RSS

Una inflación que viene para quedarse

22 Nov

Artículo públicado en la revista Noticias Obreras, en su número 1644 de Noviembre de 2021, páginas 12 y 13

Estamos oyendo estas semanas que la inflación está volviendo a ser una realidad en España. De hecho, los datos de septiembre (que fueron publicados a principios de Octubre) nos dan una cifra de inflación interanual de un 4%. Se trata de una tasa de inflación que no se recordaba en nuestro país desde 2008, año que fue una excepción entre otros en los que la inflación fue siempre más baja. Además, estamos en una tendencia creciente, que no parece que vaya a finalizar pronto. Hay razones fundadas (vamos a analizarlas aquí) que hacen sospechar que esta inflación puede mantenerse en el tiempo.

Cuando analizamos las cifras con más detalle, nos damos cuenta de que esta subida de precios no afecta a todos los grupos de productos de igual manera. De hecho, la mayoría de grupos de bienes y servicios están en unos crecimientos muy inferiores al general. Esto se ve, sobre todo, en lo que se denomina la inflación subyacente, que es la subida de precios que se da en todos los bienes y servicios considerados exceptuando los alimentos no elaborados y los productos energéticos. La inflación subyacente es muy pequeña, siendo la cifra interanual de tan solo un 1%. Es decir, la diferencia entre el índice general y el de la subyacente es de tres puntos, la más alta entre estas dos maneras de medir la inflación desde 1986.

La importancia que tiene el diferencial de estas dos cifras está en que la inflación subyacente suele reflejar los cambios de precios derivados de las modificaciones en la demanda. Es decir, que una inflación subyacente alta suele tener que ver con un incremento de la demanda de los bienes y servicios que presiona al alza de sus precios. Momentos de mucho movimiento económico llevan a una inflación subyacente alta. Sin embargo, los bienes y servicios que se excluyen (alimentos y productos energéticos) son aquellos que suelen tener una demanda muy estable (porque son necesarios) de manera que cuando sus precios suben mucho es por causa de problemas de suministro, no de un incremento de su demanda.

Y esto es precisamente lo que está sucediendo en estos momentos. Las subidas de los precios se están dando de una manera exagerada en los productos energéticos y los combustibles. La cifra de inflación interanual de productos energéticos ha sido de un 28,8% y la de carburantes y combustibles de un 21,2%. El único otro grupo que tiene una inflación superior a la del índice general (4%) es el de los bienes industriales sin los productos energéticos que ha tenido una tasa de crecimiento de los precios de un 5,4%.

Las sospechas de que esta inflación puede ser duradera tienen que ver con que los productos cuyo precio se han elevado más son imprescindibles para producir otros bienes: todos los productores de servicios y de bienes (sean de la clase que sean) utilizan fuentes energéticas y carburantes y combustibles para producir. Por eso, es probable que esta subida de precios se traslade más pronto que tarde a otras clases de productos, en especial los industriales (que son los que utilizan un gran porcentaje de energía). Si a esto sumamos el incremento mundial de los precios de los insumos industriales que ha tenido (según el Fondo Monetario Internacional) una tasa de crecimiento interanual 35,63% la inflación parece que está aquí para quedarse y que en breve veremos una subida generalizada de precios en bienes y servicios cuyos precios se han mantenido estables hasta el momento.

Aunque no estamos hablando de unas subidas de precios muy importantes (un 4% no es un porcentaje preocupante y la economía puede funcionar perfectamente con una inflación de este calibre) conviene repasar quienes se ven perjudicados y beneficiados por la inflación. En primer lugar, que los precios suban hace que nuestra capacidad adquisitiva se deteriore, de manera que con el mismo salario podemos adquirir una cuantía menor de bienes y servicios. Ello supone que si nuestros ingresos se mantiene fijos, somos los primeros que salimos perdiendo a causa de la inflación.

Otro de los grandes perjudicados por la subida de precios son las personas que tienen ahorros. El hecho de conservar la riqueza en forma de dinero con unos tipos de interés que son cercanos a cero en estos momentos, hace que la inflación perjudique a las personas que tienen ahorros, porque ven como la capacidad adquisitiva de los mismos se deteriora poco a poco. La inflación hace que cuando recuperamos lo que tenemos ahorrado podemos comprar con ello menos de lo que podíamos cuando decidimos guardarlo para un futuro.

Al contrario, quienes deben dinero se ven beneficiados por la inflación. En la medida que compraron algo en un momento pero lo pagan con posterioridad, la inflación les permite que la capacidad adquisitiva de lo que devuelven sea menor de lo que consiguieron comprar cuando se endeudaron. Los deudores se ven, pues, beneficiados por una inflación que les permite obtener beneficios. La subida generalizada de precios también puede repercutir en un incremento de los tipos de interés. Esto tendría consecuencias negativas para quienes quieran endeudarse en un futuro y sobre quienes están endeudados a largo plazo con unos tipos de interés variables. Para ambos el coste del endeudamiento se incrementa.

En todo caso, si la inflación se puede mantener en el entorno del 4% los problemas que genera no son excesivamente grandes. La preocupación sería que estas subidas de precios derivaran en una espiral inflacionista que nos llevase a unos tipos de inflación de dos dígitos o a una política monetaria tan contractiva que produjese una recesión económica en la Unión Europea. Considero que la solvencia técnica del Banco Central Europeo alejará cualquiera de estos dos peligros, aunque sospecho que podemos estar más cerca del segundo que del primero, porque la tendencia del BCE es siempre proteger el interés de los ahorradores, por lo que hay más posibilidades de una política contractiva para evitar la inflación que otra que dejase que esta se desbordase.

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: