nuestra localidad. El intercambio económico conllevaba una relación con otras personas que sabían más que nosotros sobre sus mercancías o servicios y en las que confiábamos para que nos aconsejasen cuál era la mejor opción para nosotros.

Sin embargo hoy, somos nosotros los responsables de buscar la información y conseguirla por nuestros propios medios. No solo en los supermercados en los que solo nos relacionamos con los estantes para escoger aquello que creemos que ajusta mejor con lo que necesitamos, sino también en otra clase de negocios en los que tenemos que buscar nuestra propia información para saber qué comprar o qué no comprar. La situación tranquila que teníamos con anterioridad en la que la confianza en los otros nos permitía utilizar nuestro tiempo para disfrutar de nuestras aficiones, del descanso o de cualquier otra actividad placentera porque no nos preocupaban estos temas sabiendo que alguien ya nos daría la información, se convierte en necesidad de tiempo para informarnos por nosotros mismos, para realizar las gestiones que antes realizaban en las empresas a las que le comprábamos, para buscar productos en unas pantallas que tienen una capacidad de exposición a la vista mucho más limitada que la estantería de cualquier tienda, para hablar con máquinas que no nos entienden y que retrasan que podamos hablar con quien nos puede solucionar el asunto por el que llamamos por teléfono, etc.

Una de las claves de la información es que desconfiamos en unas empresas de las que pensamos que solo pretenden ganar más dinero con nosotros y no establecer una relación de mutualidad en la que ambos ganamos. Por ello es mejor buscar la información por nuestra cuenta para evitar ser engañados. Desconfiamos de quien dice ser egoísta, de quien solamente piensa en sí mismo. La actividad económica se despersonaliza, ya no hace falta relacionarse con otras personas, las máquinas son más útiles ahora, porque ya no precisamos de asesoramiento, del otro que me ayuda. El “hágaselo usted mismo” del que hablábamos en la anterior sesión también se traduce en “infórmese usted mismo”. Así, el trabajo cualificado de quien atiende al cliente, de quien conoce para ayudar, ya no es necesario, la tecnología lo puede sustituir.

No voy a insistir aquí sobre los ahorros de costes que esto puede suponer y como esto repercute en un incremento de los márgenes de beneficio para los propietarios o en la posibilidad de poner el bien más barato manteniendo los beneficios y así poder incrementar las ventas. Pero sí que quiero remarcar que el intercambio económico deja de vivirse como una excusa para la relación, como un momento de la vida en el que converso con otra persona, en el que confío en ella, en el que, a fin de cuentas, vivo. Porque la vida se compone de relaciones, unas más profundas, otras menos, pero somos seres relacionales y una vida plena está basada, precisamente, en esto, en convivir, de estar con otros, en relacionarse con los demás.

Si miramos todo esto desde la lógica del crecimiento económico, de la legitimidad de la búsqueda de beneficios por parte de las empresas o del máximo bienestar por parte del consumidor, todo parece lógico e inexorable (si no tienes en cuenta, claro está, que el consumidor es a su vez el asalariado y sin una remuneración suficiente difícilmente va a poder comprar algo). Por ello tenemos que cambiar la mirada. ¿Qué es lo importante de las empresas, del sistema productivo? ¿Qué nos lleve a tener más entre todos? ¿O que nos permita a todos vivir dignamente en él? ¿O que nos dé unos servicios buenos para cubrir nuestras necesidades? ¿O que potencie y mejore la sociedad en la que se asienta? Solo un cambio de mirada nos puede llevar a plantearnos otras maneras de organizar nuestra economía.

Creo que hay un hueco importante de mercado para aquellas empresas que se basen en la confianza y en relacionarse con sus clientes, para aquellos que vivan su labor empresarial como una manera de colaborar con aquellos que les compran sus servicios o productos. Pero no solo esto, creo que debemos pensar qué clase de sociedad queremos y qué clase de empresas preferimos. Por poner un ejemplo, ¿preferimos ponernos la gasolina nosotros mismos para ahorrarnos unos céntimos (no siempre se ahorran) y que así los dueños tengan un margen de beneficios mayor? ¿O preferimos que nos pongan la gasolina sabiendo que así se está creando empleo y que no tenemos que ensuciarnos las manos ni estar haciendo esa labor?

Podría hacer muchas más preguntas, pero este elemento social de los negocios es una cuestión sobre la que tenemos que preguntarnos. Porque solo a partir de la pretensión de potenciar a aquellas empresas que tienen un planteamiento no centrado en exclusividad en el beneficio, podremos comenzar a pensar en medidas para hacerlo. Muchas de ellas ya las hemos nombrado aquí, pero van desde la transparencia, el consumo responsable, la discriminación fiscal, criterios sociales en las compras públicas, el cambio de planteamiento empresarial, etc.

 
1 comentario

Publicado por en abril 10, 2020 en Actualidad económica, trabajo

 

Etiquetas:

Tecnologías y economía: Cómo se relacionan

El miércoles 8 de Abril entre las 18:00 y las 19:00 tenemos la siguiente sesión de nuestras conversaciones abiertas.

Esta vez vamos a ver las relaciones entre el avance tecnológico y el quehacer económico.

Os remito, como siempre, un artículo de introducción al tema para quienes queráis participar en la conversación y para quienes no queráis o no podáis y os interese leerla.

Recordad que podéis invitar a quien queráis, la entrada y la participación es libre sin ninguna restricción.

El enlace para esta reunión es: https://eu.bbcollab.com/guest/30129850277946ed89b3b541f1d8011f (este enlace valdrá para todas las reuniones de los miércoles)

En esta ocasión vamos a tratar un tema muy extenso como es la relación entre las tecnologías y el quehacer económico. Esto hace que este pequeño artículo y la conversación que podamos tener posteriormente va a ser necesariamente incompleto, solo podremos abordar alguna de las muchas implicaciones y ramificaciones que tiene este tema. Probablemente, necesitemos algún otro artículo y otra conversación para profundizar en otros aspectos que no nos de tiempo a abordar en la primera.

Tecnologías y economía: Cómo se relacionan

Las tecnologías suelen despertar pasiones encontradas. Algunos piensan que son el origen de todos nuestros males y otros ven en ellas la esperanza de que el mundo sea mejor y la posibilidad de solucionar muchos de sus problemas. Esta manera de posicionarse ante las tecnologías no es nueva, proviene de finales del siglo XVIII y se desarrolló especialmente en el siglo XIX cuando el cientifismo tomó tintes religiosos y parte del cristianismo vio las tecnologías como algo intrínsecamente malo. Pero no quiero hacer historia sino aclarar, que desde mi punto de vista, estas visiones están desenfocadas. Porque no son las tecnologías quienes hacen mal o bien a la sociedad, sino cómo las utilizamos las personas.

adentro, apple, colores

Pocas veces podemos encontrar desarrollos tecnológicos intrínsecamente buenos o malos (en este segundo caso se me ocurre las bombas de destrucción masiva a las que me es difícil encontrar algún uso positivo), la mayoría pueden ser utilizados para mejorar la sociedad o para lo contrario. Por poner un ejemplo muy sencillo, una azada puede ser utilizada para labrar un campo o para cavar una fosa en un campo de concentración, la responsabilidad de su uso no es de la tecnología, sino de quiénes la utilizan.

Por eso, cuando hablamos de la tecnología y la economía, estamos hablando de para qué utilizamos esta tecnología, de cuáles son las consecuencias del uso que realizamos de ellas y si estas son negativas, cómo hacer para mejorarlas. Este va a ser el esquema de estas líneas, que abordan, como ya he comentado al principio, tan solo algunos aspectos de esta relación.

La aplicación económica de las tecnologías tiene un objetivo claro en la mayoría de los casos: reducir los costes para incrementar el margen de beneficios de las empresas. Esto ajusta con el fin conjunto de nuestra organización económica y con el camino que se considera más adecuado para conseguirlo: un crecimiento económico elevado que se logre a través de potenciar que empresas y personas busquen su propio beneficio y tengan el menor número de trabas para lograrlo y la posibilidad de precios más bajos para que la gente pueda comprar más con sus salarios.

Una de las maneras para hacerlo es traspasando parte del proceso productivo y de venta del bien o servicio al cliente y ahorrar así costes laborales. Lo podríamos simplificar como el “hágaselo usted mismo”. Así la información la tenemos que buscar en Internet o en las estanterías y dejamos de tener personas asesorándonos en las tiendas, pasamos nosotros los productos por caja, nos ponemos la gasolina, compramos en máquinas expendedoras, montamos nuestros muebles, hacemos los pedidos en el restaurante a través de pantallas situadas en él, realizamos nuestras operaciones bancarias en casa, etc.

También se ha incrementado y generalizado la venta a distancia. Ya no es necesario desplazarse al lugar de venta porque puede adquirir los productos y recibirlos rápidamente en su propia vivienda. Esto permite que se ahorre espacio en tiendas (menos alquileres), en tenderos (menos salarios) y se pueda centralizar en centros de distribución en las afueras (más baratos) que remiten los pedidos a cualquier vivienda de los alrededores. Además, el hecho de poder incrementar la cantidad vendida hace que los márgenes de venta se puedan reducir ganando lo mismo (por cantidad) y se tiende a la concentración empresarial y la reducción de la competencia.

Se facilita la evasión de impuestos a través de llevar las empresas a los denominados paraísos fiscales. Sin un sistema financiero mundial conectado que permite pasar el dinero de un país a otro con mucha facilidad, difícilmente se podrían haber estructurado estas plazas. La facilidad y el abaratamiento del transporte internacional y de las comunicaciones permiten la existencia de empresas que tienen su producción dividida en distintos lugares del mundo buscando los costes más bajos. La posibilidad de mecanizar procesos ahorra costes laborales al sustituir a las personas por máquinas que realizan sus trabajos. Al igual que la venta a distancia, también favorece este proceso la concentración empresarial.

Las consecuencias de esta manera de utilizar la tecnología son varias. La primera es que se reduce el empleo, ya que gran parte de ella surge, precisamente, para esto. La entidad de este fenómeno es discutido por los teóricos. Mientras que algunos afirman que la pérdida de empleo va a ser irreversible, otros recurren a la historia para argumentar que el empleo se reajustará pero finalmente se incrementará. De lo que se habla menos es de la clase de empleo que se va a crear. Porque si bien en el pasado la creación de empleo derivada de la pérdida de trabajos por los avances tecnológicos era de puestos más cualificados y mejor remunerados, en estos momentos parece que está sucediendo lo contrario, y la creación de empleo se da en trabajos menos cualificados, peor remunerados y más precarios.

Los clientes (y con frecuencia los trabajadores) ven incrementado su trabajo, ya que son ellos quienes tienen que cargar la gasolina, teclear sus compras, realizar sus gestiones bancarias, etc. En lugar de ahorrar tiempo y trabajo al cliente, la tecnología ahorra costes a las empresas externalizando labores que antes hacían ellas mismas. El teletrabajo también permite ahorrar costes en oficinas y alquileres, traspasando estos al trabajador. Con frecuencia, esto viene acompañado de una despersonalización del intercambio. Los empleados cualificados que intermediaban entre el bien comprado y el comprador son sustituidos por máquinas y realizamos los intercambios sin contacto entre personas, el elemento relacional de la economía se reduce o suprime. Esto hace que se reduzca casi totalmente la flexibilidad en el intercambio y que sea difícil la gratuidad y la gratitud.

La generalización de las venta a distancia tiene muchos de los problemas anteriores, más otro medioambiental, ya que se incrementa mucho el número de envases (más basuras) y los traslados de los transportistas (contaminación). Algo parecido sucede con la globalización de la producción que conlleva un incremento elevado de los transportes internacionales que incrementan la contaminación. Además, producir en muchos lugares del mundo hace que el uso de recursos aumente ya que los ahorros de costes se realizan por encontrar los factores más baratos, no por ser más productivos, y la necesidad de largos transportes presiona al uso de recursos..

Evitar las consecuencias negativas de las tecnologías se consigue utilizándolas de otra manera o con otras finalidades. Cuando toda la economía se centra en lograr el máximo beneficio, difícilmente se puede cambiar o modificar estos usos. Pero si incorporamos una concepción de la economía como la hablada en la segunda conversación, la manera de utilizar estas tecnologías puede cambiar. Los objetivos de este enfoque diferente irían en la línea de recuperar el componente relacional de la economía, poner las tecnologías al servicio de la mejora del medio ambiente, reducir los trabajos alienantes y no los creativos en la cadena de producción y venta, potenciar aquellas empresas que tuviesen mejores ratios entre empleo y facturación, etc.

Para llevarlo a cabo es preciso, no solo cambiar el objetivo de la economía, sino también establecer una estrategia combinada que debe tener en cuenta los agentes económicos: las familias, a través de su responsabilidad como compradores; las empresas a través de potenciar estrategias que prioricen su función social; las entidades financieras priorizando la financiación ética; y el Estado a través de políticas fiscales y económicas que apoyen a quienes tomen los caminos antes descritos.

 
1 comentario

Publicado por en abril 7, 2020 en Actualidad económica

 

Etiquetas:

Confinamiento y economía

Algunas consecuencias económicas de nuestro confinamiento

 

Etiquetas:

¿Cuánto es lo suficiente? Medir nuestras necesidades

Os invito a la conversación que vamos a tener el próximo domingo 5 de Abril entre las 18:00 y las 19:00.

Esta vez el tema girará en torno a cómo delimitar qué y cuánto es lo suficiente para llevar una vida digna.

Os remito, como siempre, un artículo de introducción al tema para quienes queráis participar en la conversación y para quienes no queráis o no podáis y os interese leerla.

Además, os propongo a quienes participaréis y a quienes no lo hagáis una breve reflexión que utilizaremos en la conversación. Los resultados de la misma nos pueden ayudar a la conversación.

Recordad que podéis invitar a quien queráis, la entrada y la participación es libre sin ninguna restricción. El enlace para este próximo domingo es el siguiente: https://eu.bbcollab.com/guest/48b289d30a1741f7b177fd0c9fbf19f4 (Este enlace valdrá para todas las próximas conversaciones de domingo)

¿CUÁNTO ES LO SUFICIENTE? MEDIR NUESTRAS NECESIDADES

Ante la racionalidad economicista que nos ofrece un camino de progreso en el que tener más siempre es estar mejor, la racionalidad de lo suficiente nos dice que el estilo de vida económico debe centrarse en lograr lo suficiente para llevar una vida digna y conformarnos con ello para poner nuestras energías en llevar una vida plena y canalizar nuestras ansias de mejora por cauces que no sean el de poseer más. El problema que se plantea con frecuencia es cómo medimos lo suficiente, porque hay personas o familias que dicen necesitar más que otras.

En este breve artículo vamos a introducir este tema para entender dónde está la clave de lo suficiente y cómo esto influye, no solo en el nivel de vida al que aspiramos sino también en la satisfacción que recibimos por las cosas de las que disfrutamos, en nuestras exigencias ante la vida, en nuestra disposición ante la gratuidad y la gratitud y, en esencia, en nuestra capacidad para llevar una vida plena.

Para entender y medir lo suficiente tenemos que diferenciar entre necesidades y deseos o apetencias (refiriéndonos siempre a las materiales o económicas, es decir a aquellas que se cubren con bienes y servicios, normalmente a través del mercado). Las necesidades son (desde el punto de vista económico): “Carencia de las cosas que son menester para la conservación de la vida” (RAE) y pueden ser “básicas” o “sociales y de la condición”. Las primeras podemos identificarlas como aquellas que precisamos para sobrevivir, es decir, para no morir de hambre, de frío o calor, de cansancio, de una enfermedad fácil de curar, etc. Es decir: alimentarse, refugiarse del frío y el calor, sanar de las enfermedades para las que tenemos cura, descansar, etc.

Las necesidades sociales y de la condición, son aquellas que no siendo necesarias para la supervivencia, las precisamos para poder vivir dignamente en el lugar que habitamos y para poder desarrollar nuestra profesión (un automóvil, un ordenador, conexión de wi-fi, etc.) Por último, los deseos o apetencias son aquellas cosas que nos gustan, que deseamos poseer o disfrutar de ellas, pero que ni nos son imprescindibles para nuestra supervivencia, ni precisas para vivir dignamente en nuestro entorno, ni indispensables para desarrollar nuestro trabajo remunerado.

Cuando hablamos de lo suficiente para vivir, lo primero que hay que tener en cuenta son las necesidades básicas. Estas son las mismas para todo el mundo aunque su dotación y concreción es diferente según la persona, el lugar en el que vive, la edad que tiene, el tamaño de la familia, etc. Así todos tenemos que comer pero no tiene que comer lo mismo una persona que mida dos metros y pese cien kilos que otra que mida un metro sesenta y pese cincuenta. Tampoco hay que refugiarse igual del frío y el calor si vives en el ecuador o si vives dentro del círculo polar ártico. Las circunstancias determinan la dotación de unas necesidades que son comunes a todo el mundo.

En esencia estas necesidades son objetivas, podemos contabilizarlas y decir cuál es el coste de las mismas dependiendo del lugar en el que se vive y hallar así el mínimo suficiente para cubrirlas. De hecho existen instituciones en diversos países que contabilizan estos mínimos necesarios para una familia. Pongo un ejemplo de una Universidad de Reino Unido que tiene un observatorio que realiza estas medidas: https://www.lboro.ac.uk/research/crsp/mis/ Es evidente que los criterios de contabilización son discutibles, como todo en esta vida, pero estos institutos realizan una buena aproximación a este mínimo vital.

En cuanto a los deseos o apetencias, son bienes y servicios que queremos disfrutar, y que son buenos por si mismos (ir al cine, salir de excursión a la montaña, ver teatro, escuchar música…) pero que no son imprescindibles para llevar una vida digna. Por ello, cuando hablamos de lo suficiente, estos no van a estar incluidos en ello. Podríamos considerar una cantidad mínima que nos permitiesen acceder a algunos de ellos e incluirlo en el mínimo suficiente. Pero esta cantidad, sería pequeña y limitada. Solo para permitirnos disfrutar de algunas apetencias.

La clave para entender la medición de lo suficiente está en las necesidades sociales y de la condición. Porque estas son subjetivas, no puede hacerse un listado objetivo como en las básicas, dependen de cada persona o familia y lo que es una necesidad para unos puede no serlo para otros. En esencia, que una apetencia o deseo se convierta en una necesidad social y de la condición para una persona o familia depende de varios factores.

1.- Externos o sociales. Son aquellos que no dependen de nosotros, que nos obligan a considerar algo como necesidad aunque nosotros no lo queramos. Tener wifi, contar con un teléfono móvil se convierten en necesidad social porque montamos la sociedad de manera que quien no los tiene queda excluido de poder desarrollarse normalmente en muchos campos.

2.- Autoinducidos porque son propios del lugar, de las circunstancias familiares o personales y de la profesión que se realiza. Quien viven en el campo siente como necesidad un vehículo propio para desplazarse pero otras personas que viven en el centro de la ciudad pueden no necesitarlo porque utilizan el transporte público. Para un profesor universitario un ordenador portátil puede ser una necesidad mientras que mucha gente vive muy bien sin tenerlo. Una familia numerosa con varios niños puede necesitar una casa más grande, etc. La diferencia esencial con los anteriores es que estos dependen de las opciones que tomamos en la vida. Somos nosotros quienes determinamos estos factores.

3.- Derivados de las propiedades o de las adicciones. La cantidad de propiedades que se tiene generan necesidades si no se utilizan como fuente de ingresos (en cuyo caso son un capital puesto al servicio de generar rentas), porque toda propiedad genera gastos, seguros, mantenimiento, reparaciones y otros. Una casa, un barco, una autocaravana, una mascota, un automóvil… Todos ellos generan gastos que se convierten en necesidades si queremos conservar nuestra propiedad. Las adicciones (tabaco, drogas, ansiolíticos, alcohol, etc) también me generan la necesidad de mantenerlas. Estos factores también dependen de mis opciones vitales, como los anteriores.

La clave de lo suficiente está en el coste de las necesidades básicas en cada lugar, pero las diferencias de unos a otros se basan, sobre todo, en la cantidad de necesidades sociales y de la condición que se tienen. Cuanto mayores son estas, lo suficiente para vivir bien se incrementará y viceversa. Un ejemplo que nos puede servir para comprender esto está en los jóvenes de hoy. Cuando le pido a mis alumnos o a mis hijos que vean cuáles son sus necesidades sociales y de la condición, siempre son superiores a las que yo tenía a su misma edad (teniendo las mismas características básicas de edad, condición económica y ocupación). Esto supone que para alcanzar los mismos niveles de felicidad y satisfacción con su vida, los jóvenes de hoy tienen que poder acceder a más bienes y servicios de los que necesitábamos nosotros a su misma edad.

Este elemento afecta al nivel de satisfacción de las personas porque para alcanzar un mínimo algunos necesitas más ingresos que otros y esto depende de sus circunstancias personales y familiares, pero esencialmente, de cuáles son sus necesidades sociales y de la condición. A esto hay que añadir otro elemento que es el nivel de exigencia que nos conecta con la capacidad para la gratitud. Las personas que tienen más necesidades sociales, reclaman el derecho a cubrirlas, de modo que si no les alcanza para ello, se consideran insatisfechas. Esto suele tener una relación estrecha con una vida centrada en uno mismo, con aquellas personas que siempre tienen claro lo que les gusta, lo que quieren, lo que necesitan para vivir y lo exigen a los demás y a la sociedad. Alcanzar ese nivel de vida y lograr que todo vaya como a ellas les gusta es la base sobre la que construyen su felicidad. Si no lo logran, su insatisfacción se eleva.

Sin embargo, aquellas personas que logran reducir sus necesidades sociales, cuando alcanzan lo mismo que las otras lo viven, no como un derecho a lo necesario, sino como una suerte de poder disfrutar de lo prescindible, de aquello que son sus apetencias o deseos. Ello les hace que puedan ser felices con mucho menos y que cuando tienen lo que las otras consideran lo mínimo imprescindible, ellas lo vivan con mucha satisfacción desde el agradecimiento por disfrutar de aquello que no merecen y a lo que no tienen derecho. La gratitud es más fácil de vivir cuando se necesita menos, cuando no se precisa que las cosas sean de una determinada manera para sentirse bien, cuando se piensa que se tiene derecho a menos, cuando lo que recibimos es añadido a lo que precisamos para vivir. Teniendo lo mismo que otras personas se puede vivir más agradecido, más feliz, más satisfecho por tener aquello que no se merece, que no se esperaba o que le han regalado otros. Es más fácil así llevar una vida en plenitud y utilizar las energías de mejora en unos campos distintos al económico.

PARA REFLEXIONAR

Esta vez os pediría reflexionaseis sobre cuáles son vuestras necesidades sociales y de la condición. Aquellos que os suméis a la conversación, estaría bien que hubieseis utilizado previamente a ella cinco o diez minutos para pensar en ello. Quienes no os incorporáis, esta reflexión os puede ayudar a vivir desde la racionalidad de lo suficiente.

 

Etiquetas:

El salario digno

Aquí os dejo un pequeño relato sobre el dilema entre subir o no los salarios a las personas que menos cobran en una empresa para que tengan un salario digno.

 
Deja un comentario

Publicado por en abril 2, 2020 en Blog Vida Nueva, trabajo

 

Etiquetas:

¿Quién cuidará a nuestros mayores?

Ahora somos muchos para pagar las pensiones de nuestros mayores y para cuidarlos, pero la estructura de la población española nos dice que esto va a cambiar en pocos años ¿Estamos preparando la nueva situación ante la que nos encontraremos? En este breve artículo hablo de esta cuestión

 

Etiquetas:

Qué estudia la economía y para qué

El pasado domingo tuvimos una conversación fructífera en la que se habló de comercio, de competencia, de modificar el paradigma económico, de qué podemos hacer para redireccionar una organización económica que no parece estár al servicio de las personas y que en situaciones como la actual resulta negativa para los objetivos planteados de luchar contra la plaga.

El proximo miércoles 1 de Abril a las 18.00 tendremos la segunda conversación en la que hablaremos de cómo la idea sobre lo que estudia la economía y para qué lo estudia hace que esta se dirija en una o en otra dirección.

Recordad que podéis invitar a quien queráis, la entrada y la participación es libre sin ninguna restricción. El enlace para este miércoles es el siguiente: https://eu.bbcollab.com/guest/30129850277946ed89b3b541f1d8011f

Aquí tenéis un breve artículo introductorio al tema y que puede ser útil también para quien no podáis sumaros a la convocatoria.

¿Qué estudia la economía y para qué?

En la última conversación fueron varias las personas que hablaron de propuestas para cambiar el paradigma económico. Por eso mi proposición para esta nueva conversación es, precisamente, preguntarnos sobre qué intenta estudiar la economía. Porque la respuesta a esta pregunta nos sirve para enfocar hacia dónde tiene que ir este cambio de dirección de los quehaceres económicos para ponerlos al servicio de las personas y del bien común. Lo que voy a hacer en este breve artículo y sobre lo que hablaremos en la sesión del miércoles 1 de Abril, es describir la idea ortodoxa sobre qué estudia la economía y para qué lo hace para, a partir de esta concepción economicista, ver cómo podemos plantear otra concepción económica que puede llevar a nuestra sociedad en otra dirección.

Para conocer esta idea ortodoxa sobre lo que estudia la economía, no hay más que acudir al diccionario de la Real Academia Española en el que se define economía como la “ciencia que estudia los métodos más eficaces para satisfacer las necesidades humanas materiales, mediante el empleo de bienes escasos”. En esta definición se aborda el campo de estudio de la economía a partir de su finalidad, de lo que se pretende conseguir: de lograr “satisfacer las necesidades humanas materiales”. La ciencia económica busca alcanzar este objetivo de la manera más eficaz posible.

Esta definición está en la línea de las que aparecen en dos de los principales manuales internacionales de economía actuales y que siguen la pauta marcada a principios del siglo pasado por Lionel Robbins (1932: 15)1 que definió la economía como la “ciencia que estudia el comportamiento humano como una relación entre fines y medios escasos que tienen usos alternativos”: Paul Krugman (2015:2)2 define economía como “la ciencia social que estudia la producción, la distribución y el consumo de bienes y servicios” y N. Gregory Mankiw (2012:4)3 la define como “estudio del modo en que la sociedad gestiona sus recursos escasos”.

Se trata, como podéis observar de definiciones asépticas que parecen confirmar el carácter neutral que se le da a la ciencia económica. Lo que queremos estudiar es cómo repartimos los recursos escasos que tenemos para la producción de bienes y servicios. Pero claro, esto necesita un objetivo. Al igual que la medicina estudia las enfermedades para intentar curarlas y mejorar la vida de quienes las padecen ¿Para qué estudiamos cómo gestionar nuestros recursos escasos? La respuesta es fácil, porque todo nuestro sistema económico está impregnado de la obsesión por el crecimiento económico.

Así, el estudio de cómo utilizar estos recursos se centra en conseguir producir más con los recursos existentes. Así, queremos ser más eficientes (producir con el menor número de recursos o producir más con los que tenemos), buscamos incrementar la producción y entendemos los recursos como algo que tenemos que utilizar para poder tener más y más entre todos. La ciencia económica se centra así en cómo hacer esta gestión para lograr que la producción alcanzada sea cada vez mayor.

Creo, sin embargo, que este enfoque de la economía olvida otra dimensión más amplia que tiene la economía. Para enfocar esta voy a centrarme en las palabras del Génesis, ese relato que aparece en la Biblia y que intenta explicar el origen de la tierra y el sentido de nuestra existencia en ella. Tomar esta historia como base nos va a permitir acercarnos a una visión de la economía distinta. Y este acercamiento es válido para cristianos y no cristianos. La historia del génesis nos hace preguntarnos sobre qué hacemos en y con la creación, y no es necesario ser cristiano o creer en esta historia que solo tiene intenciones pedagógicas y no de rigurosidad histórica para poder sacar enseñanzas de ella.

El relato nos dice que Dios creó un jardín en Edén en el que el hombre y la mujer “pudiesen comer de todos los árboles del jardín” (Gen. 2, 17). Así, Dios otorgó a las personas lo que necesitaban para vivir, para cubrir sus necesidades. Pero además, Dios hizo una encomienda al varón y a la hembra que creó: “que guarden y cultiven el jardín” (Gen. 2, 15). Así, las personas tenemos una responsabilidad doble con respecto a lo que nos ha sido concedido para nuestra supervivencia. Que lo guardemos, es decir que lo “preservemos del daño que le pueda venir” (RAE) y que lo cultivemos, es decir que le “demos a la tierra y a las plantas las labores necesarias para que fructifiquen” (RAE). Así, en el plan divino para las personas se centra en que tengamos lo suficiente para vivir y para lograrlo nos encarga que cultivemos y guardemos lo que nos ha sido dado.

Esto nos lleva a una visión diferente del estudio de la economía. Ya no se trata de ver cómo gestionamos los recursos para poder producir cada vez más, ser más eficientes y lograr que la cantidad de bienes y servicios con los que contamos sea mayor. No, la economía tiene otras tres labores que realizar. La primera es organizarnos para que realmente los recursos de la tierra lleguen a todos. Porque todas las personas tenemos el mismo derecho para tener lo suficiente para vivir. La distribución adquiere así una importancia clave en el quehacer económico. La segunda es la responsabilidad de cultivar nuestro jardín, es decir, hacerlo fructificar, conseguir aprovechar bien los recursos que tenemos para lograr que estos sean suficientes para todos. El cultivo, el trabajo aplicado a lo que tenemos, hace que podamos lograr que los recursos den más frutos y podamos obtener más con lo que tenemos.

Por último, tenemos la responsabilidad de guardar lo que nos ha sido dado. No hay que explotar nuestros recursos y agotarlos para lograr los bienes y servicios que queremos, sino que tenemos que utilizarlos, cultivarlos, cuidarlos y garantizar que se mantienen en el tiempo, que no los agotamos, que los recursos siguen ahí. Por eso la imagen del jardín y del jardinero es tan importante. El quehacer económico es el quehacer del jardinero, de esa persona que hace fructificar su jardín, que le saca frutos, flores y lo hace productivo para sacarle rendimiento. Pero que ejecuta esto para lograr lo suficiente, no para incrementar la productividad o sacar lo máximo posible, y que lo hace buscando la armonía, la belleza y el mantenimiento del jardín. El jardinero no quiere agotar el jardín sino que este perdure a lo largo del tiempo.

Así, cuando enfocamos la economía en esta triple dimensión de reparto, cultivo y guarda, las consecuencias son muy diferentes del enfoque ortodoxo que lo único que quiere es ser eficiente para lograr el máximo crecimiento económico. La mirada triple sobre la economía tiene un enfoque mucho más integrado en nuestro planeta (que a fin de cuentas es el jardín del edén que nos ha sido concedido para que vivamos en él y podamos vivir en armonía para que nos dé todo lo que necesitamos para vivir). Con este enfoque dejamos de ser unos explotadores de nuestro planeta para pasar a ser sus jardineros, para lograr que nos dé lo que necesitamos para vivir. Así, con esta mirada diferente cambia el objetivo final de la economía, que deja de ser tener siempre más, para pasar a ser garantizar que todas las personas de ahora y del futuro puedan obtener lo suficiente para vivir. Cambia la apuesta por el crecimiento económico por una apuesta de que todos tengan al menos lo necesario para vivir de manera digna, cambia la explotación de la creación por su cuidado y su guarda, deja de poner lo económico por encima de todo para ponerlo al servicio de la vida.

Para que veáis una concreción de esta cuestión os paso este artículo que salió en Prensa hace dos domingos y que creo que refleja de una manera clara la tensión entre las dos maneras de entender la economía: https://elpais.com/ideas/2020-03-21/a-la-conquista-de-el-dorado-amazonico-por-que-bolsonaro-triunfa-en-el-territorio-mas-salvaje.html

1Robbins, Lionel (1932): An Essay on the Nature and Significance of Economic Science, 1st Edition, London, MacMillan and Co. Limited

2Krugman, P; Wells, R; Graddy, K. (2015): Fundamentos de economía, 3ª Edición, Editorial Reverté, Barcelona

3Mankiw, N. G. (2012): Principios de Economía, 6ª Edición, Paraninfo, Madrid

 

Etiquetas:

Comercio, competencia y coronavirus

Os hago una propuesta. Aprovechar el confinamiento para realizar una conversación sobre cómo el comercio y la estructura empresarial actual está mejorando o empeorando la solución a la crisis sanitaria en la que nos encontramos.

La conversación será el próximo domingo día 29 de Marzo a las 18:00 en el siguiente enlace:

https://eu.bbcollab.com/guest/1828c8eaf25b4be8a893dd33bde1ecee

Pretendo que sea el principio de una serie de conversaciones que podamos mantener sobre temas relacionados con cómo construir una economía para la esperanza. Esto es solo el principio.

Para preparar el tema os sugiero que leáis el siguiente artículo que he escrito hoy:

Comercio, competencia y coronavirus

La presente crisis sanitaria nos ha puesto de frente a unas realidades económicas que algunos desconocían antes de que la situación de confinamiento nos enfrentase a las noticias diarias de la evolución de la pandemia. La primera es constatar que la mayoría del material que precisamos para proteger a nuestros sanitarios y para combatir la plaga se produce en el exterior de nuestras fronteras.

Uno de los motivos principales por los que esto se da es el empeño que tenemos a nivel internacional desde hace años de lograr que el comercio mundial se incremente año tras año. Hemos creado una institución internacional, la Organización Mundial de Comercio, que persigue este objetivo. Como indica en su propia página web: “El propósito primordial del sistema es contribuir a que el comercio fluya con la mayor libertad posible, sin que se produzcan efectos secundarios no deseables, porque eso es importante para el desarrollo económico y el bienestar”. Así, nos parece un motivo de orgullo que el porcentaje del PIB mundial que se comercia haya pasado entre 1995 y 2018 de un 20% a un 30% (según los datos que nos aporta el Banco Mundial). Esto significa que de media en el mundo un 30% de lo que consumimos se ha producido fuera de nuestras fronteras. Este panorama se considera deseable y mejor que el que pasaba hace 25 años, cuando el porcentaje era mucho más bajo.

La segunda realidad que hemos visto en esta crisis es cómo la concentración empresarial elevada que se ha llevado a cabo durante los últimos años y que ha reducido el número de empresas existentes y ha aumentado su tamaño, hace que a la hora de comprar material sanitario solo podamos recurrir a unas pocas empresas que están suministrando a todo el mundo. Esto conlleva, no solo que sus plantas de producción están allende de nuestras fronteras, sino que la demanda de estos productos se concentra en unas pocas empresas que tienen un gran poder ya que pueden priorizar unos u otros pedidos. Así, los servicios de salud tienen que entrar en competencia con otros para lograr que las empresas les suministren a ellos más rápidamente que a los otros. Se entra en una competencia en la que, en lugar de favorecer la bajada de precios y la mejora de bienes y servicios, los precios se incrementan y los únicos beneficiados parecen ser los productores e intermediarios que pueden mejorar sus resultados empresariales gracias a las posiciones de monopolio que mantienen que les permiten subir los precios.

Algunos te dicen que estas dos tendencias que hemos observado en los mercados internacionales estos últimos años son naturales y que no podemos hacer nada ante ellas, sin embargo esta afirmación no es verdadera. Esta situación es el resultado de políticas y de presión que han llevado a cambios legislativos enfocados a lograr, precisamente, estos dos objetivos. No solo la Organización Mundial de Comercio lleva muchos años impulsando políticas para posibilitar que este fenómeno se dé, sino que también grandes corporaciones comerciales y muchos Estados han realizado empeños para que esto fuese así: mejorando las infraestructuras de transporte mundiales, cambiando las normas económicas internacionales, potenciando que las empresas nacionales fuesen cada vez más grandes, aprobando normativas que respaldaban a las grandes compañías reduciendo las posibilidades de las pequeñas, etc.

Esta voluntad se ha llevado adelante argumentando que estas políticas permiten que el crecimiento económico mundial sea mayor. Se argumenta un círculo virtuoso entre más comercio, empresas más grandes, menores precios y mayor crecimiento económico mundial. Así, el objetivo principal que aparece detrás de estas políticas económicas es que la producción mundial anual de bienes y servicios se incremente cada año más y pueda crecer para lograr nuestra meta económica de tener cada vez más. Los grandes beneficiados de estas políticas son las grandes corporaciones que ven, por un lado cómo los Estados generan infraestructuras que les permiten mover con facilidad sus bienes y servicios de un lugar a otro del mundo; por otro, cómo pueden elegir aquel lugar del mundo en el que sus costes son menores para que sus beneficios puedan ser máximos; en tercer lugar cómo la adquisición de tamaño les permite abaratar los productos para incrementar sus ganancias totales gracias al incremento de las ventas; por último cómo hemos construido una estructura financiera internacional que les permite mover los fondos de un lugar a otro y encontrar lugares en los que los pagos de impuestos sean más reducidos.

Los problemas que esto genera creo que los estamos observando con esta crisis. Así que creo que debemos recordar algunas cuestiones que deberíamos replantearnos a la hora de pensar en qué clase de economía internacional queremos para nuestro futuro. El primer punto sería si realmente es deseable que cada vez mayor porcentaje de nuestra producción se venda en un país diferente al que se produce ¿Por qué la situación actual es mejor que la de 1995? ¿Por qué es mejor que el porcentaje de producto importado sea un 30% en lugar de un 21%? Además, el comercio internacional tiene un impacto ecológico importante que no tenemos en cuenta (y que no voy a describir aquí) con unos costes medioambientales que no se incorporan en los precios. Así, el primer punto a replantearse es si no es hora de reducir el porcentaje de comercio internacional existente en nuestro planeta. Si no deberíamos plantear como deseable que los bienes se produjesen lo más cerca posible del lugar en el que se consumen. Las nuevas tecnologías y los sistemas de producción nos permitirían lograr esto sin demasiados problemas y evitaríamos algunos de los inconvenientes que genera la producción en masa en lugares del planeta alejados al nuestro.

La segunda propuesta sería la de incrementar el mercado. Ante la reducción de los mercados que supone el incremento del tamaño de las empresas y la reducción de su número ¿Por qué no potenciar la existencia de más empresas y de tamaño más pequeño? ¿No es mejor una estructura de mercado donde exista más competencia para que el poder esté en los compradores y no en los productores como en la actualidad? ¿No podemos penalizar a las grandes empresas y potenciar las pequeñas ayudando así también al desarrollo de los emprendedores que dan frescor a los diferentes sectores económicos?

Es evidente que estas dos medidas que parecen esenciales para evitar problemas como el que tenemos ante nosotros en estos momentos tendrían que acompañarse de un paquete de medidas y, evidentemente, por un cambio de paradigma económico. Pero esto es por lo que tenemos que trabajar en la construcción de una economía para la esperanza, de un sistema económico que ante un problema como el actual sea una ayuda para todos y no un obstáculo para la curación de las personas y la mejora de la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos.

OS ESPERO EL DOMINGO, HABLAMOS….

 
1 comentario

Publicado por en marzo 27, 2020 en Actualidad económica

 

Etiquetas:

Sed prudentes

La sabiduría bíblica nos anima a la prudencia

 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 26, 2020 en Blog Vida Nueva

 

Etiquetas:

Para quién son los bienes de la tierra

En época de escasez de materiales para la cura de todos los infectados ¿Qué dice la Doctrina Social de la Iglesia sobre para quién son los bienes que producimos?

 

Etiquetas:

Criterios para elegir

La economía nos habla del coste de oportunidad como criterio para elegir en las decisiones económicas, pero este no tiene por qué ser ni el único ni el mejor criterio para tomar nuestras decisiones.

 

Etiquetas:

Imagen

Ser solidario para transformar la sociedad

 

Etiquetas:

Las deudas y la libertad

Aquí un pequeño relato que habla sobre la relación entre nuestras deudas y nuestra libertad

 

Etiquetas:

Emprender con valores

El viernes 28 en Madrid Acción Social Empresarial organiza una jornada de cara al encuentro de Economía de Francisco en Asís

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 27, 2020 en economía de Francisco

 

Etiquetas:

Dinero y avaricia

Aunque algunos piensan que el dinero es el origen de todos los males, el dinero en sí mismo no es malo, es un instrumento útil, el problema no se encuentra en él…

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 20, 2020 en Blog Vida Nueva

 

Etiquetas:

Religión y economía ¿Qué es la Economía del Papa Francisco?

El viernes 21 de Febrero a las 9:30 en la Universidad de Sevilla (Departamento de Análisis Económico y Economía Política. Avda. Ramón y Cajal nº 1. Planta 1. Ala izquierda) voy a hablar sobre este tema con todos los que os acerquéis por allí.

Estáis todos invitados, os espero…

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 19, 2020 en economía de Francisco

 

Etiquetas:

La realidad que es en Almàssera

El próximo sábado 15 de Febrero presentamos el VIII Informe FOESSA en Almàssera a las 10:30. Estáis todos invitados, os esperamos

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 12, 2020 en pobreza, Privación

 

Etiquetas:

Esconder las debilidades

Aquí tenéis otro breve artículo sobre como la espiritualidad economicista nos lleva a avergorzarnos de nuestras debilidades y construir una imagen que no es fiel reflejo de lo que somos.

 

Etiquetas:

Acompañando a morir, se aprende a vivir

El jueves 20 de Febrero a las 19:00 en Sevilla (Caixa Forum) organizamos una jornada sobre el acompañamiento en la fase final de la vida. Participarán las tres autoras de nuestro cuaderno de ética en clave cotidiana “Acompañar en la fase final de la vida”

Si queréis descargar el cuaderno en el que encontraréis por escrito el tema que hablaremos en la jornada, podéis hacerlo en: https://funderetica.org/wp-content/uploads/2019/10/ceec13-2-2.pdf

 
 

Etiquetas:

Propuestas para una economía diferente en Torrent

El lunes día 10 de febrero a las 20.30 de la noche tendrá lugar en Torrent una nueva sesión de su Foro de Opinión en la que seré el ponente y que tendrá como tema principal “Propuestas para una economía diferente” .

El encuentro será en el restaurante Casa el Chesús que está en la calle Gómez Ferrer 104 de Torrent. Si queréis incribiros debéis confirmar previamente la asistencia al email: forotorrent@gmail.com

 
 

Etiquetas:

Presentaciones del informe sobre exclusión y desarrollo social en la Comunidad Valenciana

Hola, esta semana vamos a presentar el informe sobre exclusión y desarrollo social en la Comunidad Valenciana.

El martes 4 a las 20:00 será en Algemesí, el miércoles 5 a la 20:00 en el auditorio de Cuartell y el sábado 8 a las 9:30 en ESIC (Blasco Ibáñez 55) en Valencia. Animaos a participar en alguna de ellas.

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 2, 2020 en pobreza, Privación

 

Etiquetas:

El voluntariado y los jóvenes

Un pequeño artículo sobre como se articula el compromiso juvenil cristiano y qué pasa cuando se llega al momento de transición hacia la edad adulta.

 

Etiquetas:

El arte del escaqueo

Os presento un pequeño relato sobre un arte que es potenciado por nuestro sistema económico: el escaqueo

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 23, 2020 en Blog Vida Nueva

 

Etiquetas:

Economía de Francisco en Valencia ¿Funciona una economía basada en el crecimiento?

Queridos amigos: Esperamos que hayáis disfrutado de las Navidades y hayáis empezado con buen pie el nuevo año 2020. El equipo de The Economy of Francesco en Valencia viene cargado de ilusión para un año apasionante. ¡Qué mejor manera que daros la bienvenido presentando el II encuentro! El encuentro se titula “Una economía basada en el crecimiento, ¿funciona?”, será impartido por Enrique Lluch Frechina. Esperemos que sea de vuestro agrado, contamos con vuestra participación. De igual forma os animamos a invitar a todo aquel que pueda estar interesado y a difundir el cartel y el texto por redes sociales. A continuación os pasamos la presentación del evento y unos sencillos deberes para poder aprovechar más la reunión. Por último, os rogamos puntualidad para poder disfrutar del encuentro, se agradece si podéis llegar a las 18:25. Muchas gracias, un abrazo, ¡hasta pronto! 

Presentación del encuentro El sistema económico actual mundial, el capitalismo, ha hecho posibles grandes avances para la humanidad que se antojaban difíciles, entre ellos, la reducción de la mortalidad infantil, el aumento de la esperanza de vida o el aumento del acceso a la educación. No obstante, en las últimas décadas han asomado problemas acuciantes que ponen en jaque a la humanidad, como son la desigualdad y el deterioro medioambiental. Es necesario un cambio de paradigma que transforme nuestra economía en un sistema más justo, inclusivo y ambientalmente consciente. El economista Enrique Lluch Frechina nos desgranará en su ponencia estos y otros aspectos del sistema económico actual. Te esperamos el domingo día 26 de enero a las 18:30 en el Centro Arrupe (Gran Vía Fernando el Católico, 78). 

 

Etiquetas:

La economía en nuestra vida

La próxima reunión de la Economía de Francisco en Zaragoza es este jueves 23 a las 20:30 en la parroquia del Perpetuo Socorro en la calle Goya nº 7

Estáis todos invitados a venir y a ayudarnos en la difusión.

 

Etiquetas:

Economía de Francisco en Alicante

Esta vez comienza el grupo de Economía de Francisco en Alicante.

El próximo viernes 31 de Enero a las 18:30 en la sede de Cáritas en la C/ Águila 33, 3º

Si queréis inscribiros podéis hacerlo en: INSCRIPCIÓN

Os pedimos que nos ayudéis a la difusión. Para ello podéis pasar por whatsapp, instagram o la red social que prefiráis la siguiente imagen y el texto que aparece abajo:

Encuentro preparatorio “The Economy of Francesco” en Alicante
Un espacio para reflexionar conjuntamente sobre propuestas para mejorar el sistema económico. El empobrecimiento de los países del sur, la desigualdad acuciante, los problemas medioambientales… Los jóvenes debemos dar una respuesta a estos problemas de hoy y empezar a crear una cultura económica solidaria y sostenible. Desde los encuentros en Alicante, nos uniremos a jóvenes de todo el mundo que buscan este mismo objetivo por medio del proyecto internacional que será “The Economy of Francesco (https://www.francescoeconomy.org/)”.
¿Cuándo? Viernes 31 de Enero, a las 18:30
¿Dónde? Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante, C/ Águila 33-3º Alicante
¿Para quién? Jóvenes de 20 a 35 años
Inscríbete en: INSCRIPCIÓN

Información en: https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/?p=3921

Contacto: economyfrancesco@caritasoa.org

 
 

Etiquetas:

Lo que realmente importa es comprar

Ahora que estamos ya en rebajas, os paso una reflexión a propósito de las luces de navidad de mi pueblo, Almàssera, y su relación con las fiestas de guardar del economicismo.

 

Etiquetas:

Conferencia en Girona 2020

El pasado sábado 11 de enero impartí una conferencia en Girona sobre cómo puede el cristianismo iluminar a la economía.

Aquí tenéis los ecos de la misma en la página web de los cursillos de cristiandad en Girona

https://cursetsgi.wordpress.com/category/formacio/

Y aquí en el Bisbat de Girona:

http://www.bisbatgirona.cat/ca/noticies/15325-leconomista-enrique-lluch-proposa-el-cristian.html

Y aquí el audio de la conferencia para quienes queráis escucharla. Eso sí, está en Valenciano, así que quienes no lo habléis podéis introduciros en esta preciosa lengua.

https://www.ivoox.com/46541244

 

Etiquetas:

Encuentro nacional de Economía de Francisco en Sevilla

Os invitamos al primer encuentro nacional de Economía de Francisco que vamos a hacer en Sevilla el próximo 22 de Febrero.

Estáis invitados todos aquellos que os interese saber más sobre este proyecto de pacto para construir la economía del futuro, sobre el encuentro de Asís y sobre lo que se está haciendo en España.

Si queréis inscribiros podéis hacerlo en https://forms.gle/pfvZrSeSRU27dzCk9 y si necesitáis más información os la podemos dar en economy.francesco.sevilla@gmail.com

Animaos a venir y a ayudarnos a difundirlo. Si queréis pasarlo por vuestras redes sociales os animamos a que utilicéis la siguiente imagen y el texto que la sigue:

Francisco ha convocado a jóvenes de todo el mundo a Asís para realizar un pacto” para cambiar la economía actual y dar un alma a la economía del mañana.” (https://es.zenit.org/articles/francisco-convoca-a-los-jovenes-para-cambiar-la-economia-actual-en-asis/)

En distintas provincias españolas hay jóvenes trabajando en esta clave. Queremos invitaros a quienes estéis interesados en construir esta economía del mañana (vayáis o no a Asís y estéis ya trabajando en ello o no) a venir al primer encuentro español que vamos a hacer en torno a la Economía de Francisco en Sevilla el 22 de Febrero. Podrás encontrarte con personas que comparten tus mismas inquietudes y saber más sobre el encuentro de Asís y lo que podemos hacer desde nuestros lugares de procedencia.

Puedes encontrar la información en: https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/2020/01/09/encuentro-nacional-de-economia-de-francisco-en-sevilla/ e inscribirte en:  https://forms.gle/pfvZrSeSRU27dzCk9

Anímate y si te apetece, ayúdanos en la difusión pasando este whatsapp

PROGRAMA DEL ENCUENTRO

10:00-10.45 Introducción sobre la Economía de Francisco: Un pacto

11:00-12:00 Trabajo en grupos sobre qué supone la Economía de Francisco

12:00-12:30 Momento galleta

12:30-13:00 Puesta en común

13:00-13:45 Mesa redonda sobre el trabajo anterior

COMIDA

15:30-16:15 Lo que ya se está haciendo en España: Los jóvenes

16:30-17:30 Grupos temáticos sobre:

  1. Crecimiento y alternativas
  2. Finanzas
  3. Empresas
  4. Pobreza e inmigración
  5. Consumo y estilo de vida
  6. Espiritualidad y economía
  7. Medio Ambiente y economía

17:30-18:00 Momento galleta

18:00-18:30 Puesta en común

18:30- 19:30 Mesa redonda sobre nuestras propuestas de mejora

19:30-20:15 Como trabajar por el pacto desde España: El futuro

 
 

Etiquetas:

¿Puede el cristianismo ser una buena noticia para la economía? en Girona

El próximo sábado día 11 de enero a las 20:00 en el Casal Bisbe Cartañà sito en la C/ Antic Roca 38 A de Girona (17003) Impartiré la conferencia ¿Puede el cristianismo ser una buena noticia para la economía?

Estáis todos invitados y podéis extender esta invitación a quien queráis.

Si queréis un adelanto de lo que allí se expondrá, podéis verlo en el siguiente enlace:

https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/2019/07/26/es-el-cristianismo-una-buena-noticia-para-la-economia/

 

Etiquetas:

Los mejores de 2019

Durante este año he mantenido una serie de entradas para este blog que versaban sobre cinco temas:

1.- Biblia y economía

2.- Economía y Doctrina Social de la Iglesia

3.- Temas actuales de economía

4.- Breves relatos sobre temas económicos

5.- El espíritu del economicismo y la transcendencia

Aquí os pongo el enlace directo a todos ellos para quienes os interese leerlos o tenerlos recopilados por temas:

1.- Biblia y economía

El pan nuestro de cada día

Guardar y cultivar nuestro Jardín

Bienestar y esclavitud frente a libertad y confianza

Amar a dos amos

¿Qué nos da seguridad?

2.- Economía y Doctrina Social de la Iglesia

El bien común

El crecimiento económico y la DSI

Qué es la solidaridad

Ser solidario es algo más

3.- Temas actuales de economía

Comprar sin relacionarse con el otro

Hágaselo usted mismo

Economía ¿Competimos o cooperamos?

El Black Friday y el cambio climático

El cambio climático es una cuestión económica

4.- Breves relatos sobre temas económicos

Aquel viaje tan maravilloso

En el templo (centro) comercial

Vamos de compras

Compro, luego soy

5.- El espíritu del economicismo y la transcendencia

El espíritu del economicismo

El economicismo, una nueva religión

 
Deja un comentario

Publicado por en enero 6, 2020 en Blog Vida Nueva

 

Etiquetas:

¿Qué nos da seguridad?

Nuestros apegos nos dan una falsa sensación de seguridad. Entre ellos están los económicos que nos mantienen atados e incapaces de ser creativos y dar pasos hacia adelante, porque preferimos mantenernos recostados en nuestro sofá. En este breve artículo ofrezco una mirada bíblica a este apego al bienestar.

 
1 comentario

Publicado por en diciembre 31, 2019 en Blog Vida Nueva

 

Etiquetas:

Amar a dos amos

Cuando se ansía tener más y se ama esto sobre todas las cosas, el dinero se convierte en un Dios que es incompatible con el verdadero Dios.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 26, 2019 en Blog Vida Nueva

 

Etiquetas:

Conversaciones de profesores en torno a la Economía de Francisco

Hemos creado en Valencia un grupo de profesores de enseñanzas no universitarias que quieren conversar sobre temas relacionados con la Economía de Francisco.

En él hay profesores de infantil, primaria, secundaria, bachillerato y ciclos formativos que quieren profundizar en una economía más humana enraizada en el humanismo cristiano a través de conversaciones mensuales en torno a los temas que vamos determinando en cada momento.

La vocación con la que nacen estas conversaciones es la de poder aplicar lo que en ellas se trata en la labor docente y de gestión en sus respectivos centros educativos, compartir ideas, experiencias, metodologías, conocimientos, enseñanzas, que nos puedan ayudar a mejorar los valores económicos que transmitimos a nuestros alumnos.

La próxima conversación será el día 8 de Enero a las 19:00 en el Palacio de Colomina de la Universidad CEU Cardenal Herrera (Calle Almudín 1) y la periodicidad es mensual.

Si quieres sumarte a la iniciativa envía un email a Jesús Llopis (xesusetinho@hotmail.com) que es la persona encargada de la logística para que os envíe el material y os mantenga informados.

Si quieres ayudarnos a la difusión de este grupo, comparte este enlace, te estaremos agradecidos.

 

Etiquetas:

2º Encuentro de economía de Francisco en Jaén

El próximo jueves 19 de Diciembre tendrá lugar el 2º encuentro de economía de Francisco en Jaén. Esta vez versará sobre ¿Tienen las empresas responsabilidad social? ¿Realmente da el dinero la felicidad?

Estáis todos invitados y os animo a que difundáis el evento entre los jóvenes de la provincia.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 16, 2019 en economía de Francisco

 

Etiquetas:

Economía Básica de Francisco en Zaragoza

El próximo lunes 16 tendrá lugar la segunda reunión de la economía de Francisco en Zaragoza. Será a las 20:30 en la parroquia del Perpetuo Socorro en la Avd. Goya 7.

Estáis todos invitados y no dudeis en invitar a todos los jóvenes que estén interesados en participar en construir una sociedad mejor.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 13, 2019 en economía de Francisco

 

Etiquetas:

El cambio climático es una cuestión económica

Si no abordamos el cambio de paradigma económico y dejamos de pensar solo en el bienestar, difícilmente podremos hacer algo efectivo en materia de cambio climático. En este breve artículo hablo sobre este tema.

 

Etiquetas:

Educar en Economía Solidaria en Sevilla

Queremos que educar en la Economía de Francisco sea algo que se comience en la Escuela.

Por ello volvemos a lanzar el curso para directivos y profesores de centros educativos “Educar en valores económicos solidarios en el aula” en Sevilla

Se realizará en Enero, las tardes de los dís 23 y 24 en el colegio San Antonio María Claret sito en la Avenida Padre García Tejero, 8 de Sevilla, en horario de 15:30 a 20:30

Apuntaos lo antes posible, porque las plazas son limitadas.

Os invito también a que lo difundáis a todos aquellas personas que conozcáis que trabajan en centros educativos

Aquí tenéis toda la información:

Enlace a la página de Economía de Francisco

 

Etiquetas:

¿Y si somos más libres y más felices dando que acumulando?

The economy of Francesco Valencia. Primer encuentro de formación: Consumo… ¿Luego existo?

Vuelve navidad, vuelven los regalos… ¿Te has planteado si nuestro ritmo de consumo es sostenible? ¿Qué pasa con los residuos que generan nuestros regalos? ¿Alguna vez has pensado acciones concretas para reducir tu consumo? ¿Te gustaría consumir respetando el medio ambiente?

Comparte estos y otros interrogantes e inquietudes con jóvenes.

Te esperamos el domingo día 15 de diciembre a las 18:30 en el Centro Arrupe (Gran Vía Fernando el Católico, 78)

Para preparar el encuentro aquellos que tengáis ganas y tiempo tenéis el siguiente cuaderno: https://www.cristianismeijusticia.net/sites/default/files/pdf/es123.pdf . Si no tenéis tiempo para leéroslo todo antes del domingo, centraros en el capítulo 1 (páginas 3 a la 13). Incluso si no podéis leer nada, no os preocupéis, el domingo tenemos un magnifico ponente al que le podremos preguntar dudas. 


El equipo de organización os pide que sigáis difundiendo entre vuestros amigos, familiares, compañeros… Estáis todos invitados…

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 9, 2019 en economía de Francisco

 

Etiquetas:

Jóvenes se reúnen en torno a la Economía de Francisco en Jaén

El pasado jueves, 21 de noviembre de 2019, tuvo lugar en Jaén el primer encuentro de jóvenes que participarán en el movimiento iniciado por el Papa Francisco “Towards the Economy of Francesco”.

Al mismo acudieron estudiantes de diferentes ámbitos educativos, así como docentes de las universidades de Jaén y Granada.

El encuentro comenzó con una presentación por parte de cuatro estudiantes del área de Derecho, Economía e Informática de la Universidad de Jaén. En ella se explicó el objetivo de la propuesta del Papa para fomentar el conocimiento y el desarrollo de alternativas al sistema económico actual, con la finalidad de generar unas condiciones de vida más igualitarias en la población mundial, así como más respetuosas con el medioambiente.

Del mismo modo, se explicó cómo sería la dinámica de los próximos encuentros y la temática que se tratará. Concretamente el grupo de la ciudad de Jaén se centrará en las siguientes cuestiones:

  • Centrándonos en lo importante: ¿Realmente el dinero da la felicidad?
  • La RSC: ¿Tienen las empresas alguna responsabilidad social y medioambiental?
  • Comentario de las principales conclusiones de la Cumbre del Clima de Madrid 2019

Para acabar la introducción se reprodujo un vídeo de Joan Antoni Melé (YouTube: Banca Ética; El valor de lo humano) que muestra la importancia que tiene en nuestras vidas el planteamiento de estos temas.

A continuación, el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Granada, Jorge Guardiola, habló sobre los nuevos retos de la economía social y sobre la importancia que tiene el conocimiento y la implicación de los jóvenes en la materia para conseguir modificar el sistema actual.

Tras la charla del profesor Guardiola se formaron cuatro grupos de entre cinco o seis jóvenes y un profesor cada uno para debatir sobre alguno de los retos indicados, así como para proponer ideas efectivas para conseguir un cambio en sus entornos más cercanos.

En cada grupo, los jóvenes compartieron sus ideas aprendiendo de aquéllas que proponían los demás y siguiendo los consejos expertos de los profesores, quienes motivaron a realizar cambios concretos en el día a día.

Para finalizar el encuentro se abrió una ronda de preguntas e intercambio de las ideas más significativas que habían surgido en cada grupo. Se pasó una encuesta con temas para tratar en la próxima reunión y nos despedimos de los profesores invitados.

Por último, un gran número de participantes fuimos tras el encuentro a tomar un aperitivo para terminar así la tarde con el estómago lleno y celebrar el éxito del encuentro.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 8, 2019 en economía de Francisco

 

Etiquetas:

Ser solidario es algo más

Ahora que se acerca la navidad, os presento un pequeño artículo que versa sobre las implicaciones personales que tiene la solidaridad

 

Etiquetas:

El espíritu del economicismo y la trascendencia

Aquí os presento una conferencia que di en español el pasado sábado día 30 de noviembre en Oporto.

Presento una visión diferente de la cuestión económica, abordando esta desde el espíritu economicista que prima en muchas personas e instituciones, en el convencimiento de que el cambio de mentalidad necesario para construir una sociedad mejor, pasa por la potenciación de una espiritualidad más enfocada al otro y a la creación.

Podéis escucharla mientras paseais, cuando vais en el coche, cuando estás haciendo trabajos domésticos… Creo que os puede ayudar a ver la realidad desde otro prisma.

Audio de la conferencia

 
 

Etiquetas:

El Black Friday y el cambio climático

Esta semana de “Viernes negro” las ventas por internet se multiplican y los nubarrones del cambio climático son alimentados por ellas.

En este breve artículo os ofrezco un breve análisis medioambiental de las ventas a distancia

 

Etiquetas:

O Espírito do economicismo e a Transcendência

Si estáis en Oporto el próximo sábado día 30 a las 16:00 horas, podéis venir a la conferencia que voy a impartir allí:

Se estiverem no Porto no próximo sábado dia 30, às 16:00 horas, podem vir à conferência que aí vou fazer:

Si queréis un adelanto de algunas de las cosas que voy a hablar allí, os paso un enlace con dos breves artículos: https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/category/espiritualidad-economicista/

E se querem ir já tomando conhecimento de alguns dos assuntos de que vou falar, aqui vos deixo dois breves artigos: https://enriquelluchfrechina.wordpress.com/category/espiritualidad-economicista/

 
 

Etiquetas:

La participación de los salarios en la renta nacional

Artículo publicado en la revista Noticias Obreras, nº 1622, Noviembre 2019, pág: 12-13

El valor de la producción de un país se reparte entre las personas que ganan su dinero a través de sus salarios, aquellos que lo hacen a través del rendimiento de sus inversiones financieras (ya sean estas por la propiedad de empresas, de activos financieros o de activos inmobiliarios) y la parte que va directamente al Estado a través de los impuestos sobre beneficios esencialmente. Conocer como evoluciona este reparto nos da información sobre quienes están ganando y quienes están perdiendo en un periodo de cambios económicos.

Nos interesa conocer que ha pasado con este reparto desde que comenzó la crisis en nuestro país. Cuando observamos los datos que nos ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) observamos que antes de la crisis la participación de los salarios en el total de las rentas generadas en nuestro país era aproximadamente la mitad. Esto es, lo que ganaban las personas en nuestro país a causa de su trabajo era la mitad de lo que ganaban la totalidad de los españoles en un año. Esta cifra comenzó a bajar en 2011 y no ha dejado de hacerlo desde entonces. Ahora, en 2019, los datos que tenemos nos ofrecen un porcentaje sobre el total de las rentas de alrededor de un 45%. Es decir, el peso de las rentas de los asalariados en el total nacional se ha reducido en cinco puntos desde 2010.

Que esté reduciéndose la participación de los salarios mientras se incrementa la de los impuestos y de los beneficios empresariales nos muestra una tendencia que no sabemos si va a frenarse en algún momento. La raíz de este fenómeno que va en detrimento de las rentas salariales de un país, está en la idea de crecimiento que tenemos en esta economía. Para lograr un mayor crecimiento económico, queremos que las empresas se desarrollen. En un mundo en el que estas priorizan el rendimiento para sus propietarios, lo que prima en la gestión empresarial es considerar los salarios como un coste de producción e intentar reducirlos para que los beneficios sean superiores.

Así, se establece una visión en la que la reducción de los costes laborales aparece como un fin en sí mismo que hay que lograr para incrementar la competitividad empresarial, que no solamente se cifra en unos precios más bajos, sino también en unos márgenes atractivos para la inversión internacional. Además, algunos economistas y financieros afirman sin ambages que para que una empresa funcione correctamente se precisa que los costes salariales no alcancen determinado porcentaje.

Cabría preguntarse si esta circunstancia es positiva para la economía en su conjunto, ya que parece evidente que para aquellos que trabajan no es un panorama deseable. Porque si combinamos que el empleo se ha recuperado en estos últimos años, significando esto que hay muchas más personas trabajando que las que se daban a principios de la década, con que el porcentaje de sus salarios sobre el total se ha reducido, podemos sacar la conclusión de que los salarios necesariamente se han estancado o han disminuido (como sabemos que ha sucedido sobre todo en los trabajos que tienen unos niveles salariales inferiores).

Desde el punto de vista macroeconómico, que los beneficios se incrementen significa que aumenta la cuantía de dinero dispuesto para prestar, y que la capacidad de ahorro de aquellos que reciben rentas del trabajo se reduce. Esto significa que los excedentes empresariales deben prestarse a alguien para poderles sacar el rendimiento debido. El estado, los activos financieros, otras empresas, los prestatarios de otros países y las personas que tienen menos rentas y deben endeudarse para poder vivir, son los destinatarios preferidos.

Se puede dar, entonces, un fenómeno que ya observamos antes de la crisis (con unos niveles de rentas salariales superiores) y que fue uno de los motivos que trajo lo que se vino a denominar la gran depresión. Me refiero a que para mantener el consumo necesario para que siga habiendo crecimiento económico, quienes tienen rentas menguantes deben pedir prestado a quienes acumulan dinero al que quieren sacar rendimiento económico. Aunque las condiciones exigidas a los prestatarios son mucho más restrictivas que las que se daban antes de la crisis, la necesidad de préstamos se va incrementando y los fondos liberados son altos con un coste realmente bajo (los tipos de interés ya no pueden bajar mucho más).

Parece que sería mucho más lógico que los asalariados ganasen en porcentaje total de ingresos para que mantuviesen un elevado consumo sustentado en sus propios fondos y no en el endeudamiento. Ello provocaría que el crecimiento fuese más sostenido y sostenible, sin riesgos de futuras crisis financieras. Para ello la concepción económica de la empresa y de la economía en su conjunto debería modificarse. Algunos piensan que esto es muy difícil pero no es imposible. De hecho, la economía (como todo fenómeno social) es siempre cambiante, las ideas y la situación económicas actuales difieren de las que se daban hace diez años. Podemos estar seguro que todo será diferente dentro de diez años ¿Por qué no intentar que las cosas vayan en la dirección de mejorar la participación de los asalariados en la tarta de la renta total?

Porque en contra de lo que afirmó hace unos años Chistine Lagarde cuando era presidenta del Fondo Monetario Internacional, el que crezca la tarta no garantiza que quienes menos tienen incrementen sus rentas. Solo con una voluntad de dirigir el futuro en esta dirección podremos lograr que la participación de los asalariados en las rentas totales se incremente. No es necesario que la tarta suba, es suficiente con que esta se reparta de otra manera.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 20, 2019 en trabajo

 

Etiquetas:

Jóvenes valencianos se reúnen en torno la “Economy of Francesco”

El pasado domingo 17 de noviembre nos reunimos unos 30 jóvenes en el Centro Arrupe (Valencia) para el primer encuentro de “Economy of Francesco”. En este se expusieron brevemente temas sobre el grado de participación de ciudadanía-mercado-estado, los efectos del sistema económico en el medioambiente. las desigualdades/exlusiones sociales, la responsabilidad civil de las empresas y cómo anteponer el bienestar de todas las personas al crecimiento económico.

Acto seguido, se hizo una merienda y se continuó en pequeños grupos para ver qué había llamado más la atención o qué se había echado en falta. De este modo, se hizo partícipes a los asistentes y se abren nuevos debates para los siguientes encuentros.

El próximo de ellos en Valencia será el 15 de diciembre. Pero la idea es acompañar (antes, durante y después) el encuentro oficial de Asís en marzo a nivel mundial.

Así que, si eres joven y piensas en una economía más amable e integradora, ¡anímate a participar o crear este evento en tu municipio!

¿Cuándo? Domingo 15 de Diciembre, a las 18:30
¿Dónde? Centro Arrupe – Gran vía Fernando el Católico, 78
¿Para quién? Jóvenes de 20 a 35 años
Si quieres participar y todavía no tenemos todavía tu email, envíanoslo para que te remitamos toda la información a: econ.fran.valencia@gmail.com

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 18, 2019 en economía de Francisco

 

El economicismo, una nueva religión

La ciencia económica ha derivado en una manera de entender el mundo que es el economicismo. Sus seguidores la viven como si de una nueva religión se tratase.

En este breve artículo trato esta cuestión.

 

Etiquetas:

Programa de radio de Cáritas Orihuela-Alicante

Aquí tenéis una entrevista que me hicieron a propósito de una conferencia que di en una jornada organizada por Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante.

El audio salió en la COPE de Alicante

Escuchar la entrevista

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 12, 2019 en Actualidad económica

 

Etiquetas:

Economía de Francisco en Zaragoza

Otra capital de provincia que va a organizar un encuentro de jóvenes de la economía de Francisco. Esta vez es Zaragoza.

Animaos a acudir quienes estéis por ahí y a divulgadlo por favor entre los jóvenes aragoneses.

Encuentro preparatorio “The Economy of Francesco” en Zaragoza
Un espacio para reflexionar conjuntamente sobre propuestas para mejorar el sistema económico. El empobrecimiento de los países del sur, la desigualdad acuciante, los problemas medioambientales… Los jóvenes debemos dar una respuesta a estos problemas de hoy y empezar a crear una cultura económica solidaria y sostenible. Desde los encuentros en Zaragoza, nos uniremos a jóvenes de todo el mundo que buscan este mismo objetivo por medio del proyecto internacional que será “The Economy of Francesco (https://www.francescoeconomy.org/)”.
¿Cuándo? Martes 26 de Noviembre, a las 18:00
¿Dónde? Parroquia del Perpetuo Socorro, Avd. Francisco de Goya 7
¿Para quién? Jóvenes de 20 a 35 años
Inscríbete en: Formulario de inscripción Economía de Francisco en Zaragoza

Enlace para la web de Francesco economy: https://francescoeconomy.org/events-towards/la-economia-de-francisco-en-zaragoza/

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 10, 2019 en economía de Francisco

 

Etiquetas: