RSS

La participación de los salarios en la renta nacional

20 Nov

Artículo publicado en la revista Noticias Obreras, nº 1622, Noviembre 2019, pág: 12-13

El valor de la producción de un país se reparte entre las personas que ganan su dinero a través de sus salarios, aquellos que lo hacen a través del rendimiento de sus inversiones financieras (ya sean estas por la propiedad de empresas, de activos financieros o de activos inmobiliarios) y la parte que va directamente al Estado a través de los impuestos sobre beneficios esencialmente. Conocer como evoluciona este reparto nos da información sobre quienes están ganando y quienes están perdiendo en un periodo de cambios económicos.

Nos interesa conocer que ha pasado con este reparto desde que comenzó la crisis en nuestro país. Cuando observamos los datos que nos ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) observamos que antes de la crisis la participación de los salarios en el total de las rentas generadas en nuestro país era aproximadamente la mitad. Esto es, lo que ganaban las personas en nuestro país a causa de su trabajo era la mitad de lo que ganaban la totalidad de los españoles en un año. Esta cifra comenzó a bajar en 2011 y no ha dejado de hacerlo desde entonces. Ahora, en 2019, los datos que tenemos nos ofrecen un porcentaje sobre el total de las rentas de alrededor de un 45%. Es decir, el peso de las rentas de los asalariados en el total nacional se ha reducido en cinco puntos desde 2010.

Que esté reduciéndose la participación de los salarios mientras se incrementa la de los impuestos y de los beneficios empresariales nos muestra una tendencia que no sabemos si va a frenarse en algún momento. La raíz de este fenómeno que va en detrimento de las rentas salariales de un país, está en la idea de crecimiento que tenemos en esta economía. Para lograr un mayor crecimiento económico, queremos que las empresas se desarrollen. En un mundo en el que estas priorizan el rendimiento para sus propietarios, lo que prima en la gestión empresarial es considerar los salarios como un coste de producción e intentar reducirlos para que los beneficios sean superiores.

Así, se establece una visión en la que la reducción de los costes laborales aparece como un fin en sí mismo que hay que lograr para incrementar la competitividad empresarial, que no solamente se cifra en unos precios más bajos, sino también en unos márgenes atractivos para la inversión internacional. Además, algunos economistas y financieros afirman sin ambages que para que una empresa funcione correctamente se precisa que los costes salariales no alcancen determinado porcentaje.

Cabría preguntarse si esta circunstancia es positiva para la economía en su conjunto, ya que parece evidente que para aquellos que trabajan no es un panorama deseable. Porque si combinamos que el empleo se ha recuperado en estos últimos años, significando esto que hay muchas más personas trabajando que las que se daban a principios de la década, con que el porcentaje de sus salarios sobre el total se ha reducido, podemos sacar la conclusión de que los salarios necesariamente se han estancado o han disminuido (como sabemos que ha sucedido sobre todo en los trabajos que tienen unos niveles salariales inferiores).

Desde el punto de vista macroeconómico, que los beneficios se incrementen significa que aumenta la cuantía de dinero dispuesto para prestar, y que la capacidad de ahorro de aquellos que reciben rentas del trabajo se reduce. Esto significa que los excedentes empresariales deben prestarse a alguien para poderles sacar el rendimiento debido. El estado, los activos financieros, otras empresas, los prestatarios de otros países y las personas que tienen menos rentas y deben endeudarse para poder vivir, son los destinatarios preferidos.

Se puede dar, entonces, un fenómeno que ya observamos antes de la crisis (con unos niveles de rentas salariales superiores) y que fue uno de los motivos que trajo lo que se vino a denominar la gran depresión. Me refiero a que para mantener el consumo necesario para que siga habiendo crecimiento económico, quienes tienen rentas menguantes deben pedir prestado a quienes acumulan dinero al que quieren sacar rendimiento económico. Aunque las condiciones exigidas a los prestatarios son mucho más restrictivas que las que se daban antes de la crisis, la necesidad de préstamos se va incrementando y los fondos liberados son altos con un coste realmente bajo (los tipos de interés ya no pueden bajar mucho más).

Parece que sería mucho más lógico que los asalariados ganasen en porcentaje total de ingresos para que mantuviesen un elevado consumo sustentado en sus propios fondos y no en el endeudamiento. Ello provocaría que el crecimiento fuese más sostenido y sostenible, sin riesgos de futuras crisis financieras. Para ello la concepción económica de la empresa y de la economía en su conjunto debería modificarse. Algunos piensan que esto es muy difícil pero no es imposible. De hecho, la economía (como todo fenómeno social) es siempre cambiante, las ideas y la situación económicas actuales difieren de las que se daban hace diez años. Podemos estar seguro que todo será diferente dentro de diez años ¿Por qué no intentar que las cosas vayan en la dirección de mejorar la participación de los asalariados en la tarta de la renta total?

Porque en contra de lo que afirmó hace unos años Chistine Lagarde cuando era presidenta del Fondo Monetario Internacional, el que crezca la tarta no garantiza que quienes menos tienen incrementen sus rentas. Solo con una voluntad de dirigir el futuro en esta dirección podremos lograr que la participación de los asalariados en las rentas totales se incremente. No es necesario que la tarta suba, es suficiente con que esta se reparta de otra manera.

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 20, 2019 en trabajo

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: