RSS

Como poner el patrimonio de la Iglesia al servicio de los más desfavorecidos

23 Nov

Artículo publicado en la revista CRESOL Noviembre 2016, pág 18-19

2016-noviembre-bienes-de-la-iglesia_pagina_1

2016-noviembre-bienes-de-la-iglesia_pagina_2

Ante una situación de crisis continuada y de un porcentaje elevado de la población española por debajo del umbral de la pobreza, la Iglesia se plantea cómo puede colaborar a hacer realidad uno de los principios principales de su doctrina social: el destino universal de los bienes. Este principio deriva en que todas las personas por el mero hecho de serlo, tenemos derecho a nuestra porción de la creación, a unos bienes materiales que sean suficientes para llevar una vida digna y que nos permitan, por ello, ser libres y autónomos.

Para este menester, algunos se plantean que la Iglesia tiene un gran patrimonio que no siempre está al servicio de los más desfavorecidos y que estos bienes deberían ser vendidos para utilizar el producto de su venta en la mejora de aquellos que son más pobres. Sin embargo, esta solución que puede parecer sencilla y que puede tener un atractivo innegable a primera vista, no es siempre la más adecuada para lograr el fin deseado. Por ello, voy a repasar algunas cuestiones relacionadas con este asunto que creo hay que tener en cuenta.

El primero está en el campo de las intenciones, del camino que queremos seguir. La Iglesia debe plantearse seriamente si realmente quiere poner su patrimonio al servicio de los más desfavorecidos. ¿Esto es así? ¿O tenemos otras prioridades de utilización de nuestro patrimonio? Aquí las cosas son sencillas, o lo ponemos al servicio de una cosa o de otra, no existen medias tintas. Si no tenemos claro que nuestro patrimonio debe estar al servicio de todos y si esta es o no nuestra prioridad, cualquier reflexión que hagamos al respecto, es baladí… Además hay que tener en cuenta que mantener un rico patrimonio es caro. Los gastos que conllevan las propiedades de la Iglesia son elevados y mantener la propiedad de los mismos si no pueden ser utilizados para los objetivos eclesiales, no solo es una solución poco adecuada desde el punto de vista económico, sino que está detrayendo recursos que podrían dirigirse a la mejora de quienes peor están o en otros objetivos que no sean el mero mantenimiento de las propiedades.

Una vez se tiene clara esta cuestión, debemos reflexionar sobre qué hacemos con este patrimonio tan rico que tenemos. La solución más sencilla y más simple es la ya nombrada de venderlo y repartir el dinero a los más pobres. Esto puede tener un efecto positivo a corto plazo, pero no tiene por qué tenerlo a largo. Se trata de un reparto esporádico que no soluciona problemas de pobreza cronificada, sino que tan solo permite un respiro en un determinado momento. Además, la venta puede servir para enriquecer más a algunos y el bien vendido puede ser utilizado para justo lo contrario de lo que deseamos. Si además la venta se realiza con prisas puede venderse por un precio demasiado económico, con lo que la consecuencia real de esta venta puede ser la de perder el patrimonio a cambio de una exigua remuneración.

Parece mucho más adecuado para el fin perseguido la utilización de este patrimonio en servicio de quienes menos tienen. Las maneras en las que puede hacerse esto realidad son infinitas. En algunas diócesis del norte han habilitado las antiguas casas de sacerdotes de pequeñas poblaciones rurales para familias pobres que cuidan y enseñan la parroquia, mientras se dedican a cultivar alimentos que se comercializan a nivel regional y consiguen así una fuente de ingresos estable que les permite salir de la zona de exclusión. En otras parroquias realizan alquileres sociales de las propiedades que tienen lo que permite a algunas familias una vivienda digna a un precio razonable. En otros lugares, el patrimonio eclesial es utilizado por organizaciones sin ánimo de lucro que las utilizan para sus fines asociativos en servicio de los más desfavorecidos, o para cooperativas agrarias que han creado puestos de trabajo y productos ecológicos a unos precios económicos. En otros se han creado empresas con un alto componente ético y social que permiten que personas con problemas tengan un trabajo estable con el que ganarse la vida.

Es difícil dar un catálogo completo de las acciones que se pueden realizar, pero la idea esencial es que más que utilizar el patrimonio para lograr recursos y dárselos a los más desfavorecidos, lo que debemos es poner este al servicio de la promoción de estas personas. Así encuentran en este patrimonio cauces que les ayudan a tener unos ingresos estables que les permiten salir del círculo de la pobreza y la exclusión para llevar una vida digna en la que pueden ser libres y desarrollarse y crecer como personas. Además, debemos utilizar nuestro patrimonio para demostrar que se pueden llevar adelante iniciativas económicas de otra manera, de modo que favorezcan a todos. Solamente en el caso de que nuestro patrimonio no pueda utilizarse de ningún modo para la promoción de las personas, que el resto de usos que tengan no colaboren tampoco en este fin y que suponga, además, un gasto que solo se destina a su propio mantenimiento, puede ser conveniente la venta para utilizar sus fondos en invertir en otras actividades que sí que logren estos fines.

 
 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: