RSS

La relación entre la DSI y las ciencias

08 Mar

Artículo públicado en la revista ICONO, año 118, nº 3, Marzo 2017, pág: 28 y 29

 

17_3 DSI y ciencia_Página_1

17_3 DSI y ciencia_Página_2

 

Una de las cuestiones más debatidas y quizás peor entendidas de la Doctrina Social de la Iglesia es su relación con las ciencias. Esta incomprensión deriva de un siglo XIX en el que el cientificismo tomó una gran importancia y se creía que los conocimientos derivados de la razón eran los únicos válidos para comprender y orientar la realidad, por lo que anulaban totalmente el conocimiento derivado de la religión y todo lo relacionado con esta. Esto provocó un enfrentamiento en el que parecía que, o bien creías en las ciencias o bien en la religión, pero que ambas eran esferas totalmente distintas. Sin embargo, como de muestra la DSI, esto no tiene por qué ser así.

La razón nos ayuda a conocer y comprender el mundo que nos rodea

El origen de esta aparente contraposición es que la DSI trabaja en el campo de la fe, mientras que las ciencias lo hacen en el campo de la razón. Estas no son esferas incompatibles u opuestas sino totalmente complementarias. La razón es un instrumento que tenemos las personas para acercarnos y conocer mejor la realidad que nos rodea desde nuestra naturaleza humana. Podemos estudiar y analizar las relaciones de causalidad que se dan, tanto en la naturaleza como en los fenómenos humanos y sociales y extraer conclusiones precisas sobre estas conexiones. Ello nos permite conocer mejor por qué se da un fenómeno social, prever qué va a pasar en un futuro si se dan unas u otras circunstancias, lo que nos ayuda a tomar decisiones sobre qué hacer o qué no hacer. Este es el campo en el que se mueven todas las ciencias.

La fe nos ayuda a orientar nuestras actuaciones

La fe no nos indica como funcionan los instrumentos, las teorías o las relaciones naturales. No, su aportación está en el campo de los objetivos, de la dirección, de hacia dónde orientar el comportamiento humano. La Fe nos muestra caminos a seguir, objetivos a perseguir, criterios para escoger las sendas según hacia donde nos dirijan estas. Por ello nos orienta sobre cómo utilizar los conocimientos y las herramientas prácticas o teóricas que generan las ciencias. Nos invita a dirigir su uso en una dirección o en otra sugiriéndonos objetivos hacia los que dirigirnos.

Razón y fe se complementan

Mientras que la fe nos señala hacia dónde dirigir nuestra actuación, la razón nos muestra los instrumentos que podemos utilizar para lograr nuestros fines. Los dos se necesitan entre sí. Seguir un fin sin atender a la razón, es dar palos de ciego, es intentar llegar a un sitio sin saber como hacerlo, sin conocer si los instrumentos que utilizamos van a tener o no los resultados deseados. Tener instrumentos y utilizarlos sin saber hacia donde nos dirigimos, qué queremos conseguir o para qué nos sirven, es andar desnortados. Hacer cosas sin conocer el porqué o el para qué, sin una dirección hacia la que dirigirse es estar condenados a aquello que nos avisa la sabiduría popular: “Quien no sabe donde va, seguro que llega a otro sitio”. Utilizar la razón sin seguir ningún sentido conocido nos dirige hacia el lugar equivocado, hacia el sitio al que no queríamos llegar. La DSI ofrece a las ciencias, no nuevos conocimientos, sino una dirección en la que avanzar para que sus aportaciones se pongan realmente al servicio de las personas.

La DSI combina la fe y la razón

La DSI utiliza la fe y la razón y los combina. La fe ilumina a la DSI en el campo de los objetivos, en la dirección a tomar, en los fines hacia los que dirigirse. La fe ayuda a la DSI a saber cuáles son los caminos que orientan la acción social hacia ese mundo mejor en el que reine el amor. Pero para aportar una propuesta válida, la DSI necesita de la razón, necesita dar justificación de que sus propuestas van a dirigir la sociedad en el camino deseado y no hacia otras direcciones. La DSI utiliza las ciencias para que las acciones lleven de una manera eficaz hacia los objetivos que se plantea. Solo así puede tener una mayor certeza sobre que aquellas propuestas que realiza son factibles y le conducen realmente al fin deseado.

La DSI puede mantener un diálogo fructífero con los no creyentes

Este es uno de los principales motivos por los que la DSI puede ser acogida por cualquier persona aunque no sea creyente o cristiana. Al tener una dimensión racional en la que unos objetivos orientados por la fe, son concretados por unas enseñanzas científicas que nos indican como alcanzar estos de una manera más eficaz y cuáles son las principales vías para hacerlo, son fácilmente comprensibles por aquellos que no comparten la fe que ilumina los fines a seguir. Es más, hay muchas personas que comparten los objetivos sociales del cristianismo aún no siendo cristianas, personas que también intentan construir el bien común de la sociedad aunque sus motivaciones para hacerlo no sean de fe. Saber cómo piensan los cristianos sobre la manera de alcanzar estas metas comunes, resulta de claro interés para todos aquellos que estén interesados en mejorar el mundo en el que vivimos. La interacción entre fe y razón permite que esta conexión sea fácil y que se pueda trabajar de una manera sencilla con aquellos que no inspirándose en la Buena Noticia de Jesús, también persiguen unos objetivos similares.

 

Anuncios
 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: